Article

La UNESCO y sus asociados inauguran el Centro Mundial de Ginebra para la Educación en Situaciones de Emergencia

27/01/2021

El 25 de enero, con motivo del Día Internacional de la Educación, la UNESCO y sus asociados inauguraron el Centro Mundial de Ginebra para la Educación en Situaciones de Emergencia, un proyecto ambicioso que tiene como objetivo reducir la fragmentación de los esfuerzos e incrementar el espacio político, técnico y de financiación dedicado a la educación en las situaciones de emergencia.

El Centro Mundial de Ginebra para la Educación en Situaciones de Emergencia permitirá que sus miembros del ámbito humanitario, del desarrollo y de la educación trabajen con miras a lograr una sinergia reforzada, infundir el compromiso de la comunidad estratégica y política de Ginebra con respecto a la educación en las situaciones de emergencia, y garantizar una mayor repercusión de la educación en las situaciones de emergencia a escala de los países. Todo esto gracias a datos y evidencias fehacientes de mayor calidad, así como a una investigación innovadora para apoyar el suministro de una educación segura y de calidad, mientras se construyen sistemas educativos resilientes.  

La crisis mundial de la educación

En la actual crisis mundial de la educación, 127 millones de niños y niñas en edad escolar no escolarizados viven en países afectados por situaciones de urgencia (lo cual se ha exacerbado, entre otras razones, por la pandemia de COVID-19). Esto ha intensificado la urgencia de hacer frente de manera eficaz los obstáculos para acceder a la educación, a la vez que se trabaja para dar respuesta a las necesidades interconectadas en materia de protección y salud de los educandos y docentes en situaciones de urgencia y crisis prolongadas.

Con motivo de la inauguración del Centro Mundial de Ginebra, se hizo hincapié en que la necesidad de disponer de un enfoque holístico de la educación en situaciones de emergencia es esencial, insistiendo en el valor agregado que todos los sectores proporcionan para identificar y abordar de manera efectiva las necesidades educativas de los jóvenes vulnerables para así lograr una educación de calidad para todos de aquí al 2030.

Hina Shikhani, estudiante afgana refugiada y educada en Pakistán, explicó que la educación es clave para transformarnos, y transformar la vida de los miembros de nuestras comunidades”.

En realidad, aunque la educación en situaciones de emergencias recibe solo alrededor del 3% del financiamiento humanitario total, la educación sigue representando una prioridad absoluta para las comunidades afectadas por emergencias y crisis. Como lo describió el Sr. Fadi Yarak, director general del Ministerio de Educación y de la Enseñanza Superior del Líbano, en el Líbano y en otros países árabes, a pesar de la dureza de la crisis, los padres siguen luchando para que sus hijos reciban una educación y tengan oportunidades”.

La educación no debe ser considerada como un lujo, sino más bien como un derecho que debemos proteger”, añadió Shikhani al abogar por la necesidad de eliminar de manera holística todos los obstáculos de la educación para niños y jóvenes vulnerables afectados por las situaciones de emergencia. Se trata fundamentalmente de obstáculos económicos, lingüísticos y culturales, así como de desafíos menos perceptibles como los efectos psicosociales de las situaciones de emergencia que pueden limitar el acceso a la educación y tener una repercusión en el rendimiento escolar.

El compromiso del Centro Mundial de Ginebra en materia de educación en situaciones de emergencia

A la luz del reconocido valor transformador de la educación para todos los niños, jóvenes y comunidades (en particular para aquellos que se han visto confrontados a dificultades generadas por las situaciones de emergencia y crisis), los co-signatarios del Centro Mundial de Ginebra se comprometieron a aumentar su colaboración con miras a priorizar, cumplir y proteger el derecho a una educación inclusiva, de calidad y segura para todos los niños y jóvenes desplazados y afectados por las crisis. Su misión es entablar un diálogo con los gobiernos, donantes, responsables humanitarios y de desarrollo de la sociedad civil así como del ámbito educativo para unirse en torno a una acción común transformadora.

Se dejó constancia de este compromiso durante el Foro Mundial sobre los Refugiados de 2019 por Suiza, Education Cannot Wait, el Polo Mundial de Educación, la UNESCO, ACNUR, UNICEF, la Red Interinstitucional para la Educación en Situaciones de Emergencia (INEE), el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), el Instituto de Altos Estudios Internacionales y del Desarrollo y la Universidad de Ginebra, y representa la unidad de todas sus fuerzas para que le educación se convierta en una realidad para millones de niños atrapados en situaciones de crisis. La representación inclusiva de los agentes educativos del ámbito humanitario, del desarrollo y la educación refleja la necesidad creciente de disponer de un enfoque holístico de cara a la educación en situaciones de emergencia, cuando el trabajo en silo no resulta ya factible.

El compromiso de la UNESCO con el Centro Mundial de Ginebra sobre la Educación en Situaciones de Emergencia

La Sra. Stefania Giannini, Subdirectora General de Educación de la UNESCO, describió el Centro Mundial de Ginebra como una plataforma necesaria que combina la influencia institucional y política para promover el incremento de la financiación de la educación y una asignación más equitativa de los recursos”. En realidad, el Centro Mundial de Ginebra funcionará como un catalizador de los compromisos políticos y financieros a largo plazo, así como de las soluciones innovadoras que tienen como objetivo promover la inclusión en la educación y el reconocimiento del aprendizaje para los educandos más vulnerables.

La UNESCO acoge con satisfacción esta iniciativa que considera como un trampolín valioso hacia la puesta en marcha del Marco de Acción Educación 2030 que subraya la necesidad de “construir sistemas educativos más resilientes y con mayor capacidad de reacción ante los conflictos, las tensiones sociales y los desastres naturales – a fin de que la educación se mantenga durante las situaciones de conflicto, de emergencia y de post-conflicto”.

La UNESCO se compromete a respaldar el importante trabajo de suministro de educación en los contextos de crisis, recurriendo a su experiencia técnica en materia de política, planificación y estadísticas de la educación, ámbitos que pueden proporcionar un valor añadido al trabajo de los agentes educativos en situaciones de emergencia. Gracias a su presencia en todo el mundo y en colaboración con sus institutos especializados tales como el IIPE, el IUS y el BIE, la UNESCO contribuye a reforzar las capacidades de sus Estados miembros para proporcionar a todos un acceso a oportunidades educativas de calidad, incluso en situaciones de emergencia y de crisis.

La UNESCO se halla a la vanguardia de los esfuerzos que se llevan a cabo en materia de planificación de la educación sensible a las cuestiones relativas a las crisis, la protección de la educación contra los ataques, el empoderamiento de los jóvenes en las situaciones de crisis y el seguimiento de las repercusiones mundiales de la COVID-19 en la educación. Además, actualmente la Organización está implementando programas que tienen una fuerte repercusión, tales como el Pasaporte de Cualificaciones de la UNESCO para refugiados y migrantes vulnerables y la iniciativa que tiene por objeto mejorar la calidad de los datos educativos para una educación en situaciones de emergencia centrada en las pruebas para una mayor resiliencia ante las crisis, dos iniciativas consideradas esenciales para eliminar los obstáculos que impiden la educación de los niños y jóvenes más vulnerables. 

El Centro Mundial de Ginebra para la Educación en Situaciones de Emergencia tiene gran potencial para reforzar las sinergias de la UNESCO dentro de la arquitectura mundial de ayuda a la educación.