Un vistazo a algunas historias de la UNESCO en materia de educación en 2019

19/12/2019

En 2019 se hizo historia con la aprobación del Convenio mundial sobre reconocimiento de cualificaciones relativas a la Educación Superior, al convertirse en el primer tratado legalmente vinculante de las Naciones Unidas sobre este tema. Este año también fue testigo del lanzamiento de dos de las iniciativas más importantes de la UNESCO: Su educación, nuestro futuro, una nueva campaña para acelerar los esfuerzos en favor de la educación de las niñas y mujeres; y Los futuros de la educación, una iniciativa mundial para replantear cómo el conocimiento y el aprendizaje pueden conformar el futuro de la humanidad y del planeta.

La UNESCO está impulsando a través de todo el mundo los debates acerca de la educación y la promoción de las políticas que garantizan el derecho a una educación de calidad para niñas, niños, mujeres y hombres en todas partes. Desde Guatemala hasta Madagascar, desde Siria hasta Etiopía, historias inspiradoras de todas partes del mundo muestran cómo la Organización transforma las vidas mediante la educación. Aquí algunos ejemplos de esto. 

Como toda niña que pasó su infancia en la región rural de Semien Shewa (Etiopía), Tigist debía caminar durante una hora para poder asistir a la escuela. Cuando estaba en la escuela primaria, tenía que caminar con su hermano cada día para llegar a esta. Y antes de llegar, tenían que subir y bajar una colina, además de atravesar un río bajo un sol abrasador. Hoy en día, con 20 años de edad, Tigist es una estudiante graduada en Addis Abeba. En el marco de sus estudios, se ocupa de una clase de tercer grado en una escuela primaria.

En los últimos dos años, la UNESCO ha apoyado a unos 120 centros de formación de docentes y proporcionado personal docente, como Tigist, con capacitación para el desarrollo profesional en cuestiones sensibles al género.

“Aprendí a tener cuidado con los estereotipos sexistas y a asegurarme de que en la escuela se respetaran lo principios de igualdad de género y equidad”, afirmó. Lea la historia completa.

 

 

En la República Árabe Siria, la UNESCO apoya los sistemas educativos proporcionando oportunidades de aprendizaje y apoyo psicosocial a los niños y jóvenes afectados por el conflicto. “Muchos de nosotros tenemos problemas económicos, es importante recibir este apoyo gratuito para nuestros hijos”, afirmó un padre.

Hasta la fecha, más de 113.200 educandos sirios se han beneficiado con el programa de Desarrollo de Capacidades para la Educación del que es parte la UNESCO. Con miras a complementar sus intervenciones, la UNESCO ha proporcionado también una formación en apoyo psicosocial a los consejeros, así como contextualizado y elaborado 40.000 manuales de apoyo psicosocial destinados a ser distribuidos entre los docentes y consejeros. La UNESCO también ha movilizado fondos y restaurado 12 escuelas. Lea la historia completa.

La UNESCO está posicionando a la educación como elemento de toda respuesta humanitaria y trabaja con los diferentes países en materia de políticas sensibles a las situaciones de crisis y planificación, con miras a proteger a las escuelas de los ataques y empoderar a los jóvenes durante las crisis, incluido mediante el reconocimiento de las cualificaciones y formaciones anteriores. En 2019, se dio inicio a la fase experimental del Pasaporte de Cualificaciones de la UNESCO para refugiados y migrantes vulnerables. En colaboración con sus asociados, la UNESCO lidera la primera parte de entrevistas a los candidatos del Pasaporte de Cualificaciones en el campamento de refugiados de Meheba, en la provincia del Noroeste de Zambia. El Pasaporte de Cualificaciones contribuirá a que los refugiados comiencen una nueva vida en los países de acogida.  

“Ya no dependo de mis padres, soy financieramente solvente”, afirma Natacha Obienne, de 21 años de edad, quien vive con su esposo y su hijo en una región rural de Madagascar. Durante la formación profesional que le proporcionó la UNESCO, aprendió a criar peces y a gestionar sus condiciones de vida para optimizar la producción. Antes de la formación, Natacha no sabía nada de piscicultura. Ahora tiene pensado construir un segundo estanque para la crianza, y pudo comprar una casa y una vaca. “Aconsejo a los jóvenes como yo que sigan una formación, pues con esta lo aprendí todo”, añadió. Leer la historia completa

Unos 23 países – entre los que figura Madagascar – se han beneficiado de la experiencia de la UNESCO para revisar sus políticas de Enseñanza y Educación Técnica y Profesional para dotar a los jóvenes y adultos con las competencias necesarias para mejores oportunidades de empleo, un trabajo decente, el espíritu empresarial y el aprendizaje a lo largo de toda la vida.

“Crecí en el seno de una familia modesta y me casé a los 15 años de edad, por eso no pude completar mi escolaridad. Pero pude continuar mis estudios en el Centro”, explica Isabel Aracely Tzoy Tzoc. Al igual que ella, la mayoría de las niñas y mujeres de Guatemala se ven en la imposibilidad de acceder a los estudios o de terminarlos. Numerosos obstáculos, entre los que figuran la pobreza, la distancia que deben recorrer para asistir a la escuela, el matrimonio y los embarazos precoces, así como los estereotipos de género tradicionales, limitan sus oportunidades de educación. Isabel logró salir de su matrimonio a los 23 años de edad y decidió retomar sus estudios gracias al apoyo proporcionado por la UNESCO al centro de aprendizaje. Leer la historia completa.

Este año la UNESCO presentó Su educación, nuestro futuro, una nueva iniciativa que tiene por objeto acelerar los esfuerzos realizados en favor de la educación de las niñas y las mujeres – como Isabel – a partir de compromisos políticos y financieros, así como del liderazgo de las niñas y mujeres. La iniciativa contribuye a la elaboración de la Estrategia de la UNESCO en favor de la igualdad de género en la educación y a través de ella, así como a sus tres pilares fundamentales con miras a recopilar los datos idóneos para informar la acción; proporcionar los mejores marcos jurídicos, políticos y de planificación para alcanzar progresos en materia de derechos; y el empoderamiento que pueda proporcionar oportunidades de un aprendizaje de mejor calidad.

Con el 75 aniversario de la UNESCO en 2020, la Organización ha reforzado más que nunca sus compromisos con miras a garantizar a cada cual su derecho a la educación, especialmente a las personas más vulnerables. La segunda edición del Día Internacional de la Educación se celebrará el próximo 24 de enero, una jornada que honra a la educación y su papel clave en el empoderamiento de las personas, la preservación del planeta, la promoción la prosperidad y de la paz para todos.

Entérese de las historias inspiradoras de la UNESCO en 2020 siguiendo @UNESCO.