Interview

Voces docentes: Sintonizando la escuela en el sur de Tucumán, Argentina

12/02/2021
04 - Quality Education
En la foto, un alumno de la Escuela Media de Taco Ralo en su taller de radio / #DiaMundialDeLaRadio

Taco Ralo es un pueblo de 6.000 habitantes al sur de Tucumán, en el noroeste de Argentina. Allí se desempeña la docente Valeria Josefina Ramos en una realidad con muchas necesidades, donde la mayoría de sus alumnos son de escasos recursos.

Valeria trabaja en la Escuela Media Taco Ralo, el único centro educativo secundario del pueblo. Brinda tres años de primaria, tres de secundaria y talleres en el turno de la noche. Los años de secundaria están orientados a la educación rural, a enseñar a los estudiantes a cómo producir alimentos, cuidar animales y todo lo relacionado con el campo.

Al igual que en el resto del mundo, la cotidianeidad educativa en Taco Ralo se vio trastocada con la llegada de la COVID-19. El pueblo y las localidades adyacentes cerraron por la pandemia, incluida la escuela.

En Taco Ralo no hay buen acceso a internet, pero hay una radio. Y en estos últimos meses la radio ha sido el motor de esta docente.

Vea donde se ubica Taco Ralo en Argentina

¿A qué dificultades se enfrentan los estudiantes y los docentes de su pueblo? 

En Taco Ralo no tenemos acceso a grandes posibilidades tecnológicas. Y nosotros como docentes tratamos de adaptarnos, de ayudar a los chicos, brindarles las herramientas, para que los jóvenes puedan, mínimamente, terminar el secundario y tener conocimientos para afrontar una futura familia. 

 

¿Cómo empezaron a usar la radio? 

Nosotros contamos con un equipo de radio que la escuela ganó en un concurso a nivel nacional. Nos instalaron la radio en la institución, pero por problemas de conectividad, ya que no contamos con los servicios de internet, no pudimos seguir funcionando. Y ante la situación de pandemia, junto con el directivo, la asesora pedagógica y yo como docente, buscamos la manera de que los chicos pudieran conectarse a la escuela.  

 

¿Por qué no utilizaron internet como en otros lugares? 

Acá los chicos en general no tienen teléfono. Por lo general hay un teléfono por familia y son tres, cuatro o cinco jóvenes que tienen que majear ese único teléfono. Entonces, pedimos a la comuna que nos prestara las instalaciones de la radio comunal. Así es como dos días a la semana voy al pueblo y hago un programa de radio destinado a distintas áreas por día. Para eso tengo que trasladarme 85 kilómetros de donde vivo hasta Taco Ralo. 

 

¿Cómo es una clase? 

Durante 2020 los días martes transmitíamos clases de Matemáticas, Lengua, Física y Química. Los jueves, Historia, Geografía, Biología y los talleres tecnológicos. El docente de cada asignatura me envía por medio de WhatsApp o correo electrónico las actividades y el concepto corto de su clase y yo los comento en la radio. Los chicos llaman a la radio o llegan a la puerta de la emisora y nos dan sus sugerencias o las actividades que están realizando y cuando el programa termina, yo envío todo eso al docente por mensajería o correo. De esa manera logramos que los chicos entiendan la temática, que participen y se comprometan.

Los chicos son los que organizan las tandas publicitarias con música para que todo no sea tan aburrido y así animar el programa. 

 

¿Qué dicen sus alumnos sobre esta modalidad? 

Les encanta porque es cómodo, todos tienen radio en casa y todos escuchan la radio de Taco Ralo. Entonces es más cómodo para ellos poner la radio de 15 a 17 horas y estar conectados con las actividades. Igual los docentes tratamos de enviar las actividades a nuestros alumnos, porque la idea es que este programa refuerce y explique lo que ha quedado pendiente.

 

¿Qué papel ha tenido la radio en la pandemia? 

He descubierto que la radio es un motor importante y un espacio definido en el área de lengua que es la que yo imparto. Pude descubrir jóvenes que tienen talentos muy grandes para la escritura, para la poesía, inclusive hemos descubierto alumnos con vocación de locutores a quienes no los habríamos descubierto en otras circunstancias, porque nuestra radio escolar está averiada. A los chicos les gusta estar comunicados, les gusta que los escuchen y la radio ha hecho que nos planteemos trabajar desde otra perspectiva en el 2021. 

 

¿Qué infraestructura les falta para mejorar este trabajo a distancia? 

La conectividad. Nos vendría muy bien tener conexiones de internet amplias, con gran alcance y poder tener la radio en la escuela, para así no tener que ir a otro lugar y que los chicos sean partícipes directos de una clase radial. Sería fabuloso tener esa conectividad que nos hace falta. 

Si nosotros tuviéramos internet, la difusión sería más grande, porque lamentablemente el programa tiene un alcance limitado y nosotros tenemos alumnos más allá y a ellos no llegamos. 

 

¿Qué habría sido de este periodo de pandemia sin la radio? 

Nos hubiera costado muchísimo comunicarnos. La situación habría sido más complicada, porque nuestros chicos no cuentan con los medios adecuados para estar conectados porque hay mucha desigualdad. No todos tienen las mismas posibilidades, los nuestros son alumnos pobres. 

 

¿Con qué sueña para el futuro en su comunidad? 

¡Ay!, con tantas cosas… Me encantaría que pudiéramos tener un edificio propio, porque tenemos uno compartido con el nivel primario y no siempre es fácil la convivencia. Me encantaría que pudiéramos estar más conectados, para así brindar a los chicos una mejor enseñanza, mostrarles que hay muchas cosas fuera de Taco Ralo, que hay lugares hermosos que pueden conocer a través de internet, que puedan acceder al saber. Y quisiera poder darles a todos una computadora, no a un grupo de cuatro o cinco, para que todos tengan las mismas posibilidades. 

Y me gustaría que pudiéramos tener nuestra radio escolar funcionando, para mostrar a toda la provincia cómo se trabaja en Taco Ralo. A veces siento que somos un pueblo olvidado, el último de Tucumán. Necesitamos que sepan que trabajamos mucho, que existimos, que estamos acá.