News

UNESCO lanza el primer debate de ResiliArt en el Caribe en el marco del Proyecto Transcultura para dialogar sobre respuestas resilientes del arte ante la Covid-19

26/05/2020
La Habana, Cuba

El 21 de mayo, Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo, tuvo lugar el primer debate de ResiliArt-Transcultura en la región del Caribe, promovido por la Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe y la Oficina Multipaís para el Caribe, ambas de la UNESCO, con sede en La Habana y Kingston, respectivamente.

ResiliArt, movimiento lanzado por la UNESCO, propone la realización de una serie de debates virtuales con profesionales destacados de la industria cultural y artistas, tanto establecidos como emergentes, buscando concienciar sobre el impacto de la pandemia en el sector cultural, así como sobre la importancia de las industrias culturales y creativas para el desarrollo económico y la cohesión social.

Músicos, artistas visuales, productores y emprendedores de las industrias creativas de Barbados, Cuba, Guyana, Haití, Jamaica, República Dominicana, Santa Lucía y Trinidad & Tobago intercambiaron sobre los retos que impone la Covid-19 al mundo de la creación, y en particular los desafíos que viven como artistas en el Caribe.

El debate fue moderado por la Directora de la Oficina de La Habana, Katherine Muller-Marin, y la Especialista del Programa de Cultura de dicha Oficina, Tatiana Villegas, quienes pusieron sobre la mesa interrogantes sobre el impacto de la pandemia y el consecuente aislamiento social en las industrias culturales y en la vida de los artistas como también las posibles oportunidades y espacios de crecimiento que se abren ante las condiciones actuales y que crearán nuevos patrones de interacción entre las personas.

También representando a la UNESCO se encontraban presentes la Directora de la Oficina en Puerto Príncipe, Pilar Álvarez-Laso, y el Especialista de Cultura de la Oficina de Kingston, Yuri Peshkov, quienes contribuyeron a consolidar la participación de los artistas de los países bajo sus respectivas oficinas y a hacer realidad este evento.

Los participantes abordaron un amplio número de asuntos esenciales, desde la necesidad de que los artistas contribuyan activamente a los procesos de toma de decisión en el diseño y la implementación de políticas, la importancia de mejorar el estatus de los profesionales de la cultura, hasta la necesidad de crear condiciones para apoyar a los artistas en todos los procesos de la creación como son la producción, la distribución y el acceso a bienes y servicios culturales. Se resaltó la importancia de potenciar la educación como un pilar para el futuro, en un contexto regional donde existen fuertes diferencias en el acceso a Internet y a las redes sociales, resaltando que este debería ser un derecho universal.

La solidaridad, pensada a través de la implementación de recursos colaborativos, emergió en más de una intervención. En ese sentido, explicaron cómo la nueva situación condiciona pensar el trabajo más allá de las fronteras y concebirlo con una perspectiva global, donde la conexión con los artistas que están en la diáspora es fundamental. “El futuro es ahora, ya lo estamos viviendo”, agregó uno de ellos, “hay que pensar ya cómo diseñar las futuras presentaciones en vivo, con el distanciamiento necesario, para resolver la necesidad de los artistas de interactuar con el público”.

Varios artistas explicaron cómo esta nueva situación les ha descubierto a nuevos públicos digitales y, en ese sentido, destacaron la necesidad de contar con el apoyo de las instituciones tanto públicas como privadas para una mayor apertura de los mercados internacionales a los productos culturales provenientes del Caribe.

Aunque la mayoría de los artistas han encontrado formas de continuar conectados con sus públicos habituales a través de los medios digitales, el debate puso de manifiesto la necesidad de encontrar mecanismos y nuevas fórmulas que permitan que los artistas reciban una remuneración por su trabajo en línea.

Otro de los temas que suscitó más debate fue hasta dónde el espacio digital es la respuesta a los cambios que genera la actual circunstancia. Al respecto, el colectivo South-South, hizo énfasis en la importancia de “pensar lo que es ser un ciudadano digital del Caribe”. Durante el debate los creadores fueron desde ese espacio global que condiciona el mundo digital, hasta los espacios más hacia el interior de los países y la relevancia de hacer alianzas con proyectos comunitarios, centros de formación e iniciativas privadas encaminadas a preservar la identidad de los pueblos caribeños.

El evento virtual, concluyó que la situación actual es análoga a otros momentos en que el arte ha sido fuertemente afectado por cataclismos de diversas naturalezas donde las respuestas que se generaron en cada momento fueron muestra de la resiliencia de la creación artística.

Panelistas

• Yosvany Terry, saxofonista y compositor que combina magistralmente los sonidos tradicionales de su Cuba natal. Profesor Titular y Director de Conjuntos de Jazz en el Departamento de Música de la Universidad de Harvard.

• Joël Widmaier, percusionista, fundador en 2007 de la Fundación Haití Jazz, Presidente del Festival Internacional de Jazz de Puerto Príncipe.

• Julia Castillo, reconocida artista plástica, directora del Centro Cultural Perelló en República Dominicana.

• Seretse Small, compositor y guitarrista, fundador y director de Avant Academy of Music en Jamaica.

• Andre Wood Vine, saxofonista de jazz, compositor y educador de Barbados. Más de 35 años tocando en escenarios en todo el Caribe, América del Norte y Europa.

• Barbara Cadet, vocalista, arreglista y compositora de Santa Lucía. Productora y arreglista musical del grupo Sisterhood.

• Dennis de Caires, artista plástico de Guyana. Combina las influencias de Europa y sus raíces caribeñas en composiciones coloridas y tiene un interés especial en la Educación Artística Terciaria en el Caribe.

• Jason Lindsay, promotor cultural y director gerente de Full Circle Animation Studio en Trinidad y Tobago.

• Eme Alfonso, es una de las principales voces de la escena musical en Cuba. Formó parte de la emblemática banda "Síntesis" pionera en la fusión de la música afrocubana con el rock y el jazz.

• Olayinka Jacobs-Bonnick, es una estratega del desarrollo cultural, a cargo de la innovación social y la transformación. Es la fundadora de la Red Sur-Sur y vicepresidenta de la Red de Abogacía para Mujeres Emprendedoras en el Caribe.