Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

La UNESCO y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas (ACNUDH) refuerzan su cooperación en apoyo del avance de los Derechos Humanos

22 noviembre 2019

infocus_dgbachelet.jpg

© UNESCO/C. Alix

Un mundo que cambia rápidamente requiere respuestas rápidas y contundentes a los desafíos que desgarran el tejido de nuestras comunidades. Con el fin de garantizar el respeto y la protección de los derechos humanos, la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, y la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, firmaron hoy un nuevo memorando de entendimiento para promover acciones conjuntas en favor de los derechos humanos.

“En momentos en que la dignidad humana, la igualdad y la justicia están amenazadas, la UNESCO y el ACNUDH están decididos a garantizar los derechos humanos y a hacer frente a desafíos nuevos en todo el mundo”, dijo Azoulay.

El acuerdo se centra en ámbitos y tendencias nuevas en materia de derechos humanos, como la búsqueda de respuestas éticas y respetuosas de estos derechos a los nuevos avances científicos y tecnológicos y en particular a la inteligencia artificial. En momentos en los Estados Miembros de la UNESCO se disponen a elaborar un instrumento normativo sobre la ética de la inteligencia artificial cuando concluya su Conferencia General, el 27 de noviembre, Michelle Bachelet estimó que tal instrumento podrá evitar que “la tecnología se use para promover el discurso del odio o para acosar a defensores de los derechos humanos o simples personas críticas”.

La UNESCO y el ACNUDH también reforzarán su labor de lucha contra la propaganda racista y la incitación al odio en Internet y fuera de él, en línea con la Estrategia y Plan de Acción de las Naciones Unidas sobre la incitación al odio (2019).

El nuevo acuerdo de cooperación explorará también ámbitos de convergencia entre el mandato de la UNESCO y el del ACNUDH, como la promoción del derecho a la educación, el derecho a participar en la vida cultural, el derecho a disfrutar de los beneficios del progreso científico y sus aplicaciones y el derecho al agua y al saneamiento. También incluye el derecho a la libertad de expresión y el acceso a la información, en consonancia con el Plan de Acción de las Naciones Unidas sobre la Seguridad de los Periodistas y la Cuestión de la Impunidad, que impulsa la UNESCO.

En vísperas de la cumbre sobre el cambio climático (COP 25), que se celebrará en Madrid del 2 al 13 de diciembre, Bachelet declaró: “El cambio climático es una de las peores amenazas para los derechos humanos del mundo y es importante que la voz de los jóvenes se escuche fuerte”.