La violencia contra los niños puede prevenirse: Los gobiernos desempeñan un papel crucial

30/03/2021

A escala mundial la violencia afecta a uno de cada dos niños cada año. Además de la amplia gama de consecuencias nefastas inmediatas y para toda la vida que representa para las personas y las familias, la violencia contra los niños también socava las inversiones en la salud y la educación, y erosiona la capacidad productiva de las generaciones futuras. Esta situación es alarmante y constituye un problema sanitario público que debe ser abordado con urgencia.

Las conclusiones han sido expuestas en un video publicado por la Organización Mundial de la Salud, conjuntamente con la UNESCO, el UNICEF y la Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la violencia contra los niños y la Alianza Mundial para Acabar con la Violencia contra los Niños.

Estas conclusiones se basan en el Informe de la situación en 2020 sobre la prevención de la violencia contra los niños en el mundo, el cual proporciona gráficos de los progresos realizados por los países, identifica las deficiencias existentes y formula recomendaciones para acabar con la violencia. Este documento se basa en el material de orientaciones proporcionadas por el conjunto de estrategias técnicas INSPIRE: siete estrategias para poner fin a la violencia contra los niños y las niñas.