¿Qué hace que un aula sea buena? Nuevos datos del IEU sobre las condiciones escolares

13 marzo 2019

good-classroom-c-gpe_stephan_bachenheimer.jpg

© GPE/Stephan Bachenheimer

Datos recientes del Instituto de Estadística de la UNESCO (IEU) revelan graves disparidades en cuanto a las condiciones escolares a las que deben hacer frente niños y docentes – desde el acceso a la electricidad, al agua potable salubre y los servicios sanitarios individuales separados por sexo hasta el acceso a Internet y a las computadoras.

Las condiciones de las aulas son fundamentales si se quiere proporcionar una educación de buena calidad a todos los alumnos. Para los niños que deben hacer un esfuerzo para matricularse en la escuela debido, por ejemplo, a las condiciones de pobreza en que viven o a la discriminación por motivo de género o discapacidad, el estado deficiente de la escuela puede minar aún más sus posibilidades de recibir una educación de buena calidad. 

¿Qué analizan estos nuevos datos?

Los datos proporcionados por el IEU revelan graves disparidades de condiciones en la educación primaria que, por otra parte, arrojan luz sobre la crisis global del aprendizaje que afecta a 617 millones de niños y adolescentes, es decir a seis de cada diez niños. Los datos citados a continuación corresponden a las escuelas de enseñanza primaria en 2017 (a menos que se indique lo contrario). Los ámbitos que abarcan son:

  1. Electricidad
  2. Internet
  3. Computadoras
  4. Infraestructuras y materiales adaptados para alumnos con discapacidad
  5. Agua potable salubre
  6. Servicios sanitarios individuales separados por sexo
  7. Instalaciones básicas para lavarse las manos

¿Cuántas escuelas primarias disponen de electricidad?

La electricidad es un elemento de primera necesidad para cualquier escuela. En promedio el 69% de las escuelas primarias del mundo dispone de electricidad, una cifra que disminuye hasta un 34% en los países menos desarrollados. En el plano regional, en el África subsahariana el acceso es más limitado, y alcanza solo el 35%.  En esta región las tasas de acceso más bajas las encontramos en Níger y Sierra Leona, donde el 5% y 4% respectivamente de las escuelas recibe servicio eléctrico.

¿Cuál es la situación del acceso a Internet en las escuelas primarias?

El acceso a Internet en las escuelas primarias en todo el mundo se sitúa por encima del 46% o algo más (2016), y el porcentaje disminuye hasta un 16% en los países menos desarrollados, en claro contraste con la cifra promedio para América del Norte que es superior al 99%. Las tasas más bajas las encontramos en Myanmar (0,2%) y Sierra Leona (0,3%). Los datos revelan también grandes disparidades entre países vecinos, como es el caso de Kirguistán con un promedio aproximado del 42% en comparación con Uzbekistán, con un 90%. 

¿Cuántos estudiantes tienen acceso a las computadoras en la escuela?

El porcentaje mundial es del 48% pero esta cifra esconde una brecha digital cada vez más amplia a escala mundial, con poblaciones infantiles enteras privadas de dispositivos que no solo son esenciales, sino que también pueden considerarse ya como algo corriente. En los países menos desarrollados el porcentaje se reduce a algo más del 23% con respecto a América del Norte y Europa donde alcanza un 98%. Una vez más, Myanmar tiene un acceso muy limitado o ninguno a las computadoras (1%) y Níger también debe hacer frente a grandes dificultades (con un poco más del 2%).

¿Cuántas escuelas primarias disponen de estructuras adaptadas para discapacitados?

En términos generales las adaptaciones son limitadas. Las tasas varían considerablemente entre unos 40 países sobre los que existen datos. En algunos países como Burkina Faso, Islas Cook, Liberia, Sierra Leona y Zambia menos del 5% de las escuelas están equipadas con instalaciones adaptadas para niños discapacitados. Las tasas se sitúan entre el 17% y 30% para el caso de El Salvador, Letonia, Islas Marshall, Marruecos, Perú y Rwanda, mientras que en Finlandia las políticas sólidas aplicadas han permitido alcanzar una tasa del 100%.  

¿Cuántos alumnos tienen acceso al agua potable salubre?

Mientras muchos países han proporcionado informes de datos que revelan una tasa del 100%, el promedio mundial alcanza un 79%, una cifra que contrasta con el promedio mucho más bajo en los países menos desarrollados (59%) y los países del África subsahariana (44% en 2016).

¿Cuál es la situación de los aseos individuales separados por sexo?

Los servicios sanitarios individuales separados por sexo pueden desempeñar una función clave en la creación de entornos escolares seguros y favorables, en particular para las niñas. El promedio general de escuelas primarias que disponen de servicios sanitarios individuales separados por sexo es de un 82% aproximadamente, alcanzando el 57% en los países menos desarrollados. Un examen más detallado de las cifras por cada país revela un porcentaje mayor en países en desarrollo, tales como Azerbaiyán, Cabo Verde, Djibuti, Gambia, Ghana, India, Jamaica, Malasia, Mauricio, Marruecos, Mozambique, Rwuanda, Samoa y Sri Lanka – todos con un 80% o más de escuelas equipadas con servicios sanitarios individuales separados por sexo. Pero no es la de otros lugares como Eritrea (27%) y Senegal (9%). 

¿Cuántos estudiantes disponen de lavabos en la escuela?

Los aseos son vitales para la salud de los educandos, al igual que para los docentes. Los datos revelan grandes disparidades: a escala mundial el 66% de las escuelas primarias tienen instalaciones básicas para lavarse las manos, pero el porcentaje para los países en desarrollo es de un 43% y las tasas son mucho más bajas en algunos países, como en Afganistán (4%) y Eritrea (3%).
 

Acerca de la base de datos mundiales sobre educación del IEU

La base de datos mundial sobre educación del IEU es el banco estadístico más amplio del mundo en materia de educación. Y esa base se amplía continuamente. Recientemente, se han añadido nuevos niveles de información por países con miras a proporcionar un panorama más completo y fiable de la situación de la educación de los niños, jóvenes y adultos en el mundo. Los datos actualizados abarcan a todos nuestros indicadores – desde la educación preprimaria a la terciaria – y, por supuesto, los indicadores mundiales y temáticos utilizados para dar seguimiento a los avances alcanzados en la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 (ODS 4).   

Con esta nueva base de datos, el IEU pretende garantizar que todos los asociados de la UNESCO – incluidos los países, los donantes, las agencias de las Naciones Unidas, los grupos de la sociedad civil y los ciudadanos comprometidos – tengan acceso a los datos disponibles más recientes con miras a orientar mejor sus políticas y recursos a fin de llegar a todos los niños. Se trata de algo particularmente oportuno de cara al año en que los logros en la consecución del ODS 4 serán sometidos a un examen minucioso durante el próximo Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible, en julio de 2019.