Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

Proyección mundial de Quién escribirá nuestra historia en el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto

21 febrero 2019

Con motivo del Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto de 2019, la UNESCO, en colaboración con el Memorial de la Shoah en París y las producciones Abramorama and Katahdin, organizaron un evento conmemorativo mediante la proyección a escala internacional del documental Who Will Write Our History [Quién escribirá nuestra historia], de reciente realización, seguida de una mesa redonda.

Evento durante la jornada internacional

La celebración tuvo lugar en la Sede de la UNESCO en París, el domingo 27 de enero de 2019, y contó con la presencia de Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO; Éric de Rothschild, presidente del Memorial de la Shoah; Roberta Grossman, directora del documental; Nancy Spielberg, su directora ejecutiva, así como Samuel Kassow, historiador y autor del libro Who will write our history? [¿Quién escribirá nuestra historia?]. Stephen Smith, director ejecutivo de la Fundación de la Shoah del USC y de la Cátedra UNESCO sobre Educación y Genocidio moderó la ceremonia y la mesa redonda.

El evento se inauguró con una ceremonia conmemorativa en la que intervinieron la Sra. Azoulay y Sr. Rothschild, y una plegaria conducida por el gran rabino Olivier Kaufmann.

En sus palabras inaugurales, la Sra. Azoulay reiteró que uno de los objetivos del mandato histórico de la UNESCO es preservar e erigir los baluartes de la paz en la mente de las mujeres y los hombres tras las atrocidades perpetradas durante la Segunda Guerra Mundial, y destacó el deber de la sociedad civil a nivel mundial de perpetuar y transmitir la memoria del Holocausto. La Sra. Azoulay expresó la necesidad de esta rememoración a la luz del incremento de los actos antisemitas en Europa y reafirmó la importancia de la enseñanza de las cuestiones relativas al Holocausto y otros genocidios.

La Sra. Azoulay afirmó: “Preservar y continuar la transmisión de la Shoah para la historia, hacer frente a los discursos que aprovechan la ignorancia de las personas, significa, una y otra vez, tres generaciones después de ocurridos estos hechos, respetar la memoria de las víctimas y evitar que estos errores puedan repetirse, mediante el estudio de los mecanismos que los provocaron y el combate permanente contra todas las formas contemporáneas de antisemitismo que persisten y mancillan la memoria de las víctimas.”

El documental se proyectó simultáneamente en unos 50 países y 330 lugares de todas las regiones del mundo, incluido en las oficinas fuera de la sede de la UNESCO y los centros de información de las Naciones Unidas. La ceremonia y los diferentes debates se transmitieron en directo en cooperación con el Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos, en Washington, D.C.; el Museo de la Tolerancia de Los Ángeles y el Instituto Histórico Judío Emanuel Ringelblum, en Varsovia. Durante el evento y por conducto de Facebook LIVE fueron presentados simultáneamente la Sra. Grossman, la Sra. Spielberg y del Dr. Kassow.

Los espectadores, tanto en la Sede de la UNESCO como en el resto del mundo, pudieron disfrutar también de las intervenciones en vídeo del cineasta Steven Spielberg; Piotr Cywinski, director del Museo Auschwitz-Birkenau y Marian Turski, miembro del consejo y fundador del Museo de la Historia de los Judíos Polacos POLIN.

La proyección del documental

Este largometraje documental es el primero de la historia que relata la historia de audaces hombres y mujeres del grupo clandestino Oyneg Shabes que trabajó incansablemente – bajo las más extremas condiciones – para reunir 25.000 páginas de archivo del gueto de Varsovia creado por los nazis alemanes. Bajo la dirección del historiador Emanuel Ringelblum, el grupo, integrado por intelectuales, líderes comunitarios y trabajadores sociales, recopiló entre 1940 y 1943 miles de testimonios, ensayos, documentos y objetos de arte, constituyendo un fondo documental sobre el destino de los judíos polacos durante la guerra.

Por tratarse de uno de los archivos más valiosos de Europa, el “Archivo Ringelblum” fue inscrito en el Registro de la Memoria del Mundo de la UNESCO en 1999.

Este arriesgado, aunque enérgico esfuerzo era muy necesario porque el grupo Oyneg Shabes sabía que la historia del Holocausto – que era parte de su propia historia – debía contarse desde su perspectiva, y no a través del prisma de la propaganda nazi.

A decir del adolescente David Graber, entonces miembro del grupo Oyneg Shabes: “Lo que no pudimos gritar al mundo lo escondimos bajo tierra. Que este tesoro termine en buenas manos, que sobreviva para que conozca tiempos mejores y sirva para alertar al mundo. Que la historia se convierta en nuestro testigo.”


© UNESCO

El evento concluyó con la toma de una fotografía de los 1.100 congregados bajo el hashtag #WeRemember como parte de una campaña en los medios sociales lanzada por el Congreso Mundial Judío, que colabora conjuntamente con la UNESCO en el ámbito de la enseñanza sobre las cuestiones relativas al Holocausto y el combate contra el antisemitismo con el objetivo de mantener viva la memoria del Holocausto.

Las Oficinas Regionales de la UNESCO en el centro de atención

Numerosas Oficinas Regionales de la UNESCO participaron en el evento de proyección del documental a escala internacional, que se llevó a cabo de manera muy exitosa.

UNESCO-IICBA en Addis Abeba (Etiopía)

En colaboración con las embajadas de Alemania y Polonia en Etiopía, el IICBA-UNESCO en Addis Abeba organizó la proyección del documental en presencia de los embajadores de Israel, Alemania, Polonia y Portugal en Etiopía.

Las reacciones inmediatas fueron muy positivas y entusiastas. Para Khaled, un participante de Sudán, la principal enseñanza del documental fue “la importancia de documentar las atrocidades en el momento en que están ocurriendo, ya que esto determina cómo van a ser vistas por la historia. Es mejor tomar el control del relato de lo que ha sucedido a tu pueblo, en vez de dejar que el conflicto sea contado a su manera por el vencedor.”

Sara, una estudiante de Etiopía, dijo que había aprendido que “cuando las historias se escriben tienen ángulos diferentes y no debemos verlas desde la perspectiva de una sola persona.” Y continuó explicando que “el pasado es muy importante… y la gente teme que pueda regresar.”

          
© UNESCO-IICBA

Oficina Regional de la UNESCO en Yaoundé (Camerún)

En colaboración con la Fundación MUNA y el Centro de Información de las Naciones Unidas en Yaoundé, la Oficina Regional de la UNESCO en Yaoundé organizó una proyección del documental conjuntamente con la inauguración de una muestra de fotografías titulada “Los niños del Holocausto”. La ceremonia incluyó también un recital de poesía y una representación teatral a cargo de estudiantes miembros de los Clubes de la UNESCO.

El evento tuvo lugar en presencia del embajador de Israel en Camerún y congregó a un público de estudiantes, docentes y jefes tradicionales de la región noroeste de Camerún.


© UNESCO Office in Yaoundé

Oficina Regional de la UNESCO para África del Oeste (Sahel)

En Dakar (Senegal), los espectadores pudieron asistir a la proyección que se llevó a cabo en el Museo de las Civilizaciones Negras, organizada por la Oficina Regional de la UNESCO para África del Oeste, la Comisión Nacional de Senegal ante la UNESCO, el Centro de Información de las Naciones Unidas, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) en Dakar y la Fundación Rosa Luxemburg.

El público tuvo el privilegio de escuchar el impactante relato del embajador de Israel en Senegal. Su Excelencia Roi Rosenbilt compartió la historia de cómo su propia abuela, una superviviente del Holocausto, fue confinada al gueto de Varsovia, luego deportada al campo de concentración de Chelmno y, finalmente, al campo de la muerte de Majdanek. Y concluyó con comentarios que recordaron la importancia capital de contribuir a la prevención de estas ideas para evitar que vuelvan a prevalecer.