Press release

La UNESCO promueve la cultura y el patrimonio durante la crisis de la COVID-19

09/04/2020

La UNESCO ha puesto en marcha diversas iniciativas para apoyar las industrias culturales y promover el patrimonio cultural en un momento en que miles de millones de personas en todo el mundo recurren a la cultura para reconfortarse o superar el aislamiento social durante la crisis sanitaria de la COVID-19, que está golpeando duramente al sector cultural.

Según Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, “el carácter mundial de la crisis de la COVID-19 debe llevar a la comunidad internacional a reforzar la apuesta por la cooperación internacional y el diálogo intergubernamental. La UNESCO se ha comprometido a liderar un debate mundial sobre la mejor manera de apoyar a los artistas y las instituciones culturales durante la pandemia de COVID-19 y después de ella y lograr que todas las personas puedan mantenerse en contacto con el patrimonio y la cultura que los conectan con su humanidad”.

Este jueves, la UNESCO ha puesto en marcha una campaña mundial en los medios sociales #ComparteNuestroPatrimonio (#ShareOurHeritage), que tiene por objeto promover el acceso a la cultura y la educación sobre el patrimonio cultural durante este tiempo de confinamiento masivo.

Además, la UNESCO presenta una exposición virtual de decenas de bienes patrimoniales de todo el mundo con el apoyo técnico de ‘Google Arts & Culture’.

Por otra parte, la Organización proporcionará información actualizada, mediante un mapa disponible en su sitio web y a través de los medios sociales, sobre las repercusiones de la crisis de la COVID-19 y las respuestas frente a ella en los sitios del Patrimonio Mundial, que debido a la pandemia se encuentran parcial o totalmente cerrados a los visitantes en el 89% de los países.

Asimismo, la UNESCO difundirá información de primera mano de gestores de sitios del Patrimonio Mundial, que pueden brindar un testimonio excepcional sobre el impacto de la crisis de la COVID-19 en los sitios que administran y en las comunidades circundantes. También se invitará a los niños de todo el mundo a compartir dibujos de bienes del Patrimonio Mundial, lo que les dará la oportunidad de expresar su creatividad y su conexión con el patrimonio. Una vez superada la crisis más inmediata, las campañas #ComparteCultura (#ShareCulture) y #ComparteNuestroPatrimonio (#ShareOurHeritage) se mantendrán en activo a fin de compartir reflexiones sobre las medidas para salvaguardar los sitios del Patrimonio Mundial y promover el turismo sostenible.

En el Día Mundial del Arte (15 de abril), la UNESCO, en colaboración con Jean Michel Jarre, pionero de la música electrónica, Embajador de Buena Voluntad de la UNESCO y Presidente de la CISAC,organizará un debate por Internet y una campaña en las redes sociales, “ResiliArt”, que reunirá a artistas e importantes agentes del sector artístico para llamar la atención sobre el impacto de la crisis de la COVID-19 en la economía de los artistas y los profesionales de la cultura. El debate, organizado en colaboración con la CISAC (Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores) El debate está también destinado a servir de base para la formulación de políticas y mecanismos financieros que puedan ayudar a los creadores y a la sociedad a superar esta crisis. La UNESCO anima a los creadores y artistas de todo el mundo a que se unan al debate “ResiliArt” en las redes sociales y a que inviten a su vez a otros artistas a presentar los trabajos que producen durante el confinamiento.

En palabras del Subdirector General de Cultura de la UNESCO, Ernesto Ottone R., “la gente necesita la cultura ahora más que nunca. La cultura nos hace resilientes, nos da esperanza, nos recuerda que no estamos solos. Por eso, la UNESCO está haciendo todo lo que está en su mano para apoyar la cultura, salvaguardar nuestro patrimonio y respaldar a los artistas y creadores, ahora y después de que haya pasado esta crisis”.

El cierre de sitios del Patrimonio Mundial, museos, teatros, cines y otras instituciones culturales pone en peligro la financiación necesaria para los artistas y las industrias creativas. Además, esto también afecta a la conservación de lugares excepcionales y a los recursos económicos de las comunidades locales y de los profesionales de la cultura. La pandemia de COVID-19 ha suspendido numerosas prácticas del patrimonio cultural inmaterial, como rituales y ceremonias, algo que afecta a comunidades de todo el mundo. A su vez, esta crisis ha costado muchos puestos de trabajo. Por ejemplo, artistas de todo el mundo ahora no pueden llegar a fin de mes debido a que en su mayoría dependían de otras actividades auxiliares para complementar los ingresos de su actividad artística.

****

En la web de la UNESCO se puede encontrar más información sobre la respuesta de la Organización a la crisis de la COVID-19 en el ámbito de la cultura.

Texto compuesto con el mejor editor HTML en línea. Suscríbase a una suscripción a HTMLG para eliminar mensajes similares de los documentos editados.