Mejorar la participación de los docentes en el diálogo social

“Mejorar el apoyo a los docentes y su participación en los Grupos Locales de Educación” es una iniciativa conjunta de la UNESCO y de la Internacional de la Educación que tiene como objetivo reforzar la capacidad de los docentes y de sus organizaciones para que participen de manera más eficaz en el diálogo social con los gobiernos nacionales sobre las políticas encaminadas a aumentar la eficacia de la enseñanza y la calidad de la educación.

Con el apoyo de la Alianza Mundial para la Educación (GPE, por sus siglas en inglés), El proyecto se desarrolló entre 2014 y 2017 con diez países beneficiarios, en África, Asia y América Latina: República Democrática del Congo, Côte d’Ivoire, Liberia, Gambia, Benín, Malí, Senegal, Uganda, Nepal y Haití. La selección de los países participantes se llevó a cabo a partir de cuatro criterios: fragilidad; disponer de una asignación en vigor por parte del GPE; la ausencia de representantes de los docentes en los grupos locales de educación; y la voluntad política de superar las relaciones conflictivas entre los ministerios de educación y las organizaciones de personal docente.

Los docentes, los formadores de docentes, los representantes de los sindicatos y los responsables gubernamentales asistieron a talleres de desarrollo de capacidades en los que participaron en los debates y en las actividades de reforzamiento de conocimientos en los tres ámbitos temáticos siguientes:

  • Mejora de las capacidades técnicas y organizativas de los docentes a fin de facilitarles la participación de manera significativa en la planificación del sector educativo y en los grupos locales de educación;
  • Mejora de las capacidades técnicas de las organizaciones de personal docente y de los gobiernos nacionales para analizar y debatir las cuestiones fundamentales relativas a los recursos humanos y a los obstáculos que repercuten en el estatus y la eficacia de sus docentes (o sea, cuestiones tales como nivel salarial, condiciones de trabajo y normas de práctica profesional); y
  • Identificación, dirección y aplicación de los enfoques innovadores en los mecanismos de apoyo profesional continuo de los docentes, a fin de que puedan implicarse en el diálogo social mediante el desarrollo del profesionalismo y la profesionalización.

El informe final del proyecto (en inglés), publicado en diciembre de 2017, proporciona recomendaciones sobre: los medios para incitar a los docentes al diálogo social y político mediante programas de desarrollo profesional específicos; los conocimientos y competencias que deben desarrollar; los principales beneficiarios de la formación; quién debe brindar la formación; y la manera de financiación e implementación de los programas de formación. El informe contiene un marco de directivas para ayudar a los países a preparar a sus dirigentes en el plano nacional con miras a la elaboración de programas de formación a nivel de los países.

El proyecto responde al Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 (ODS 4) y a su meta 4.c sobre las cuestiones relativas a los docentes, que insta a los diferentes países y asociados internacionales a “aumentar sustancialmente la oferta de profesores calificados” para 2030. Sus conclusiones deben ser utilizadas por todas las partes interesadas de la UNESCO, Educación Internacional, la Alianza Mundial para la Educación, así como por los docentes, los sindicatos de docentes y las instituciones gubernamentales a nivel nacional y local, con miras a entender mejor cómo los docentes y los gobiernos pueden participar de manera más eficaz en el proceso de formulación de políticas educativas vinculadas con sus condiciones de trabajo, su eficacia y su profesión en general.