Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

¿En qué consiste la Educación para la Ciudadanía Mundial?

La educación para la ciudadanía mundial aspira a ser un factor de transformación, inculcando los conocimientos, las habilidades, los valores y las actitudes que los educandos necesitan para poder contribuir a un mundo más inclusivo, justo y pacífico.

La ECM está basada en tres ámbitos del aprendizaje: el cognitivo, el socioemocional y el conductual.

  • Cognitivo: capacidades de adquisición de conocimientos y reflexión necesarias para comprender mejor el mundo y sus complejidades.
  • Socioemocional: valores, actitudes y competencias sociales que contribuyen al desarrollo afectivo, psicosocial y físico de los educandos, y les permiten vivir con los demás de forma respetuosa y pacífica.
  • Conductual: conducta, desempeño, aplicación práctica y compromiso.

Los resultados esenciales del aprendizaje, los atributos fundamentales del educando, y los temas y objetivos de aprendizaje que se sugieren en la guía están basados en los tres ámbitos del aprendizaje ya enumerados. Están interrelacionados e integrados en el proceso de aprendizaje y no deben ser entendidos como procesos de aprendizaje diferenciados.

La UNESCO, en su labor en este ámbito, está orientada por la Agenda de Educación 2030 y el marco de acción, fundamentalmente en la meta 4.7 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS 4 sobre la Educación) y hace un llamamiento a los países para “garantizar que todos los alumnos adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, entre otras cosas mediante la educación para el desarrollo sostenible y la adopción de estilos de vida sostenibles, los derechos humanos, la igualdad de género, la promoción de una cultura de paz y no violencia, la ciudadanía mundial  y la valoración de la diversidad cultural y de la contribución de la cultura al desarrollo sostenible, entre otros medios