Shahida Hasnain (Pakistán) Samir Saha (Bangladesh) galardonados con el Premio UNESCO de Microbiología Carlos J. Finlay

carlos_finlay_prize.jpg

© Trinset/Shutterstock
17 octubre 2017

La profesora Shahida Hasnain, de Pakistán, y el doctor Samir Saha, de Bangladesh, son los ganadores del Premio UNESCO de Microbiología Carlos J. Finlay 2017. La entrega del galardón tendrá lugar el 6 de noviembre durante la 39ª reunión de la Conferencia General de la UNESCO, que reúne a los 195 Estados Miembros de la Organización desde el 30 de octubre hasta el 14 de noviembre.

Fundadora y Presidenta del Departamento de Microbiología y Genética Molecular de la Universidad de Punjab en Lahore (Pakistán), Shahida Hasnain ha recibido numerosas distinciones por su trabajo. El departamento de microbiología y de genética molecular que ella misma fundó es hoy reconocido como un centro de excelencia tanto por su equipo como por su experiencia.

Hasnain ha contribuido a avances significativos en el campo de la microbiología ambiental, agrícola y médica. Se especializa en los mecanismos de desintoxicación de metales pesados, los mecanismos de tolerancia al estrés salino y la morfogénesis bacteriana.

El doctor Samir Saha dirige el Departamento de Microbiología del Hospital Pediátrico Dhaka Shishu (Bangladesh). También es el Director Ejecutivo de la Fundación para la Investigación en Salud Infantil en Bangladesh. Investigador reconocido en la esfera de la pediatría, desempeñó un papel clave en la introducción en Bangladesh de vacunas contra dos bacterias que causan meningitis, lo que tuvo un impacto directo en la salud infantil de su país. También ha dirigido investigaciones sobre la resistencia al tratamiento de algunas enfermedades neumocócicas.

Un jurado internacional de expertos en microbiología recomendó estas dos candidaturas a la Directora General de la UNESCO, que los nombró ganadores.

El Premio Carlos J. Finlay para Microbiología tiene una dotación de 10.000 dólares que se reparten entre los dos premiados. Creado en 1977 por la UNESCO por iniciativa del gobierno de Cuba, recompensa a científicos cuyas investigaciones han aportado una destacada contribución a la microbiología y a sus aplicaciones.