News

Rostros detrás de las cifras: opciones laborales para población vulnerable

20/08/2020
01 - No Poverty

Artículo: Diario El Peruano 

 

Más de un millón y medio de mujeres son personas con discapacidad. Muchas de ellas, que trabajaban de manera independiente, fueron seriamente afectadas por la pandemia del covid-19. Para promover su inclusión laboral, las Naciones Unidas lanzan la campaña #TalentoConValor.

 

Las personas con discapacidad (pcd) son uno de los grupos de la sociedad más vulnerables por la pandemia del covid-19. Talía Salazar es una mujer de talla baja que tiene discapacidad visual. Vive en situación de pobreza en Villa María del Triunfo, en Lima Sur.

Ante la falta de empleo, se dedicaba a la venta de golosinas en las calles, pero con la emergencia sanitaria ya no puede contar con los ingresos diarios y debe pedir apoyo de sus hermanos para alimentarse y comprar sus artículos de higiene personal.

Talía no ha recibido ningún bono ni está empadronada en su municipalidad para la recepción de víveres.

 

Empresas que incumplen

Durante la actual emergencia sanitaria, muchas mujeres con discapacidad física han sido despedidas, a pesar del Decreto Legislativo Nº 1468, que establece disposiciones de prevención y protección para las personas con discapacidad.

A Mercy Vásquez, luego de trabajar cuatro años en una empresa de Pucallpa, la despidieron en plena pandemia. Su empleador no le permitió trabajar de manera remota.
“Soy madre soltera y mantengo a mi familia; muchas personas con discapacidad hemos sido despedidas sin que ninguna institución nos apoye”, cuenta Vásquez, quien integra la Fraternidad de Personas Enfermas y con Discapacidad (Frater).

 

© UNESCO

La difícil independencia

Según data del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), en el Perú más de un millón y medio de pcd son mujeres. Ante la falta de empleo y el acceso a la educación, la mayoría de ellas trabaja como independiente.

La presidenta de la Comisión de Damas Invidentes del Perú (Codip), Luzmila Muro, dice que las necesidades de las personas con discapacidad no han sido atendidas por muchos gobiernos; ello ha provocado el grave impacto de la pandemia del covid-19 en el derecho al empleo de las mujeres con discapacidad.

“Muchas mujeres con discapacidad se dedican al comercio ambulatorio, trabajan como fisioterapeutas y en otros labores independientes, y ahora no lo pueden hacer. Si antes era complicado desplazarse, ahora con el virus es peor”.

 

Un llamado a la acción

Las organizaciones Frater y Codip se han integrado en el proyecto ‘Impulsando el derecho de las mujeres con discapacidad a una vida libre de violencia y discriminación en el Perú’, en el que brindan un espacio de empoderamiento a las mujeres “fraternistas” de Puno, Arequipa, Ayacucho, Lima, Cusco y Piura en temas de violencia de género y discapacidad.

Ellas demandan que se cumpla con la cuota laboral del 5% en el sector público y el 3% en el sector privado para personas con discapacidad. Señalan que tampoco se atienden los ajustes razonables a fin de que los empleadores faciliten el teletrabajo para los trabajadores con discapacidad.

© UNESCO

En respuesta a ello, el Programa Conjunto de Acceso al Empleo Decente para Personas con Discapacidad del Sistema de Naciones Unidas expresa su misión en pro de las pcd buscando un trabajo conjunto destinado a promover el empleo para las personas con discapacidad.

“El gobierno local conoce quiénes son, dónde están y qué necesidades tienen. El Gobierno central, en su eje articulador, y como competencia del Ministerio de Trabajo, tiene la capacidad de hacer las intermediaciones, de ser el nexo con las empresas. Hay una gran oportunidad de cambio, de hacer un trabajo articulado entre el Gobierno central y el gobierno local, a fin de que las personas con discapacidad puedan acceder y ejercer su derecho a un trabajo decente”, señaló la entidad.

 

Sobre la campaña

Ante la coyuntura, el Programa Conjunto de Acceso al Empleo Decente para Personas con Discapacidad del Sistema de Naciones Unidas, en el que participan el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la OIT y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y Cultura (Unesco), ha lanzado la campaña “Talento con valor”, que busca sensibilizar, informar y destacar de manera positiva los talentos y habilidades de las personas con discapacidad.

A ella se suman artistas y líderes de opinión para mostrar su apoyo a las pcd. Se invita al público a ser parte del #TalentoConValor.

Esto debido a que la situación de las pcd en este contexto de pandemia es muy compleja. Mucha de esta población, por el alto riesgo de vulnerabilidad, se encuentra en suspensión o con licencia sin goce de haber; si bien existen opciones de trabajo remoto, un alto porcentaje carece de acceso a internet o a equipos con las características técnicas necesarias.

© UNESCO

Oportunidad de cambio

Claudia Otiniano, vocera del programa conjunto, considera que este contexto puede ser una oportunidad. “Como país se puede generar un cambio y llevar nuestra mirada hacia esta población vulnerable. Encontrar la forma de brindarle las herramientas, tips, para que puedan tener mejores habilidades en cuanto al manejo de internet, computación, poder manejar equipos a los que no están normalmente acostumbrados; y así darles la oportunidad de realizar un trabajo remoto o reintegrarse a sus trabajos, enseñándoles las medidas de seguridad por tomar en caso de un trabajo presencial”.

 

Data internacional

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que la exclusión de las pcd al mundo laboral trae pérdidas a los países en desarrollo, entre 3% y 7% de su producto bruto interno. Al respecto, el Banco Mundial explica que incluir laboralmente a las personas con discapacidad genera costos que se compensan por los beneficios financieros que a largo plazo impactan positivamente en los individuos y la sociedad en su conjunto.

Las organizaciones demandan que se cumpla con la cuota laboral del 5% en el sector público y el 3% en el sector privado para personas con discapacidad.