Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

Premio UNESCO de educación de las niñas y las mujeres

Galardonados 2020 del Premio UNESCO para la educación de las niñas y las mujeres

Fundación Shilpa Sayura, Sri Lanka

La Fundación Shilpa Sayura se estableció en 2005 con el objetivo principal de desarrollar y proporcionar un sistema de aprendizaje electrónico con contenidos digitales para el aprendizaje del plan de estudios nacional en los telecentros rurales de Sri Lanka, para ayudar a jóvenes y niños.

El proyecto premiado, NextGen Girls in Technology, promueve la participación de niñas y mujeres en el ámbito tecnológico emergente en Sri Lanka ofreciendo capacitación a miles de niñas y docentes para permitirles adquirir competencias necesarias para desempeñarse en el sector.

En los últimos dos años, NextGen ha llegado a todos los rincones de Sri Lanka, tanto en línea como en formato sin conexión, ofreciendo capacitación a más de 1 050 jóvenes y más de 500 docentes para permitirles adquirir competencias necesarias para desempeñarse en el sector tecnológico (aprendizaje automático, ciberseguridad y diseño, entre otros), y brindando nuevas oportunidades de pasantías y empleo.

 

Girl Child Network, Kenya

El Girl Child Network se estableció en 1995, con el objetivo inicial de facilitar la implementación del Beijing Platform for Action [Plataforma de Acción de Beijing ] en Kenya. Ahora ofrece complejos programas multisectoriales en educación, salud y nutrición, derechos humanos y legislación, género y gobernanza, reducción del riesgo de desastres, investigación y documentación, y fortalecimiento institucional.

El proyecto premiado, Our Right to Learn – Reaching the Unreached [Nuestro derecho a aprender: educación para todos], promueve el acceso a una educación primaria de calidad para los niños y niñas vulnerables, en las zonas más aisladas de Kenya, al tiempo que fomenta su expresión dentro y fuera de la escuela.

Desde 2012, el proyecto ha ayudado a más de 51 900 niños en 240 escuelas primarias, incluyendo más de 25 900 niñas vulnerables y marginadas que no asistían a la escuela, y más de 740 mujeres docentes. A través de programas educativos, instalaciones escolares con perspectiva de género y discapacidad, y mediante la movilización social de grupos comunitarios, el proyecto tiene como objetivo transformar las actitudes negativas que obstaculizan la educación de las niñas.