Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

La UNESCO presenta las directivas en materia de soluciones digitales inclusivas dirigidas a personas poco cualificadas y poco instruidas

29 agosto 2018

La iniciativa UNESCO-Pearson para la alfabetización presenta sus Directivas para crear soluciones digitales inclusivas y desarrollar las competencias digitales con motivo del Día Internacional de la Alfabetización cuyo tema para la edición de este año destaca los enfoques integrados que simultáneamente pueden apoyar el desarrollo de la alfabetización y las competencias.

En un mundo cada vez más digitalizado, las personas necesitan poseer competencias digitales y en alfabetización para poder trabajar, vivir, aprender y comunicar de manera productiva. Sin estas competencias, las personas se convierten en objeto de marginación, no sólo en cuanto a su participación en el mundo material, sino también en el ámbito digital. Afortunadamente, la marginación digital puede evitarse.

Las soluciones digitales cuidadosamente diseñadas pueden ayudar a las personas con niveles muy bajos de alfabetización y escasas competencias tecnológicas a navegar en el espacio digital y a beneficiarse de las aplicaciones adecuadas, como las que conectan a los usuarios a los servicios sanitarios, apoyan a los refugiados o ayudan a los agricultores a mejorar su productividad.

Las directivas que presentamos sirven de apoyo a los proveedores tecnológicos de hoy para crear más soluciones digitales inclusivas. Estas directivas indican a las empresas del sector privado, las ONG, las organizaciones internacionales y los gobiernos los aspectos sobre los que deben reflexionar, las preguntas que deben hacerse y las fases a seguir en el proceso de desarrollo de soluciones digitales dirigidas a las personas con bajos niveles de alfabetización y escasas competencias digitales. 

Las directivas proponen recomendaciones que sirven de apoyo al desarrollo de competencias digitales y de alfabetización; para comprender mejor y elaborar las soluciones dirigidas a las personas con bajos niveles de alfabetización; generar contenidos más atractivos e interfases más acogedoras; garantizar un entorno de aplicación que responda a los criterios de una utilización inclusiva; y dar seguimiento a las soluciones, medirlas y mejorarlas con regularidad.

La UNESCO ha elaborado estas directivas a lo largo de un periodo de dos años, inspirándose para ello en el examen del conjunto de estrategias para la inclusión digital para personas poco cualificadas y poco instruidas, así como en la serie de catorce estudios de casos. Las directivas reflejan las opiniones de un grupo de expertos internacionales y fueron perfeccionadas a partir de los comentarios recibidos durante consultas públicas. 

Hacer que las soluciones digitales sean cada vez más inclusivas

Las recomendaciones tienen como objetivo incrementar el carácter inclusivo de las diferentes soluciones digitales que ya se utilizan, así como de aquellas que se desarrollarán en el futuro. Entre los ejemplos figuran una aplicación para mejorar las prácticas agrícolas en Uganda, un portal electrónico para que los refugiados sirios en Turquía puedan inscribirse en línea; y un servicio sanitario de maternidad en la India, que funciona por conducto de mensajes de texto (SMS).

Las herramientas y los servicios digitales como estos ofrecen puntos de acceso digital a las personas poco cualificadas y poco instruidas, y generan un ciclo eficaz que permite acelerar el aprendizaje y el desarrollo, a la vez que empodera a las personas y fortalece a las comunidades.

Mejoría de las condiciones de vida y sociedades más alfabetizadas

Las directivas constituyen un esfuerzo para ayudar a las personas que dan sus primeros pasos en el ámbito de las tecnologías en Internet, es decir, a que la mitad de la población mundial en general llegue a los servicios digitales y pueda utilizarlos. Estas personas tienen generalmente un nivel bajo de instrucción y se hallan de manera desproporcionada entre los sectores pobres, las personas mayores, las mujeres y en las regiones remotas.

Los usuarios que desarrollan sus competencias digitales encuentran nuevas soluciones en este ámbito que les permite ganar en autonomía, de modo que suelen enseñar el manejo de la tecnología a los demás, creando de este modo un efecto multiplicador que amplía su práctica. Las directivas muestran cómo, al hacer hincapié en la inclusión digital, se refuerza el desarrollo de la alfabetización de 750 millones de jóvenes y adultos que actualmente no saben leer ni escribir. Estas directivas constituyen también un catalizador potencial del reforzamiento de las condiciones de vida, al estimular la creación de portales nuevos y acogedores en favor de la información y del desarrollo de las competencias.

En general, las directivas ayudan a que un amplio abanico de proveedores de soluciones digitales pueda desarrollar contenidos para personas que hasta entonces estaban excluidas de este ámbito.

Si desea participar en los próximos seminarios de la web UNESCO-Pearson sobre las directivas, puede inscribirse aquí.

Acerca del proyecto

Estas directivas surgen del acuerdo de cooperación entre la UNESCO y Pearson y son parte de la Iniciativa UNESCO-Pearson para la alfabetización. Este programa aspira a lograr avances significativos y sostenibles en la lucha contra el analfabetismo para que todas las personas, independientemente de su ubicación geográfica, idioma, raza, clase o género, tengan la oportunidad de desarrollar todo su potencial gracias al poder de las palabras.