La UNESCO presenta un nuevo modelo de simulación para la educación

30 abril 2019

simued.jpg

Getty/monkeybusinessimages

Al esforzarse en mejorar sus sistemas educativos, los países recurren a políticas alternativas y otras vías para emprender reformas con el objetivo de mejorar el aprendizaje, pero a menudo los resultados no han estado a la altura de las expectativas por diferentes razones, como la carencia de una planificación adecuada de la financiación con miras a garantizar una aplicación integral.

Convertir una visión en una realidad es un proceso complejo que, sin lugar a dudas, requiere de recursos adaptados. ¿Qué ocurre cuando deseamos proporcionar una enseñanza preescolar gratuita para todos? ¿Qué ocurre cuando deseamos que el primer ciclo de enseñanza secundaria sea obligatorio? ¿Qué ocurre cuando deseamos aumentar el salario de los docentes para que la profesión docente sea más atractiva? ¿Cuántos alumnos entrarán en el sistema en los años futuros? ¿Cuántas escuelas habrá que construir? ¿Cuántos docentes deberemos formar? 

Estas son algunas de las cuestiones que debe abordar un país durante la elaboración de sus planes sectoriales de educación (PSE) que permiten articular las políticas, los programas y las metas de cara  al futuro. Los PSE deben contar con una parte en la que figuran el costo y la estrategia de financiación de las diferentes acciones planificadas que se lleven a cabo mediante los recursos nacionales e internacionales. Sin este ejercicio de planificación, los países corren el riesgo de quedar por debajo de la financiación requerida por sus PSE, algo que provocaría la reducción, e incluso la anulación de la puesta en marcha de las políticas y los programas.

En materia de educación la UNESCO trabaja en favor de la elaboración de políticas y de decisiones basadas en datos fehacientes. En el ámbito de la planificación de la educación, los datos pueden servir de base a las estrategias políticas y a los programas y prioridades vinculadas con las realidades económicas y demográficas de un país. Para que las políticas y los programas del sector educativo puedan llevarse a cabo y ser realistas, deben basarse en esta realidad. Para ayudar a calcular los recursos relativos a la aplicación del PSE, la UNESCO desarrolló en 2001 el modelo EPSSim (Simulación de políticas y estrategias educativas). Desde entonces, el EPSSim y sus diferentes versiones han sido utilizadas en decenas de países en todo el mundo con el objetivo de apoyar el desarrollo de los PSE y la investigación en materia de políticas y de planificación de la educación.

Dos décadas después del lanzamiento del EPSSim, el entorno en que han evolucionado la política y la planificación de la educación se ha transformado considerablemente, en particular con la adopción del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 (ODS 4) que resalta la importancia de garantizar la equidad y la calidad en la educación y las posibilidades de un aprendizaje equitativo a lo largo de toda la vida. En este contexto la UNESCO presenta un nuevo modelo de simulación, Simulation for Education (SimuED).

SimuED es un modelo Excel de simulación sectorial que abarca todos los subsectores de la educación. También permite que los usuarios proyecten una selección de indicadores ODS 4 para facilitar el ejercicio de planificación a nivel nacional. Gracias a su estructura modular, SimuED se diferencia de otros modelos de simulación, fundamentalmente de las versiones anteriores de EPSSim. Aunque todavía se trata de un modelo “genérico”, su estructura modular novedosa lo protege de la rigidez de los modelos de este tipo. Más de cien modelos ya están disponibles y es posible crear otros. Su interfaz facilita su uso y garantiza su integridad a la vez que impide que ocurran cambios o que se alteren las fórmulas – una de las deficiencias que se achacan a otros modelos de simulación. Ahora los usuarios pueden seleccionar un modelo en la “biblioteca” sin ingresar o modificar las fórmulas complicadas de Excel. Esto simplifica el proceso de desarrollo del modelo y reduce de manera significativa el tiempo necesario. El modelo proporciona también consejos integrales y una ayuda con respecto a las diferentes funciones al explicar detalladamente, por ejemplo, el funcionamiento de sus fórmulas, así como las interdependencias entre sus diferentes campos de datos, gracias a su función de ayuda integrada. Este modelo ha sido objeto de una fase experimental en diferentes países, como en Camboya, la República Democrática del Congo, la República Centroafricana y Camerún, y se ha desarrollado progresivamente, al reflejar las necesidades de los diferentes países.