Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

Pruebas, dificultades y triunfos de la trayectoria educativa de una madre adolescente en Jamaica

23 abril 2019

adolescent_mothers_jamaica.jpg

© WCJF/Stacy Ann Subani

Un embarazo a los 16 años ha sido la prueba más difícil que Stacy Ann Subani ha tenido que superar en toda su vida.

“Cuando mi familia se enteró de que estaba embarazada se sintió muy decepcionada”, dijo Stacy Ann. “Mi madre no aceptaba la idea de un aborto, y por eso durante algún tiempo no supe lo que debía hacer.” Esta joven activista tan dinámica había perdido todas las esperanzas.  

En Jamaica no se autoriza a las niñas y mujeres jóvenes embarazadas a continuar sus estudios en el sistema de educación formal. Con cuatro meses de embarazo, Stacy Ann vio como sus compañeras seguían asistiendo a la escuela mientras que ella tuvo que quedarse en casa todo el tiempo que duró su embarazo.

“Cuando una niña queda embarazada durante su adolescencia, todos esperan que abandone la escuela, que tenga otros hijos, y que el sistema de seguridad social lo costee todo”, explicó. “Yo no quería ser como estas niñas.”

“Mi tía y mi hermana mayor me hablaron del Centro para Mujeres y me convencieron para que me inscribiera en él.” Fue cuando se inscribió en el Programa para madres adolescentes del Centro para Mujeres de la Fundación de Jamaica (WCJF) que para Stacy Ann aumentaron las posibilidades de superar las expectativas de la sociedad.

El WCJF proporciona a las adolescentes embarazadas como Stacy Ann y a las madres jóvenes que han tenido que abandonar la escuela sesiones de formación continua, de consejos y de desarrollo personal.

El WCJF proporcionó a Stacy Ann una segunda oportunidad de educación. Desbordante de alegría, Stacy Ann afirmó que el Centro para Mujeres le había cambiado la vida. Y considera que toda la educación recibida se la debe al Centro para Mujeres, incluido lo que aprendió, algo que le permitió liberarse con los estigmas relacionados con el embarazo durante la adolescencia.

“Regresar a la escuela ordinaria fue muy difícil. Los alumnos no sabían que había estado embarazada y contaban muchas cosas malvadas sobre mí. Pero recordé que la consejera del WCJF nos había incitado a que no nos colocáramos en la situación de las víctimas sino en la de las triunfadoras, y que utilizáramos la educación para crear oportunidades para nuestros hijos.”

“También recordé el caso de algunas ex alumnas que habían logrado reintegrarse y habían vuelto [al WCJF] para contar sus experiencias de madres adolescentes. Cada vez que sentía ganas de renunciar, recordaba que ellas se habían visto confrontadas a la misma situación que yo y que habían salido airosas de esta experiencia”, indicó.

Muchas de las participantes en el Programa aprendieron a sacar provecho de su experiencia en el WCJF. Lograron terminar sus estudios y se convirtieron, una en docente de matemáticas, otra en personal técnico de la salud y otra en fundadora de una escuela, entre otras profesiones. El Centro para Mujeres permitió a estas mujeres una mejor vida, tanto para ellas como para sus hijos, gracias a las formación continua.

Después de realizar sus estudios en el Centro para Mujeres, Stacy Ann se inscribió en el Instituto Técnico José Martí. En él terminó sus estudios y obtuvo, con excelentes notas, su diploma de docente de enseñanza secundaria a los 19 años.

También se inscribió en dos cursos profesionales de un año de duración en el recinto abierto de la Universidad de las Indias Occidentales, obteniendo la cualificación requerida para que esta universidad la admitiera y obtener allí una licenciatura en bibliotecología y tecnologías de la información.

“Necesité seis años para terminar un curso que normalmente dura cuatro. Pero no por esto me desalenté”, recuerda Stacy Ann. “Trabajaba a medio tiempo y asistía a la escuela la otra mitad del día, a la vez que me ocupaba de mi hija. El recorrido no estuvo exento de sobresaltos, pero aprendí a gestionar mi tiempo y a trabajar para alcanzar mis objetivos.”

A los 27 años de edad, Stacy Ann trabaja en la Universidad de las Indias Occidentales, en el departamento de gestión de bienes y pretende continuar sus estudios con un máster de mercadeo o de gestión de recursos humanos.

El Centro para Mujeres de la Fundación jamaicana recibió en 2018 el Premio UNESCO de Educación de las Niñas y las Mujeres por su labor al proporcionar a las adolescentes y a las mujeres jóvenes de Jamaica una segunda oportunidad de educación.

EL WCJF es una institución que funciona desde hace 40 años bajo los auspicios del Ministerio del Género, el Entretenimiento y el Deporte (MCGES, por sus siglas en inglés) de Jamaica. El WCJF apoya la reintegración de las mujeres jóvenes al sistema de educación formal después del nacimiento de sus hijos.

Para obtener más información: