News

La UNESCO lanza el movimiento ResiliArt para artistas y profesionales de la cultura para hacer frente a la COVID-19

22/04/2020

El  pasado 15 de abril de 2020, Día Mundial del Arte, la UNESCO puso en marcha el movimiento mundial ResiliArt. Se inauguró con un debate virtual con ayuda de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC) y la colaboración de The Art Newspaper (edición francesa).

En tiempos tan inestables e inciertos como este, necesitamos mirar aquello que nos une - aquello que nos muestran un mundo en pleno movimiento- y por ello necesitamos a los artistas.

Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO

"En estos tiempos inestables e inciertos, necesitamos mirar las cosas que nos unen - las cosas que nos muestran el mundo en todas sus manifestaciones - y para ello necesitamos artistas", dijo Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, en la presentación del movimiento y el debate de ResiliArt.

ResiliArt tiene como objetivo reflejar el impacto que supone la pandemia de la COVID-19 en el sector cultural. A 14 de abril de 2020, las instituciones culturales están cerradas en 128 países y parcialmente cerradas en 32 países. La industria cinematográfica mundial ha registrado una pérdida de ingresos de 7.000 millones de dólares. La COVID-19 no es sólo una crisis sanitaria. Es también una nube oscura que afecta tanto a la música como a la cultura en general", dijo el compositor Jean-Michel Jarre, Embajador de Buena Voluntad de la UNESCO. También subrayó la necesidad de sensibilizar a la opinión pública sobre la situación de los artistas y creadores y de tomar medidas al respecto.

En este primer debate de ResiliArt se trataron cuestiones urgentes que afectan a los recursos de los profesionales de la cultura, así como de los derechos sociales y económicos de los artistas, la protección del derecho de autor, la digitalización de los contenidos y la libertad de expresión. La Directora General subrayó la necesidad de garantizar que estas cuestiones ocupen el lugar que merecen en los debates políticos y sociales que configurarán el mundo después de la crisis.

Si bien las consecuencias de la COVID-19 en las industrias creativas se han hecho evidentes, los panelistas observaron que las políticas y medidas para aliviar las consecuencias han tardado en llegar y subrayaron que el apoyo de los gobiernos a los artistas es esencial. "Todo el mundo habla de abrir la economía. Somos parte de la economía. El dinero que aportamos es significativo", dijo la cantautora Angélique Kidjo. "Tenemos que repensar cómo protegemos a los artistas. También tenemos que hacer campaña para que los países en desarrollo den un paso adelante y protejan a sus artistas". Además, la Ministra de Cultura de Croacia, Nina Obuljen-Koržinek, señaló que los retos a los que se enfrentan los gobiernos para responder a la crisis se han visto amplificados ante esta crisis sin precedentes. "De repente, en pocas semanas, ha cambiado radicalmente todo el entorno de creación de los artistas y para el cual, hemos tenido que poner en marcha medidas de apoyo.”

El deterioro de la condición del artista se planteó como una preocupación importante, y Jarre señaló que la situación "amenaza con enviar a generaciones de creadores a la pobreza". Según Deeyah Khan, creadora musical y directora de documentales, señaló que "los trabajadores de este sector no disfrutan, ni siquiera en circunstancias normales, del mismo nivel de protección y los mismos derechos que muchos trabajadores de otros sectores. Hoy en día somos aún más vulnerables, porque nuestras profesiones no son consideradas como necesarias". El debate concluyó reivindicando que la cultura y la creatividad no son un lujo, sino que precisamente son necesarias para la supervivencia de las sociedades.

Los panelistas señalaron que las consecuencias de la crisis se notarán mucho después de que esta termine, y pidieron que se proteja a los artistas y se les remunere justamente por su trabajo, tanto ahora como a largo plazo. Se destacó en particular la importancia del control y de la creación de una reglamentación más estricta en el marco del actual impulso de la digitalización cultural y de la gestión de plataformas de contenido cultural. El hecho de que se estén generando contenido en línea y que los artistas compartan su trabajo de forma gratuita también plantea problemas. "Paralelamente al ejemplo positivo de cómo los artistas están proporcionando apoyo a sus audiencias en este difícil momento con contenidos en línea, tenemos que enviar un mensaje de que la protección de los derechos de autor y la remuneración justa de los artistas que están creando arte deben estar en el centro del debate", dijo Obuljen-Koržinek. "No es la tecnología la que crea. El arte debe seguir siendo humano", añadió Kidjo.

El debate reflejó la necesidad de reimaginar el sector cultural a medida que se adapta a la nueva normalidad provocada por la crisis. Luis Puenzo, director y guionista de cine, habló de la industria cinematográfica y del aumento del papel de las plataformas de streaming. Muchos de sus colegas de la industria cinematográfica de América Latina han perdido sus medios de vida y están pidiendo soluciones creativas de empleo durante y después de la crisis: "Necesitamos mentes abiertas para reinventar y recrear nuestros empleos. Debemos creer que podemos seguir siendo artistas en otra realidad." Yasmina Khadra, escritora, subrayó la necesidad de crear nuevos lectores a través de la educación, y animó a los gobiernos a tomar medidas para animar a los jóvenes a leer: "Los libros salvarán el mundo y nos ayudarán a ser más humanos”

En el debate se subrayó la importancia de la solidaridad a favor de los artistas y creadores. Las medidas de distanciamiento social han afectado de manera desproporcionada a los sectores vulnerables de la sociedad, incluidos los artistas.

Durante las dos horas de duración, se expusieron un sinnúmero de opiniones, experiencias y regiones, y se enriqueció aún más con más de 600 comentarios y preguntas formulados por espectadores de todo el mundo, que ascendian a más de 1.100. ResiliArt es un movimiento ligado a los artistas, las instituciones culturales y los integrantes del sector de cultural. Se les animó a que inicien su propio intercambio de ResiliArt utilizando una guía institucional y una guía de participación que se pueden consultar en el sitio web de la UNESCO sobre ResiliArt.

Junto con el lanzamiento del movimiento ResiliArt, la UNESCO también lanzó un semanario "Culture & COVID-19": Impact and Response Tracker". En él se ofrece un panorama general de la situación en rápida evolución y el profundo impacto de la pandemia de COVID-19 en el sector de la cultura.