Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

¿De qué trata el Convenio Mundial sobre la Educación Superior?

07 noviembre 2019

Imagínese un mundo en el que los estudiantes pueden moverse con facilidad por todo el planeta y continuar sus estudios sin tropezar con ningún obstáculo. Es probable que estemos a un paso de lograrlo. En noviembre de 2019, se presentará a la Conferencia General de la UNESCO el proyecto del futuro Convenio mundial sobre reconocimiento de cualificaciones relativas a la Educación Superior para su aprobación. Una vez aprobado, el Convenio Mundial será el primer instrumento jurídicamente vinculante de las Naciones Unidas sobre cuestiones relativas a la educación superior. Pero, ¿de qué trata realmente este Convenio Mundial?  

¿De qué trata el Convenio Mundial?

El Convenio Mundial sobre reconocimiento de cualificaciones relativas a la educación superior será un acuerdo vinculante que engrosará la lista de convenios de la UNESCO, como son los convenios culturales y las convenciones internacionales contra el dopaje en el deporte.

Para las Naciones Unidas el Convenio Mundial será el primer instrumento sobre la educación superior con alcance mundial, y complementará las cinco convenciones regionales de la UNESCO sobre el reconocimiento de títulos y diplomas de la educación superior.

El Convenio Mundial, que se ha basado en las convenciones regionales existentes, establecerá un marco para el reconocimiento justo, transparente y no discriminatorio de las cualificaciones relativas a la educación superior. Lo novedoso de este Convenio Mundial es que está abierto a la movilidad universitaria interregional y que establece principios universales con miras a facilitar las prácticas de reconocimiento de cualificaciones.   

Este Convenio quedará abierto bajo determinadas condiciones a los países que deseen suscribirlo.

¿Cuáles son las ventajas del futuro Convenio y cómo ayudará a los estudiantes?

Hoy en día, más de 4 millones de estudiantes cursan estudios fuera de sus países de origen y se estima que de aquí a 2020 unos 8 millones de estudiantes estudiarán en el extranjero. El Convenio Mundial ha sido elaborado para facilitar la movilidad universitaria interregional. Asimismo, beneficiará fundamentalmente a quienes buscan que sus títulos y diplomas sean reconocidos fuera de sus regiones de origen ya sea para acceder a la educación superior o para poder continuar sus estudios.   

Por ejemplo, para los estudiantes será más fácil lograr el reconocimiento de su diploma de segundo ciclo de enseñanza en otras regiones para continuar sus estudios. Asimismo, el Convenio facilitará el proceso para que cualquier estudiante que desee completar su carrera en otro país pueda hacerlo sin perder los beneficios ya obtenidos en otra parte.    

El Convenio Mundial también proporciona diferentes plataformas para que las autoridades nacionales puedan colaborar más allá de las fronteras y regiones, y desarrollar mejores prácticas y herramientas de reconocimiento de cualificaciones en el ámbito de la educación superior.

¿Qué papel desempeña exactamente la UNESCO?

La UNESCO sirve de plataforma al debate internacional sobre el reconocimiento de las cualificaciones relativas a la educación superior y la promoción de la movilidad universitaria. Al ser la UNESCO la única organización de las Naciones Unidas con un mandato en la esfera de la educación superior, el nuevo Convenio es parte del apoyo técnico que la Organización proporciona en el examen de las estrategias y políticas relativas a la educación superior en los países que lo suscribieron. El objetivo de este apoyo es mejorar el acceso equitativo a la educación superior y facilitar la movilidad y la responsabilidad.

La UNESCO hará oficio de secretaría del mecanismo aún por determinar para garantizar y dar seguimiento a la aplicación del texto del Convenio (“Conferencia Intergubernamental de las Partes”). El órgano del mecanismo de aplicación se reunirá cada dos años y proporcionará orientaciones (recomendaciones, directivas e intercambios de prácticas idóneas) a cada país signatario del Convenio (“Estado Parte”) ya que deberá cumplir con las obligaciones establecidas por el texto.   

¿Cómo el Convenio contribuirá a lograr sistemas de educación superior más inclusivos?

Para los países que han suscrito jurídicamente el texto del Convenio, el Convenio Mundial se convertirá en un potente instrumento de prevención de la fuga de talentos, ya que estos países se han comprometido a poner en marcha los mecanismos para facilitar el reconocimiento de los títulos obtenidos o de los estudios realizados en el extranjero.   

El Convenio servirá también de apoyo para que los migrantes puedan acceder a la educación superior en sus nuevos países de acogida, ya que obligará a poner en marcha los mecanismos para facilitar el reconocimiento de los títulos y diplomas de los refugiados que no pueden proporcionar ningún documento que pruebe las cualificaciones que ya ha alcanzado. La UNESCO ha lanzado un Pasaporte de Cualificaciones para facilitar la movilidad de los refugiados con cualificaciones. El concepto de Pasaporte de Cualificaciones se está probando actualmente en Zambia.

¿Cuál ha sido el proceso de elaboración del nuevo Convenio Mundial?

La idea de un Convenio Mundial figura en la agenda de la UNESCO desde hace mucho tiempo. El proceso formal se inició en 2011 después de que un estudio de viabilidad subrayó la necesidad urgente de un Convenio Mundial que respondiera a la necesidad de mejorar el reconocimiento de las cualificaciones extranjeras en todo el mundo. Para eso, la UNESCO creó en 2016 un comité de redacción integrado por especialistas de todas las regiones del mundo que terminó la redacción del anteproyecto en junio de 2017.  

La ronda de consultas con los Estados Miembros para que presentaran sus observaciones sobre el antreproyecto se llevó a cabo entre 2017 y 2018. Luego, la UNESCO presentó una versión revisada del texto para que fuera debatida durante dos reuniones intergubernamentales que tuvieron lugar en diciembre de 2018 y en marzo de 2019.

Durante la reunión de marzo, más de 260 especialistas técnicos y jurídicos de unos 150 Estados Miembros aprobaron el proyecto que será presentado durante la 40a reunión de la Conferencia General en noviembre de 2019 para su aprobación final.