Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

Convención Internacional contra el Dopaje en el Deporte

En un entorno deportivo altamente competitivo, los atletas y su personal de apoyo están bajo una presión creciente para ganar. Como resultado, pueden verse tentados a usar sustancias y métodos para mejorar el rendimiento. Este fenómeno no se limita a los atletas de élite; los jóvenes y los entusiastas de los deportes aficionados también se ven atraídos por el dopaje. El dopaje es un problema de salud pública. Pone en peligro los valores, la ética y la integridad del deporte; y la salud de quienes participan en él.

A la luz de su mandato sobre educación y compromiso con los valores fundamentales que sustentan el deporte, la UNESCO ha estado profundamente preocupada por la erosión de la ética y la inequidad creada por el uso de drogas para mejorar el rendimiento por parte de los atletas.

Tras la Tercera Conferencia Internacional de Ministros y Altos Funcionarios Responsables de Educación Física y Deporte (MINEPS III - Punta del Este, Uruguay, 1999) y una Mesa Redonda Ministerial celebrada en la UNESCO en enero de 2003, la Convención Internacional contra el Dopaje en el Deporte, redactada después de las consultas y reuniones entre representantes de casi 100 países, se adoptó el 19 de octubre de 2005.

Entró en vigor el 1 de febrero de 2007, convirtiéndose en la convención más exitosa en la historia de la UNESCO en términos de ritmo de ratificación después de la adopción, la Convención Antidopaje es ahora la segunda más ratificada de todos los tratados de la UNESCO, con 189 Estados Parte

La Convención ayuda a armonizar la legislación, las directrices, los reglamentos y las normas antidopaje a nivel internacional para proporcionar un entorno de juego justo y equitativo para todos los atletas.

Existe un cierto grado de flexibilidad en cuanto a cómo los gobiernos pueden aplicar la Convención, ya sea por medio de legislación, regulación, políticas o prácticas administrativas. Sin embargo, los Estados Parte se comprometen a:

  • Alentar la cooperación internacional para proteger a los atletas y la ética del deporte;
  • Limitar la disponibilidad de sustancias y métodos prohibidos, combatiendo el tráfico;
  • Facilitar los controles de dopaje y apoyar los programas nacionales de pruebas;
  • Alentar a los productores y distribuidores de suplementos nutricionales a establecer "mejores prácticas" en el etiquetado, comercialización y distribución de productos que puedan contener sustancias prohibidas;
  • Apoyar la implementación de programas de educación antidopaje; y
  • Promover la investigación antidopaje.

La Convención proporciona un mecanismo de asistencia para que los Estados Parte diseñen e implementen proyectos específicos de desarrollo de capacidades, educación y políticas antidopaje a través del Fondo para la Eliminación del Dopaje en el Deporte.

También ayuda a garantizar la efectividad del Código Mundial Antidopaje (el Código). Como el Código es un documento no gubernamental aplicable ú nicamente a las organizaciones deportivas, la Convención proporciona el marco legal bajo el cual los gobiernos pueden abordar áreas específicas.

Misión 

La misión de la UNESCO es garantizar la incorporación de valores y un enfoque basado en los derechos que garantice un entorno limpio, honesto y equitativo a través de una estrategia tridimensional:

  • Cooperación internacional: la UNESCO participa activamente en los esfuerzos internacionales para proteger la ética, la integridad y los valores al tiempo que combate el dopaje en el deporte, específicamente a través de la implementación de la Convención Internacional contra el Dopaje en el Deporte.
  • Educación: la UNESCO desarrolla programas de educación y prevención antidopaje que fomentan los valores deportivos fundamentales e informan a los jóvenes sobre las consecuencias morales, legales y  sanitarias del dopaje.
  • Desarrollo de capacidad: la UNESCO ayuda a los gobiernos a desarrollar programas nacionales antidopaje y brinda asesoramiento sobre la aplicación de la Convención. También apoya los esfuerzos de investigación para expandir la base de evidencia que alimenta las políticas antidopaje, particularmente en las áreas de tráfico, suplementos nutricionales y las consecuencias sanitarias del dopaje.

Ver también: