La UNESCO y el USHMM apoyan un proyecto de educación sobre cuestiones relativas al Holocausto en Ucrania

11 diciembre 2018

Gracias al respaldo de la UNESCO y del Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos (USHMM, por sus siglas en inglés) el Centro Conmemorativo del Holocausto Babi Yar  (BYHMC), de Kiev, Ucrania, acogió, el 15 de noviembre de 2018, un taller de expertos titulado “Holocausto: hechos, memorialización, enseñanzas”. El taller congregó a unos quince historiadores, docentes, directores de museos, conservadores y líderes de opinión de diferentes instituciones ucranianas con el objetivo de establecer una perspectiva común acerca de los polémicos acontecimientos del pasado nacional de Ucrania como es el caso del Holocausto. Los resultados obtenidos por el taller servirán de base a futuras investigaciones y a la elaboración de programas y recomendaciones.

La Sra. Yana Barinova, responsable de actividades del BYHMC, y el Sr. Andriy Rukkas, responsable pedagógico del BYHMC y profesor adjunto de Historia de la Universidad Nacional Taras Shevchenko, explicaron, durante una entrevista, las motivaciones y los objetivos del proyecto.

“El Holocausto es también una tragedia ucraniana: muchos de los crímenes perpetrados durante el Holocausto ocurrieron en Ucrania. Más de 1,5 millones de judíos ucranianos fueron asesinados. Es nuestro deber enseñar estos hechos como parte de nuestro pasado nacional, y también con miras a prevenir que atrocidades como estas vuelvan a ocurrir en el futuro”, explicó Andriy Rukkas al evocar la importancia histórica de la educación sobre las cuestiones relativas al Holocausto en Ucrania. No obstante, la educación formal solo ofrece un acceso muy limitado a la información sobre estos temas fundamentales. “En la enseñanza secundaria unos tres o cuatro cursos abordan la historia de la Segunda Guerra Mundial en su conjunto. Es en el marco de estos cursos que los docentes pueden hacer referencia al Holocausto. No cabe duda de que esto deja muy poco tiempo para evocar la naturaleza de esta tragedia y su historia de manera detallada”, prosiguió Andriy Rukkas. “Algunas universidades, como la Universidad Nacional Taras Shevchenko, imparten cursos sobre la historia del Holocausto, pero la mayoría de los profesores no se sienten cómodos para proponer este tipo de cursos. Todavía se carece de conocimientos históricos a nivel académico y para muchos investigadores resulta difícil el acceso a la literatura u otros recursos sobre el Holocausto, ya que no se encuentran disponibles en Ucrania.   

Las dificultades para abordar el pasado ucraniano durante la Segunda Guerra Mundial no se limitan a la educación formal, sino que también se manifiestan en la cultura nacional de la memoria en general. Yana Barinova explica por qué: “resulta extremadamente difícil escribir un relato nacional sobre la historia del Holocausto en Europa del Este y, en particular, en Ucrania, debido a que las fronteras han cambiado durante las últimas décadas. No queda claro a qué territorio nos estamos refiriendo al hablar de Ucrania en tiempos del Holocausto.” Otra de las cuestiones polémicas es el tema de la colaboración de la población ucraniana con el ejército alemán de ocupación, así como el recuerdo de diferentes grupos de víctimas. Yana Barinova ilustra estos retos mediante el ejemplo del sitio histórico de Babi Yar: “En septiembre de 1941, más de 30.000 judíos fueron fusilados en este lugar de las afueras de Kiev por la policía alemana y sus colaboradores. Hoy en día, existen 30 monumentos construidos en diferentes épocas por grupos diferentes. Los visitantes no tienen acceso a una trama histórica coherente que les ayude a comprender lo que ocurrió en este sitio. En cambio, deben viajar a través de muchos relatos, en ocasiones contradictorios, algo que toma mucho esfuerzo.”

Con el objetivo de dar solución a estas representaciones fragmentadas y, a menudo, contradictorias de la historia, se creó, en 2016, el Centro Conmemorativo del Holocausto Babi Yar. “La exposición permanente del Centro no pretende crear un consenso, sino estimular los debates y enriquecer el diálogo”, expresa Yana Barinova al presentar el enfoque innovador del Centro. “Este proceso puede ayudar a crear una base y una visión común de esta historia. También puede contribuir a fomentar otros debates sobre los acontecimientos polémicos o las catástrofes históricas en Ucrania, tales como la opresión bajo Stalin, la anexión de Crimea o la catástrofe nuclear de Chernóbil”.      

El taller celebrado el 15 de noviembre de 2018 respalda este enfoque. Su objetivo principal era construir las bases para un entendimiento común sobre el Holocausto en Ucrania, que parta de un lenguaje común. Para ello, el taller se dividió en tres sesiones tituladas “Hechos”, “Memoralización” y “Enseñanzas”, que incluyeron presentaciones a cargo de Sofia Dyak, Olga Honchar, Daryna Gladun, Igor Shchupak, Yegor Vradik, Iryna Zakharchuk, Andriy Kulikov y la participación de Andriy Rukkas y Oksana Dovgopolova de la Universidad Nacional de Odesa Mechnikov, como moderadores, así como de Vladyslav Hrynevych, de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania. Natalya Lazar y Aleisa Fishman del Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos participaron en el taller. Los participantes trabajaron en la redacción de un documento programático breve en tres sesiones, que incluye un “glosario” de términos y conceptos, una lista de “puntos de entendimiento” para crear un consenso, y una lista de “temas álgidos” que siguen siendo motivo de debates. Según Yana Barinova, el taller ha tenido resultados tangibles: “El taller nos ayudó a poner en marcha un proceso de colaboración conjunta a largo plazo y a comenzar a asumir el pasado de Ucrania.” Los borradores servirán de base de datos para elaborar un documento más amplio, cuyo título provisional es “Hoja de ruta para la comprensión”.

El taller se llevó a cabo bajo los auspicios de la UNESCO y el USHMM. “Es formidable ver cómo instituciones de tanto renombre, como el USHMM y la UNESCO, apoyan este proyecto y también a nuestro Centro”, expresó Yana Barinova. “Referirse a estos tópicos controversiales genera tensiones en nuestro país. Es por ello que necesitamos socios influyentes y poderosos. Por lo tanto, el respaldo, la ayuda y los conocimientos de la UNESCO y del USHMM son capitales para el éxito de nuestro proyecto. Este apoyo ha consolidado nuestra misión y reforzado los resultados y nos ayudará a crear y mantener nuevas alianzas.”   

El taller es fruto de la Conferencia Internacional de Educación sobre el Holocausto 2017, un programa de reforzamiento de las capacidades dirigido a los agentes del sector educativo organizado conjuntamente por la UNESCO y el Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos. El programa tiene como objetivo proporcionar a los agentes educativos de todo el mundo las herramientas y competencias para que elaboren y apliquen proyectos que permitan realizar progresos en la institucionalización de la enseñanza sobre el Holocausto y otros acontecimientos violentos del pasado adaptándola a sus contextos nacionales respectivos.