Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

Supervisión y presentación de informes sobre el acceso a la información

La UNESCO apoya a los Estados Miembros a cumplir e implementar los tratados y acuerdos internacionales, así como las normas y estándares relativos al Acceso Universal a la Información, contribuyendo a las sociedades del conocimiento. El acceso a la información se basa en estos derechos reconocidos internacionalmente y abarca los principios básicos de la buena gobernanza: participación, transparencia y rendición de cuentas. Los obstáculos al acceso a la información pueden socavar el disfrute de los derechos civiles y políticos, así como los derechos económicos, sociales y culturales. La UNESCO proporciona asesoramiento sobre políticas integradas y basadas en datos empíricos para ayudar a los países a implementar e informar sobre su trabajo en la Agenda 2030, especialmente mediante la incorporación de garantías constitucionales, legales y / o políticas para el acceso público a la información. La UNESCO proporciona a los gobiernos y a las organizaciones de la sociedad civil capacidades para recopilar, analizar e incrementar la disponibilidad de información fiable, oportuna y de alta calidad sobre el ODS 16.10.2.

Los gobiernos nacionales, principales responsables de avanzar hacia los ODS, tienen la obligación de supervisar e informar sobre el progreso de sus compromisos y acciones para garantizar el acceso público a la información, lo cual se refleja en la Meta 16.10 de los ODS. Bajo este objetivo, se estableció el Indicador 16.10.2 para rastrear el progreso sobre “el número de países que adoptan e implementan garantías constitucionales, estatutarias y / o políticas para el acceso público a la información”, centrándose en dos componentes esenciales de dicho avance: “adopción” e “implementación”.

Desde 2017, la UNESCO fue designada como organismo custodio del indicador 16.10.2. En este sentido, la UNESCO y su Instituto de Estadística (UIS, por sus siglas en inglés) desarrollaron una metodología para ayudar a medir e informar sobre este indicador. La metodología consiste en una encuesta desarrollada en consulta con expertos y organizaciones interesadas. La encuesta se puso a prueba en 2019 en 43 países y los hallazgos se presentaron el mismo año en un evento paralelo durante el Foro Político de Alto Nivel de la ONU. Posteriormente, el instrumento se perfeccionó aún más para un despliegue íntegro en 2020. Se prevé perfeccionarlo aún más sobre la base de esta experiencia a fin de mejorar el nivel y calidad de las respuestas de los Estados miembros.

Informar sobre el ODS 16.10.2 sirve como incentivo para que los países mejoren sus marcos normativos legales y / o su administración del acceso a la información. La presentación de informes es valiosa a fin de establecer puntos de referencia sobre los cuales el cambio se evidencia con el tiempo. La información recopilada a partir de los informes también puede servir de apoyo para priorizar dónde garantizar las intervenciones, a fin de asegurar un progreso paulatino.

Metodología de la UNESCO para el indicador 16.10.2 de los ODS

El instrumento de la UNESCO sobre el ODS 16.10.2 proporciona un enfoque estandarizado para supervisar el acceso a la información, que analiza los componentes de la "adopción" e "implementación" de las garantías legales para el Acceso a la Información.

El instrumento está compuesto por el “Cuestionario nacional” y el “Cuestionario institucional”.
Por una parte, el Cuestionario nacional se refiere a los órganos centrales de supervisión o apoyo sobre el derecho a la información y se centra en lo realizado a nivel nacional. Esto incluye cuestiones relativas a los marcos legales adoptados para garantizar el acceso público a la información y a los órganos establecidos, así como sus funciones y actividades. Igualmente incluye si llevan registros sobre el número de solicitudes y apelaciones recibidas. La UNESCO envía este cuestionario anualmente. Sus hallazgos contribuirán al Informe mundial de la UNESCO sobre el acceso público a la información, basado en el indicador 16.10.2 de los ODS y al Informe de avances hacia los ODS del Secretario General de las Naciones Unidas.

Por otra parte, el Cuestionario institucional se dirige a las autoridades públicas y analiza lo que realizaron estas entidades específicas para aplicar la ley, incluido el nombramiento de oficiales de información, la asistencia brindada a los solicitantes para realizar solicitudes, el manejo y procesamiento de solicitudes, el mantenimiento de registros de estas solicitudes, así como la información que se divulga de forma proactiva.

Desde la fase piloto en 2019, la encuesta de la UNESCO tuvo un impacto mayor que medir el progreso de los países para alcanzar la Meta 16.10 de los ODS. Muchos actores locales, incluidos los órganos de supervisión de ATI y los actores de la sociedad civil, se movilizaron para trabajar en red en conjunto para recopilar datos para la encuesta. También utilizaron la información recopilada para identificar áreas de mejora. Como tal, la encuesta no solo contribuye a evaluar el indicador 16.10.2 de los ODS, sino también a asegurar la implementación de la ATI.

En 2019, el Indicador 16.10.2 ascendió del Nivel II al Nivel I, el nivel más alto en el sistema de clasificación desarrollado para evaluar los indicadores de los ODS, como resultado de los informes de la UNESCO de años anteriores al Secretario General de las Naciones Unidas. Este ascenso fue acordado por el Grupo Interinstitucional y de Expertos sobre los Indicadores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (IAEG-SDG) en octubre de 2019. La reclasificación significa que los Estados miembros ahora tienen más razones para incluir el indicador 16.10.2 en sus propias estrategias de seguimiento de los ODS.

Mejora de la capacidad en el ODS 16.10.2

Gracias al apoyo de varios donantes al PIDC, la UNESCO logró facilitar iniciativas de desarrollo de capacidades y esfuerzos de sensibilización en varios países, como Costa de Marfil, Etiopía, Ghana, Honduras, Indonesia, Liberia, Mongolia, Marruecos, Ruanda, Senegal, Sierra Leona, Sri Lanka y Túnez, así como en la región de América Latina. Esta línea de acción se realizó a través de la colaboración con los comisionados de información y sus redes. De esta manera, por ejemplo, durante la XI Conferencia Internacional de Comisionados de Información celebrada en Johannesburgo, Sudáfrica, alrededor de 50 representantes de organismos de supervisión de ATI y Organizaciones de la sociedad civil (OSC) mejoraron su capacidad para monitorear e informar sobre el Indicador 16.10.2 y para contextualizar la importancia de su trabajo en el marco más amplio de los ODS.

La UNESCO también participó en varias acciones junto a otras entidades de Naciones Unidas y la sociedad civil. Bajo el paraguas de la la Alianza Global para informar sobre el Progreso de sociedad pacíficas, justas e inclusivas, se estableció la colaboración a través de una serie de eventos organizados antes y durante el Foro Político de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible. La Alianza también estuvo trabajando en el desarrollo de directrices y recursos relacionados con los ODS para apoyar a los países en su supervisión y presentación de informes.

Con el objetivo de garantizar una mayor participación de los países en la supervisión y la presentación de informes sobre el Indicador 16.10.2 hacia el 2030 y luego, la UNESCO seguirá trabajando con gobiernos, expertos, sociedad civil y otras agencias de Naciones Unidas para mejorar la recopilación de datos existentes y su metodología.