Ya es hora de invertir en el bienestar de los adolescentes

08/04/2021

Para que los adolescentes puedan sacar provecho de todo su potencial durante su desarrollo, necesitan un entorno seguro y acogedor, conocimientos y competencias que les permitan permanecer saludables. También deben ejercer sus derechos enunciados en el Programa de Acción Mundial de Acción para los Jóvenes y la Estrategia de las Naciones Unidas para la Juventud. Sin embargo, incluso antes de que apareciera la COVID-19, el bienestar de los adolescentes y jóvenes adultos tuvo que hacer frente a numerosos desafíos, debido fundamentalmente a la injusticia y las desigualdades sociales, a una protección social insuficiente, una salud mental inadecuada, una mala salud sexual y reproductiva y la incapacidad para ejercer sus derechos, un conjunto de factores que ha ocasionado embarazos no deseados, HIV y todas las formas de malnutrición.

La escuela tiene la capacidad de proporcionar una contribución esencial al bienestar de los adolescentes, una contribución que puede aportarles mucho, ahora y en el futuro. ¿Pero, conceden las escuelas suficiente atención al bienestar de los educandos ahora que vuelven a abrir y tratan de regresar a una situación de normalidad después de varios meses de perturbaciones?

La Sra. Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, conjuntamente con otros dirigentes y personalidades prominentes, ha llamado a la acción en lo relativo al bienestar de los adolescentes. En una carta publicada por BMJ, una revista médica de renombre internacional, titulada “Uniting for adolescents during Covid-19 and beyond”, estas personalidades han considerado que la comunidad mundial no ha dado suficiente atención al bienestar de los adolescentes y a la importancia de la transición hacia el comienzo de la adultez. La carta exhorta a los encargados de formular políticas y otras partes interesadas a unirse sus esfuerzos en un llamamiento a la acción común, reconociendo los múltiples factores que influyen en el bienestar y exhortando a aumentar las inversiones.

Este llamamiento a la acción estará al centro de un evento paralelo durante el Foro de la Juventud del ECOSOC, “Escucha sus voces. Perspectivas de la juventud y el COVID-19 durante la pandemia”. Este evento consistirá en un diálogo virtual entre los jóvenes y los ministros de Educación y la Juventud que debatirán acerca de las soluciones prioritarias a largo plazo para mejorar el bienestar de los adolescentes en el contexto de la recuperación tras la COVD-19. La educación ocupa un lugar importante en el orden del día, ya que se trata de convencer a los dirigentes del sector educativo para que concedan una prioridad absoluta al bienestar de los educandos en el futuro, con miras a garantizar resultados positivos en los ámbitos de la salud y el aprendizaje.

Vibeke Jensen, directora de la División para la Paz y el Desarrollo Sostenible de la UNESCO, declaró que el papel desempeñado por la educación, reconocida desde hace tiempo como un determinante poderoso del bienestar, no podría subestimarse”. “Una educación de calidad puede dotar a los educandos de las competencias sociales, psicológicas y de pensamiento crítico relacionadas con el incremento del bienestar”, declaró la Sra. Jensen.

“Mientras que las escuelas continúan su importante labor para ayudar a los alumnos a recuperar el retraso en su aprendizaje debido al cierre de los centros educativos, también nos gustaría que den prioridad al bienestar de los alumnos. Se trata fundamentalmente de seguir proporcionando una educación sanitaria, así como lograr que apoyen y orienten a todos los educandos, en particular a aquellos que han sido víctimas de violencia o tienen problemas de salud física o mental”.

Los propios jóvenes no dudan en destacar el valor de la educación en la promoción del bienestar. Durante una consulta mundial reciente entre los adolescentes y jóvenes de 13 a 29 años de edad, los participantes indicaron el papel que desempeña la escuela en la formación de los vínculos y redes de apoyo, en la prestación de consejos e informaciones explícitas sobre sus expectativas durante la adolescencia y en la preparación de sus relaciones futuras en la vida profesional durante la adultez.

 

Photo: Monkey Business/Shutterstock.com