Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

De refugiado a empresario: Cómo una beca de la UNESCO ha ayudado a un sirio en Jordania

28 noviembre 2019

Saif sirve el café en su próspero Café Luminus

La aventura de Saif Al-Shraraa comenzó cuando él y su esposa se refugiaron en Jordania en 2013. La pareja alquiló el apartamento modesto de un amigo en Irbid y en tres días Saif encontró trabajo en una cafetería local.

Saif comenzó a explorar las vías posibles para continuar sus estudios en Jordania. En la República Árabe Siria, Saif había obtenido exitosamente su Tawjini (Diploma de Estudios Secundarios) pero no continuó sus estudios. Saif oyó hablar de las becas que proponían a los refugiados sirios y a los jóvenes jordanos vulnerables. 

Apoyándose en el Plan de Respuesta del Gobierno de Jordania a la Crisis Siria, la Oficina Regional de la UNESCO en Ammán, gracias a la generosa financiación del Gobierno de la República de Corea y en colaboración con el Luminus Technical University College, ha puesto en marcha el proyecto “Proporcionar EFTP a los jóvenes jordanos vulnerables y refugiados sirios”.

En el marco de este proyecto, la UNESCO ayuda a los jóvenes a recibir programas de formación de calidad con miras a crear oportunidades de empleo. El proyecto se ajusta plenamente a la Agenda de Desarrollo Sostenible de aquí a 2030 y, en particular, al Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 que se centra en garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos. 

Saif presentó su candidatura para el programa de BTEC de tercer grado de ingeniería civil en el LUMINUS Technical University College. Comenzó sus estudios en 2015 y obtuvo su diploma al año siguiente.

“Durante el día, cuando no asistía a los cursos, trabajaba en el café, y por las noches podía estudiar en casa. Después de obtener el diploma de ingeniería civil, me interesé en el programa de gestión empresarial. Solicité esta beca y me aceptaron”.

El café en donde Said trabajaba fue puesto en venta. Saif vio una oportunidad para realizar su sueño: con su hermano contactó al dueño del café y reunieron todo el dinero que habían ahorrado. El dueño aceptó la oferta y los dos hermanos no tardaron en hacer suyo el lugar.

“Emprendimos una importante renovación con miras a hacer del café un sitio más abierto y convivial. Para honrar el lugar en el que estudié decidimos bautizarlo como Café ‘Luminus’”

Saif añadió que a algunos miembros de la comunidad les costó trabajo aceptar que el café fuera vendido a unos sirios y expresaron su resentimiento. “Tuvimos que superar este comportamiento y perdimos a algunos de los antiguos clientes. En el proceso también ganamos otros nuevos. Antes, el café era frecuentado principalmente por hombres, y ahora las mujeres se sienten a gusto y disfrutan también del sitio”.  

Hubo un periodo de transición y ajustes, pero hoy en día el café es un negocio próspero. “Mi esposa me ha apoyado mucho. Es como si ella se ocupara de la publicidad del café, recomendándolo a sus amistades que, a su vez, se lo comentan a otras personas. Hemos comenzado también un programa de fidelidad, que ofrece descuentos a los clientes que regresan”. En estos momentos, Saif apoya a su esposa que comienza sus estudios universitarios.  

Aunque Saif y su familia forman parte ahora de su nueva comunidad, tiene gratos recuerdos de Siria. “Toda persona que se ha visto forzada a abandonar su hogar sueña con regresar en algún momento. Si algún día regresara a Siria, me gustaría abrir allí el mismo tipo de café. 

Saif se ha beneficiado de una de las 250 becas ofrecidas a los refugiados sirios y jordanos en situación de vulnerabilidad en el marco de este proyecto, que apoya el acceso de los jóvenes a una educación posbásica de calidad y reconocida. La mayoría de los estudiantes matriculados en los programas de la BTEC propuestos no han logrado aprobar el Tawjihi, que no es un requisito de admisión.

Durante sus estudios, Saif se benefició de la parte del programa de formación sobre competencias empresariales, y utiliza estas competencias en su trabajo actual. Se siente feliz por haber adquirido las aptitudes necesarias para el empleo mediante este programa financiado por Corea, y subraya que se siente más seguro en las cuestiones sobre gestión de beneficios y reducción de pérdidas. También siente que ha aprendido mucho sobre dirección empresarial, una competencia que reforzará su resiliencia y garantizará a la larga su éxito.