News

UNESCO, OPS/OMS y Gobierno cubano promueven diálogo sobre el rol del acceso a la información científica en la respuesta a la COVID-19

25/11/2020

¿Cómo ha contribuido el acceso abierto a la información científica a la implementación de la respuesta de Cuba a la COVID-19? ¿Cómo se ha beneficiado la ciencia cubana y el sector de la salud de la información científica accesible en bases de datos académicas en línea? ¿Qué aportes ha hecho Cuba a la disponibilidad de información en acceso abierto sobre protocolos y tratamientos para enfrentar la pandemia? ¿Cuál es el rol de la prensa en la comunicación pública de los resultados de la investigación científica?

Expertos del sector de las TIC, la comunicación pública, la información científica y la epidemiología se reunieron el 21 de octubre en la sede de la Asociación Cubana de las Naciones Unidas (ACNU) para compartir opiniones sobre estos temas, en el marco de un panel organizado por la Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la UNESCO, la Comisión Nacional Cubana de la UNESCO y la Representación en Cuba de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud  (OPS/OMS) como parte de las celebraciones por la Semana de Acceso Abierto y el 75 aniversario de las Naciones Unidas. 

En los minutos iniciales del panel, el Presidente de la Comisión Nacional Cubana de la UNESCO, Oscar León González, aseguró que el acceso a información científica ha sido crítico para la respuesta del gobierno cubano a la pandemia y señaló que los beneficios derivados del acceso abierto al conocimiento científico sobre la COVID-19 confirman la importancia de los esfuerzos que se llevan a cabo en la UNESCO por elaborar un instrumento normativo sobre la ciencia abierta.

Por su parte, el representante en Cuba de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), Dr. Jose Moya, destacó el papel de la información científica en la formulación de recomendaciones a la población y abogó por seguir juntando esfuerzos para contrarrestar el fenómeno de la desinformación en torno a la COVID-19.  

En referencia al rol del acceso abierto a la información científica para el logro de los objetivos de desarrollo sostenible, la Directora de la Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la UNESCO, Katherine Muller-Marin, llamó a recuperar las mejores prácticas que se han generado en este período para lograr que el conocimiento científico esté accesible para todas las personas, en todos los momentos. 

 

Si podemos tomar estas medidas [de acceso a la información científica] de forma puntual para el enfrentamiento a una emergencia sanitaria como la que hemos vivido, ¿por qué no hacer lo mismo para estimular la investigación científica y la cooperación académica para la solución de otros desafíos, como la producción agrícola sostenible, el uso de energías renovables, la desaceleración del cambio climático, u otros?

Tras esta introducción del tema, los panelistas abordaron los esfuerzos de acceso a la información científica y de visibilización de la ciencia en el marco más amplio de acceso a las tecnologías de la información y la comunicación en el país.

Isabel Greenup, Directora de Relaciones Internacionales del Ministerio de Comunicaciones de Cuba, dijo que en agosto de 2020 el servicio de Internet a través de datos móviles alcanzó a 3.4 millones de usuarios, lo que facilitó las condiciones para el ejercicio del teletrabajo, así como el acceso al comercio electrónico y a aplicaciones informáticas creadas al calor de la pandemia. Igualmente, citó algunas de las iniciativas basadas en las TIC que han desarrollado las instituciones en respuesta a la pandemia, entre ellas, estudios de geolocalización y de georreferenciación aplicada a la gestión epidemiológica y el desarrollo de plataformas informáticas vinculadas a los procesos de diagnóstico, gestión, vigilancia, prevención y control de la COVID-19.

Una panorámica sobre la situación epidemiológica del país y la gestión de la información científica en pos de dar respuestas escalonadas a la epidemia corrió a cargo del Vicepresidente de la Sociedad de Epidemiología de Cuba, Dr. C. Pedro Mas Bermejo.
El también académico e investigador titular se mostró optimista sobre el impulso que ha tenido la ciencia abierta durante estos meses de enfrentamiento a la emergencia sanitaria y mencionó el fortalecimiento de los sistemas de vigilancia como uno de los beneficios más concretos de esta apertura. 

Como representante en el panel de la institución cubana que ha desarrollado los candidatos vacunales Soberana 01 y 02, actualmente en fase de evaluación clínica, Randelys Molina, coordinadora del eje de vigilancia e inteligencia del Instituto Finlay de Vacunas, también destacó la relevancia del acceso abierto a la información científica.

 

Se ha podido acceder oportunamente a la información sin mayores costos de inversión; se han podido agilizar el intercambio y la construcción de nuevo conocimiento y esto ha facilitado la toma de decisiones con el menor rango de incertidumbre posible para el diseño de estrategias en todas las etapas de los proyectos de vacunas, desde la generación de las moléculas hasta la obtención del bulbo que contiene el candidato vacunal Soberana

Según la Directora del Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas (INFOMED), Ileana Alfonso, la estrategia de gestión de información sobre la COVID- 19 en el país ha enfatizado tanto en la vigilancia y el monitoreo del desarrollo de la enfermedad en Cuba y el mundo, como en el fortalecimiento de la producción y visibilidad de la ciencia cubana. 

Alfonso explicó que las más de 30 revistas científicas cubanas del sector de la salud trabajaron intensamente para lograr que los resultados de las investigaciones se pudieran poner a disposición de los lectores en el menor tiempo posible, sin descuidar la calidad de las publicaciones. Ello, afirmó, ha permitido poner en acceso abierto más de 400 documentos relacionados con el tema. 

Igualmente, anunció que se trabaja por el desarrollo de una política de acceso abierto de las publicaciones del sector de la salud.

El rol de la prensa en la comunicación del conocimiento científico fue abordado por la periodista Iramis Alonso, Directora de la Revista Juventud Técnica. 

Alonso destacó cómo la impronta de la COVID generó transformaciones en las rutinas productivas de los medios para ofrecer mensajes y análisis de información verificada en un contexto de proliferación de la incertidumbre y de la información falsa. 

Citó como buenas prácticas de información a la ciudadanía las derivadas de una mejor segmentación de los públicos para producir mensajes más ajustados a sus necesidades, la revalorización de las revistas científicas y el personal científico como fuentes primarias de información y el auge del periodismo de datos durante estos meses.