Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

La UNESCO y la OIDDH organizan un taller para reforzar la capacidad de los responsables políticos en la lucha contra el antisemitismo mediante la educación

27 mayo 2019

La UNESCO y la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la OSCE organizaron en Varsovia (Polonia), entre los días 21 y 22 de mayo de 2019, un taller de dos días dirigido a los responsables políticos con el objetivo de identificar qué medidas pueden tomar los representantes gubernamentales para luchar contra el antisemitismo y otras formas de discriminación en el sector educativo y mediante la educación.

El taller reunió a 28 altos representantes gubernamentales de 18 países para debatir acerca de los enfoques y las prácticas pedagógicas innovadoras, así como de la aplicación a escala nacional de las recomendaciones y las prácticas idóneas incluidas en la publicación conjunta de 2018 de la UNESCO/OIDDH titulada “Addressing Anti-Semitism through Education – Guidelines for Policymakers” [Prevenir el antisemitismo mediante la educación – Directrices para los responsables políticos] (en inglés y francés).

“Es una excelente oportunidad para identificarnos con los nuevos medios para luchar contra este viejo problema, y de ayudar de este modo a los Estados participantes para que respeten sus compromisos en la prevención del antisemitismo en la región de la OSCE. Los insultos y estereotipos antisemitas tienen una incidencia nefasta en la vida de los judíos y en la sociedad en su conjunto. Al hacer hincapié en la educación, estamos ayudando a combatir el antisemitismo, no solo en el presente, sino también en el futuro”, afirmó Ingibjörg Sólrún Gísladóttir, directora de la OIDDH, durante la sesión inaugural.

“El incremento del antisemitismo es un síntoma que refleja problemas profundos en el seno de la sociedad, con motores económicos, sociales y políticos. Este incremento añade leña a las teorías conspirativas, a los discursos de odio y a las ideologías del extremismo violento que repercuten a escala mundial, independientemente de la presencia de una población judía. Por eso, promover la educación para reforzar la resiliencia de los jóvenes frente a estos discursos y todas las formas de intolerancia y discriminación es una necesidad imperiosa para la seguridad inmediata y una obligación educativa a largo plazo”, afirmó Karel Fracapane, especialista principal y coordinador del proyecto en la UNESCO.

El taller dio lugar a sesiones dirigidas por responsables de la Fundación CELL (Conflict, Education and Learning Laboratory), el Instituto para la Educación de la University College de Londres, así como el Centro Berkman Klein para el Internet y la sociedad de la Universidad de Harvard. La manifestación fue seguida de una mesa redonda sobre los “Diferentes métodos para promover la tolerancia mediante la educación”, organizada por el Instituto Histórico Judío Emanuel Ringelblum de Varsovia. En el taller participaron representantes de instituciones gubernamentales encargadas de la educación, la formación de los docentes y el desarrollo de los planes de estudio de los siguientes países: Albania, Alemania, Bélgica, Bulgaria, Croacia, Federación de Rusia, Georgia, Grecia, Hungría, Malta, República de Moldova, Montenegro, Noruega, Polonia, Rumania, Serbia, Eslovaquia y Turquía.

El taller de Varsovia ha sido el primero de un conjunto de talleres internacionales de reforzamiento de las capacidades organizado por la UNESCO en colaboración con la OIDDH y el Congreso Judío Internacional. Un segundo taller tendrá lugar entre los días 10 y 11 de julio de 2019 en la Sede de la UNESCO, en París.

La UNESCO se ha comprometido activamente en la prevención del antisemitismo en el marco de los programas internacionales de la Organización sobre la prevención del extremismo violento mediante la educación (PVE-E) y la Educación para la Ciudadanía Mundial (ECM). En este contexto la UNESCO se esfuerza en promover sistemas educativos que luchan contra el antisemitismo en el seno del sistema educativo y mediante la educación, y que mejoran la resiliencia de los jóvenes frente a las ideologías y los prejuicios extremistas. Para alcanzar este objetivo, la Organización procura reforzar las capacidades de los responsables de políticas educativas y los docentes al elaborar orientaciones, formaciones específicas, así como materiales pedagógicos.