La educación en situaciones de crisis

Los conflictos armados, los desastres naturales y las pandemias impiden la escolarización de millones de niños y el número de afectados por estas razones sigue aumentando. En los países afectados por situaciones de crisis, los niños en edad escolar tienen dos veces más probabilidades de no asistir nunca a la escuela que sus compañeros de otros países.

La UNESCO, en su función de liderazgo en materia de educación, desempeña un papel activo en la promoción de la educación de calidad para todos – niños, jóvenes y adultos – a largo plazo, tanto en el caso de intervenciones en caso de emergencia como durante la recuperación sostenible. La labor de la UNESCO en este ámbito se inscribe en el marco de la Agenda 2030 de Educación, cuyo objetivo es ‘fomentar sistemas educativos más resistentes y adaptados para hacer frente a los conflictos armados, los problemas sociales y los desastres naturales, así como garantizar que la educación se mantenga en medio de situaciones de crisis, durante y después de los conflictos armados’.

Aún en caso de una situación de crisis sin precedentes, cuando las comunidades lo han perdido todo, la educación sigue encabezando la lista de prioridades para las familias. La UNESCO contribuye a reforzar los sistemas educativos durante las situaciones de crisis a fin de dirigir mensajes que salvan las vidas de niños y de sus familiares; a proteger a niños y jóvenes de las agresiones, los abusos y la explotación; a reforzar la construcción de la paz y brindar a los niños seguridad física y psicológica. Investir en la educación en situaciones de crisis refuerza la resiliencia y la cohesión social entre las diferentes comunidades, y desempeña un papel crucial en la reconstrucción sostenible.