Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

Protección del patrimonio cultural subacuático en el lago Titicaca

31 julio 2019

c_t._seguin2.jpg

© T. Seguin

El famoso lago Titicaca, situado a 3.810 m de altura en el Altiplano de los Andes entre Perú y Bolivia, es el lago navegable más alto del mundo.  Es un lugar de excepcional belleza y ricas tradiciones culturales que rodean los sitios indígenas. Se dice que las aguas del Lago Titicaca son la cuna de las civilizaciones andinas, incluyendo la Inca y la Tiwanaku.  El hecho de que sus aguas se hayan elevado con el paso del tiempo, enterrando bajo las olas a muchas antiguas viviendas lacustres, ha despertado el interés por descubrir el lago arqueológicamente.

Tras las expediciones realizadas por Jacques-Yves Cousteau en 1968 y Johan Reinhard en 1989 y 1992, Bolivia inició en 2012 operaciones arqueológicas en el lago y sus alrededores con la Universidad Libre de Bruselas (ULB).   220 días de investigación con más de 1.350 inmersiones trajeron a la luz una veintena de sitios sumergidos y más de 20.000 objetos que datan desde el período Tiwanaku (300-1150 d.C.) hasta el período Inca (1400-1532 d.C.). Entre los sitios sumergidos encontrados se encontraron lugares donde se llevaban ofrendas indígenas, puertos prehistóricos y antiguas aldeas sumergidas. 

En 2017, Bolivia se adhirió a la Convención de la UNESCO sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático (2001), que proporciona a los Estados Partes un mecanismo para proteger su patrimonio sumergido, que incluye orientación técnica y científica al igual que ejemplos de buenas prácticas. En 2018, un taller de la UNESCO reunió a expertos regionales en el Lago Titicaca para discutir la investigación científica y la protección del patrimonio cultural subacuático, su papel en el desarrollo sostenible, y un proyecto para la creación de un museo subacuático.


© T. Seguin

Con la ayuda de la UNESCO y el Ministerio de Culturas de Bolivia, un equipo de buzos arqueólogos dirigido por el Dr. Christophe Delaere de ULB está llevando a cabo nuevas exploraciones del lago Titicaca. El equipo está formado por 27 arqueólogos, antropólogos, curadores, ingenieros y técnicos de Bélgica, Bolivia y Francia. Cooperan con la población local y se aseguran de que todos los objetos encontrados permanezcan en la comunidad.

Paralelamente, la UNESCO, el Ministerio de Culturas de Bolivia, expertos belgas y representantes de las comunidades indígenas locales están planificando conjuntamente un museo flotante y semi-sumergido en el lago Titicaca. Entre los objetivos del museo se encuentra la conservación de las estructuras arqueológicas sumergidas y de las que se encuentran a orillas del lago. El futuro museo permitirá a los visitantes ver el legado escondido bajo las aguas a través de paredes de cristal, así como exposiciones de objetos rescatados del lago, a la vez de proporcionar los contextos históricos y antropológicos de estos notables hallazgos. El proyecto traerá nuevas corrientes de visitantes a la orilla del lago boliviano, empleo para la población local, y un nuevo componente educativo sobre la increíble historia del Lago Titicaca. Estas iniciativas para explorar, acceder y proteger el patrimonio cultural subacuático del Lago Titicaca contribuyen además a la preservación del patrimonio material y vivo de las comunidades locales, ya que estos vestigios sumergidos y excavados del pasado están estrechamente vinculados a sus prácticas culturales.