Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

Evaluar para mejorar los resultados del aprendizaje

El aprendizaje ocupa el centro de la agenda mundial para la educación y el desarrollo de aquí a 2030. Este no se limita a las habilidades para leer, escribir o efectuar cálculos matemáticos simples, sino que abarca toda una gama de competencias pertinentes necesarias para diferentes usos y momentos de la vida de los niños, jóvenes y adultos. Gracias a los compromisos de la UNESCO con miras a garantizar a todos un aprendizaje eficaz y pertinente, se concede una atestación renovada al alcance de los factores clave del mejoramiento de los contenidos, procesos y resultados de aprendizaje. Para alcanzar este objetivo, es conveniente adoptar un enfoque holístico y coherente de armonización de los sistemas con miras a aumentar la pertinencia de los planes de estudio y la pedagogía, incrementar la oferta y pertinencia de los materiales de enseñanza y aprendizaje, mejorar la preparación y el apoyo de los docentes, garantizar los entornos seguros e inclusivos de aprendizaje, y reforzar la solidaridad y el carácter inclusivo de la evaluación del aprendizaje.

Evaluar para medir, dar seguimiento y mejorar el aprendizaje

Las evaluaciones del aprendizaje han adquirido cada vez mayor importancia en los debates acerca de las políticas educativas y en la práctica, ya que constituyen un instrumento eficaz de medición, planificación, seguimiento y mejoramiento del aprendizaje. Las evaluaciones recopilan informaciones sobre los conocimientos de los educandos y sobre lo que pueden hacer gracias a estos logros, y proporcionan elementos valiosos en lo relativo al proceso y al contexto que facilita el aprendizaje o puede frenar el progreso. Se pueden utilizar varias formas de evaluación del aprendizaje para certificar o validarlo, para ayudar a los docentes a mejorar la enseñanza y su pedagogía, a los planificadores a diseñar y perfeccionar los planes de estudio y los programas educativos, y a los encargados de formular políticas a decidir cuáles son los objetivos de la educación y la asignación de recursos, así como para reforzar la responsabilidad, la transparencia y la gobernanza entre las diferentes partes interesadas (familias, comunidades, docentes, ministerios, empresarios, grupos de la sociedad civil y prestamistas). La acción que la UNESCO lleva a cabo al respecto contribuye a evaluar, medir y dar seguimiento a las habilidades y competencias de los niños, jóvenes y adultos, y a mejorar sus resultados de aprendizaje en un vasto conjunto de ámbitos, entre los que figuran:

Red de evaluación del aprendizaje y de los resultados del aprendizaje de la UNESCO

La UNESCO, mediante su red multidisciplinaria de unidades, institutos especializados y oficinas nacionales y regionales, ayuda a los Estados Miembros a transformar los compromisos de la Agenda de Educación 2030 en acciones concretas con miras a mejor la equidad, la calidad y los resultados del aprendizaje para todos a nivel nacional, regional e internacional.

Las iniciativas regionales y mundiales de la Organización (véase el folleto sobre la evaluación y el aprendizaje) permiten compartir los conocimientos, aprender de la experiencia de los homólogos y establecer redes en favor de la planificación, la concepción y la utilización de las evaluaciones del aprendizaje y el conocimiento, la validación y acreditación de los resultados del aprendizaje. Asimismo, proporcionan un espacio en el que se puede examinar y debatir abiertamente los problemas, desde la perspectiva de definir las necesidades de los diferentes países y de hacer frente a estas con el objetivo de mejorar los sistemas nacionales de evaluación del aprendizaje, la eficiencia de los sistemas educativos y los rendimientos del aprendizaje.

La red de la UNESCO apoya también de la evaluación directa de los resultados de aprendizaje (por ejemplo ERCERAMAA, etc.) refuerza las capacidades individuales e institucionales mediante la formación y una asistencia técnica a la medida (CapED, formación anual de la UNESCO-IIEP, etc.) consolida y estandardiza los datos disponibles mediante el seguimiento de los logros en los niveles nacional, regional y mundial, y efectúa trabajos de investigación y prospectiva con miras a informar las políticas y las estrategias destinadas a mejorar los resultados del aprendizaje.