Qué hace el personal de la UNESCO para defender el derecho a la educación en el terreno – Parte 2

05 noviembre 2018

La Sra. Morohashi con niños en Haití. © UNESCO

En la segunda parte de nuestra serie de testimonios de la campaña sobre el #DerechoalaEducación de la UNESCO, conozca al personal de la Organización y descubra sus experiencias en diferentes regiones del mundo sobre los éxitos y los desafíos para hacer del derecho a la educación de calidad una realidad para todos.

Sra. Jun Morohashi, jefa de la oficina ejecutiva y coordinadora regional del programa, UNESCO Bangkok y Sra. Geneviève Dallemand-Pierre, responsable del programa de educación, UNESCO Puerto Príncipe (Haití)

“En 2015, la UNESCO, en estrecha colaboración con el Ministerio de Educación Nacional de Haití y el ACNUDH, dirigió un estudio sobre la situación del derecho a una educación de calidad en Haití.

En Haití, el derecho a una educación de calidad constituye la base de las políticas y prácticas del país en materia de educación. A pesar de los desafíos constantes ocasionados por una serie de catástrofes naturales recientes, las autoridades han llevado a cabo grandes esfuerzos para mejorar la calidad de la educación mediante una revisión de las políticas pedagógicas, del entorno de aprendizaje de los   alumnos en términos de seguridad, salud y nutrición, del reforzamiento del aprendizaje en lengua materna, etc.

La UNESCO ha apoyado siempre estos esfuerzos. También hemos venido aquí para informarnos acerca de las iniciativas muy alentadoras que llevan a cabo los docentes y los educadores individuales que intentan brindar un mayor apoyo a los niños y jóvenes vulnerables. No obstante, perduran múltiples desafíos en cuanto a garantizar el derecho a una educación de calidad para todos los educandos. En muchas comunidades pobres, los costos de la matrícula, el comedor y el transporte son parte de los obstáculos que impiden que los niños asistan a la escuela. Los embarazos de las adolescentes también constituyen un obstáculo que impide que las niñas asistan a la escuela. La cantidad de jóvenes en situación de abandono y de bajo nivel de rendimientos reales siguen siendo preocupaciones de primer orden.

La calidad de los docentes, fundamentalmente la de sus condiciones de trabajo, es otra de las cuestiones de importancia capital. Se espera la próxima creación de una nueva política en materia de formación de los docentes. Las políticas idóneas ya existen, pero el proceso de aplicación requiere un esfuerzo más enfocado y que se tomen en cuenta las desigualdades entre las provincias con miras a afianzar la gobernanza del sector educativo en la totalidad del país. Los asociados internacionales para el desarrollo realizan esfuerzos a través del grupo del sector educativo, para coordinar sus intervenciones a fin de apoyar al Ministerio de Educación.

La UNESCO, en colaboración con UNICEF, trabaja como interlocutor del Gobierno ante el sector      educativo, y nuestro mandato legal goza de todo el respeto, algo que contribuye, sin dudas, a los     esfuerzos del país en aras de que el derecho a una educación de calidad se convierta en una realidad para todos.”

Sr. Paolo Fontani, Director de la Oficina de enlace de la UNESCO en Bruselas

El Sr. Fontani, celebra el Día de la ONU con estudiantes en una escuela secundaria en Bruselas (octubre de 2018) © UNESCO

“Garantizar el derecho y acceso a una educación de calidad está en el foco del trabajo efectuado en el terreno por la UNESCO y nuestra manera de actuar varía en dependencia de las regiones del mundo. Nuestro objetivo es reforzar la capacidad de las administraciones nacionales y locales para brindar una educación de calidad para todos.

En Afganistán, conjuntamente con el Ministerio de Educación y el apoyo de las comunidades locales, hemos proporcionado, en el marco de los programas educativos de la segunda oportunidad, cursos de lectoescritura y aritmética a más de un millón de personas que viven en situaciones complejas. Más del 70% de los beneficiarios son mujeres.

En Brasil, cooperamos desde hace años con el Ministerio de Educación y cada vez más a menudo con los diferentes Estados y municipalidades para mejorar la calidad de la educación y los logros de este sector.

En el Caribe, trabajamos codo a codo con el UNICEF y la Comunidad del Caribe (CARICOM) para mejorar las políticas educativas en el ámbito de la primera infancia, con el objetivo de hacerlas más inclusivas y mejorar la calidad del suministro. El acceso a la educación preescolar, en la que se puede estimular a los niños a través del juego o del estudio, sigue siendo un desafío para las comunidades desfavorecidas y vulnerables que más la necesitan.

En muchos lugares en general, uno de los obstáculos principales sigue siendo la imposibilidad física de desplazarse de manera segura y accesible al lugar en que se imparte la educación. Las guerras y los conflictos constituyen todavía las razones fundamentales de esta dificultad.

Otro problema es el que guarda relación con la calidad, sobre todo cuando se trata de los logros del aprendizaje en los niveles de enseñanza primaria y secundaria. En efecto, los niños asisten a la escuela, pero debido a la mala calidad de la educación no aprenden realmente. Esto termina convirtiéndose en un problema al llegar los jóvenes al mercado laboral y darse cuenta, entonces, de que no poseen las competencias requeridas. Garantizar una educación de calidad a las generaciones futuras es un reto importante y constituye una prioridad.”

 

Del 15 al 18 de octubre, la UNESCO lleva a cabo una campaña digital sobre el #DerechoalaEducación para conmemorar el 70° aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Únase aquí.