Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

La República de Corea pone de relieve el poder transformador de la educación de las niñas

12 abril 2019

“Las adolescentes me dicen ahora que no son tan niñas para dirigir, que no son tan niñas como para no promover el cambio”, afirmó Bonita Sharma, campeona de la UNESCO en Nepal, con motivo de un evento titulado No dejar que ninguna niña quede rezagada, organizado en la UNESCO sobre la educación de las niñas y que contó con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Corea y de la Comisión Nacional de Corea ante la UNESCO.

Aunque se han alcanzado importantes logros en el ámbito de la paridad de sexos en la educación, la escuela sigue siendo en muchos contextos una trayectoria difícil para las niñas, en particular para las adolescentes que deben hacer frente a desafíos que tienen un impacto significativo en sus oportunidades educativas: matrimonios precoces, exposición a la violencia y carencia de servicios sanitarios en las escuelas adaptados a la higiene menstrual.

El evento puso de relieve la importancia de invertir de diferentes maneras en la educación de las niñas mediante una acción transectorial, la implicación de la comunidad y de los jóvenes, la formulación de políticas y la colaboración entre asociados.

“Centramos nuestros esfuerzos en mejorar las políticas y los datos, así como en el reforzamiento del empoderamiento de las niñas y las mujeres mediante la educación”, declaró Stefania Giannini, Subdirectora General de Educación de la UNESCO, al compartir la visión de la UNESCO con miras a acelerar su compromiso en favor de la educación de las niñas y las mujeres.

Al intervenir en nombre del Ministerio de Educación Nacional de Malí, Lalla El Oumrany subrayó la importancia de la acción transectorial con miras a abordar los desafíos a los que hacen frente las adolescentes. Se trata de uno de los componentes básicos de la labor que lleva a cabo la UNESCO en Malí, que aúna la educación, la salud, el género, a las jóvenes y a los sectores laborales con el objetivo de facilitar una transición en buenas condiciones de salud de las niñas hacia la edad adulta gracias a una educación de calidad.

“Aunque el periodo de la adolescencia resulta importante, también es importante reconocer que el proceso de socialización de las niñas y los niños comienza en los primeros años de su educación y que esto influye en sus sueños y en el futuro que imaginan para ellos”, precisó Justine Sass, de la UNESCO.

“La educación de las niñas debería ser una prioridad nacional, más que una prioridad educativa”, indicó Pauline Rose, profesora de la Universidad de Cambridge, que abogó por la inversión en los diferentes enfoques sensibles a las cuestiones de género a partir de los primeros años de educación, cuanto más que, según datos arrojados por las investigaciones, las niñas más pobres no reciben más de 5 años de enseñanza.

La República de Corea, cuyo crecimiento económico después de la guerra de Corea se ha basado en la reconstrucción rápida de su sistema educativo, es consciente del poder transformador de la educación. “El gobierno coreano reafirma su profundo compromiso en favor de la igualdad entre los sexos en la educación para que ninguna niña quede rezagada”, afirmó Seok-in Hong, del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea.

“La educación de las niñas es una cuestión de suma importancia para nosotros”, afirmó Heekyung Jo Min, del CJ CheilJedang. “Centramos nuestros esfuerzos en sacar provecho de nuestras plataformas con miras a sensibilizar a nuestra clientela integrada fundamentalmente de niñas y mujeres.” Asociado desde hace mucho tiempo a la UNESCO, CJ ha llegado a dos mil doscientos millones de personas el año pasado, gracias a un único concierto, así como a muchas otras personas por conducto de sus plataformas de entretenimiento y medios de comunicación. 

Organizada en paralelo a la 206a sesión del Consejo Ejecutivo, la mesa redonda congregó a 150 partes interesadas, fundamentalmente a asociados, donantes, organizaciones de la sociedad civil, del sector privado, representantes gubernamentales y a Bonita, una mujer joven y promotora del cambio en el seno de un proyecto de la UNESCO en Nepal. Este evento puede ser considerado como particularmente oportuno, ya que la UNESCO tiene previsto presentar en julio próximo una visión revisada de su compromiso en materia de la educación de las niñas. 

La República de Corea ha sido un asociado permanente de la UNESCO, apoyando en particular proyectos relativos a la educación de las niñas en las regiones de Asia y el Pacífico, y de África. Entre sus contribuciones figuran también las de CJ al Fondo Malala de la UNESCO para el derecho de las niñas a recibir educación y a la Agencia de Cooperación Internacional de Corea en el marco del Programa conjunto Empoderar a las adolescentes y a las mujeres jóvenes mediante la educación.