Tender puentes en lugar de levantar muros

11/10/2018

El número de personas que se desplazan en el mundo –voluntariamente o por haber sido expulsadas de sus hogares– es más elevado que nunca, las consecuencias de estos desplazamientos para la educación son enormes y requieren soluciones flexibles e innovadoras. Este es el  tema central de Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2019, publicación anual de la UNESCO, que lleva el título: Migración, Desplazamiento y Educación: tender puentes en lugar de levantar muros. Este informe analiza varias soluciones, probadas con más o menos éxito, y concluye con una serie de recomendaciones para los encargados de tomar decisiones que se ocupan de la cuestión.

La educación desempeña un papel directo o indirecto en la decisión que adoptan las personas de migrar y en la elección de su destino. Influye en su resiliencia, sus actitudes, sus aspiraciones, sus creencias y su sentimiento de pertenencia. Sin embargo, para muchas personas en movimiento, en especial para las personas desplazadas, los obstáculos administrativos o discriminatorios que enfrentan les impiden a menudo por completo el acceso a la educación, aun cuando esta pueda servir de refugio.

Este informe aboga por que se otorgue prioridad en los países de acogida a la educación de los migrantes y refugiados. La mayoría de los migrantes son individuos talentosos y motivados; muchos de ellos han debido superar importantes obstáculos en su intento por mejorar su suerte. Ampliar el acceso a una educación de calidad para las personas en movimiento es mejorar su vida.

Ignorar la educación en la respuesta al fenómeno de las migraciones equivale a no reconocer la capacidad de la educación para abordar la diversidad y promover la inclusión. Gracias a una formación eficaz de los docentes y a materiales pedagógicos adaptados, una buena educación puede aportar a las personas las competencias deseadas para integrar culturas diferentes y poner en tela de juicio sus propios estereotipos. La educación puede tender, por encima de sus diferencias, puentes entre las culturas, que tanto se necesitan, y preparar así el camino hacia un mundo más unido y más justo.

 

Vuelva al artículo: La educación para los migrantes: un derecho humano inalienable