Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

Un programa indonesio destinado a los docentes de la primera infancia recibe el Premio UNESCO-Hamdan

04 octubre 2018

“El proyecto ha permitido mejorar enormemente los programas existentes y abre aún más las oportunidades de desarrollo profesional para los docentes, pero es necesario mantener esas mejoras para llegar a más docentes en diferentes regiones”, afirmó el Dr. Abdoellah, responsable de la Dirección de desarrollo de los docentes y del personal educativo para la educación de la primera infancia y de la educación comunitaria, en el seno del Ministerio de Educación y Cultura de Indonesia. El programa, Diklat Berjenjang, es uno de los tres galardonados con el Premio UNESCO-Hamdan Bin Rashid Al-Maktoum a una actuación y resultados ejemplares en el mejoramiento de la eficacia de los docentes, en su edición de 2018.

Al igual que la UNESCO, el gobierno indonesio ha hecho de los servicios de educación preescolar una prioridad esencial con miras a mejorar los rendimientos de los niños a largo plazo. No obstante, pronto se hizo evidente que la mayoría de los docentes de las aldeas carecía de formación y que, muy a menudo, el desarrollo profesional de los docentes era una cuestión puntual y que los sistemas educativos existentes no habían llegado a los que más necesitaban la ayuda.

Diklat Berjenjang, el programa del gobierno indonesio para mejorar el desarrollo profesional de los docentes de preescolar tiene por objeto colmar estas necesidades.

Entre 2016 y 2017, el proyecto de reforzamiento Diklat Berjenjang comenzó a experimentar con enfoques innovadores para el desarrollo profesional de los docentes, con el objetivo de aumentar el acceso y la calidad. La formación adoptaba el modelo siguiente: 48 horas de formación presencial con equipos integrados por tres formadores locales, basado en los módulos del nivel básico y en las normas nacionales elaboradas por el Gobierno. Después de esta fase inicial, la formación continuaba con experiencias prácticas, visitas a las clases de otros docentes, y la participación en las reuniones de grupos de docentes locales. Los formadores disponían también de materiales mejorados para incitar a la utilización de métodos más participativos y de contenidos más prácticos.

Tras la participación en los cursos de desarrollo profesional, las competencias de los docentes de las aldeas mejoraron considerablemente. Los puntajes generales obtenidos mediante el instrumento de medición MELE (Measuring Early Learning Environment) aumentaron después de cada formación, fundamentalmente en lo relativo a 6 de las 7 categorías de competencias de docentes.

“La formación refuerza mi confianza ya que me ayuda a utilizar los recursos a mi alcance y a transformarlos en materiales pedagógicos. La visita de intercambio en el establecimiento de EPI vecino me permitió ver cómo mis compañeros interactúan con los niños en sus centros”, explica Nia Kurniasih (participante del nivel básico - Diklat Berjenjang 2016) Guru PAUD Kober Al Hidayah, Desa Sirap Kecamatan Tanjung Siang Kabupaten Subang.

Los docentes que se matricularon en este programa han adquirido competencias en numerosos aspectos de la enseñanza y de los entornos de aprendizaje de calidad para niños pequeños: sus interacciones con los niños; la atención a las necesidades individuales; la utilización de los temas de los planes de estudio; las experiencias concretas y pertinentes en matemáticas, entre otros.

“Antes de asistir a la formación no sabía cómo preparar juegos realmente lúdicos destinados a los niños, ni cómo calmar a un niño enfadado. La formación me ha ayudado a preparar mejor las actividades cotidianas y a interactuar mejor con los niños”, afirmó Siti Farida (participante del nivel básico – Diklat Berjenjang 2016), docente comunitaria del grupo de juego de Al Hidayah, aldea de Sirap, subdistrito de Tanjung Siang, distrito de Subang.

“Antes solo enseñaba lectura y escritura a los niños. Pero después de la formación introduje la lectoescritura y la aritmética mediante juegos. Estoy feliz al compartir mis competencias en el marco de la reunión del grupo de docentes”, añade Sipaami (participante del nivel básico – Diklat Berjenjang 2016) Guru TK Al Hidayah, desa Pambusuang kecamatan Balanipa Kabupaten Polewali Mandar.

El proyecto aspira a crear las bases que garantizan la aplicación, la sostenibilidad y la posibilidad de reproducirlo en el futuro. Los manuales y métodos elaborados durante la fase experimental han ayudado a las aldeas, los distritos y las instituciones locales a trabajar eficazmente para planificar la formación, dar seguimiento a los logros y ayudar a las aldeas a acceder a las financiaciones públicas recientemente disponibles para la formación de docentes. Por otra parte, los estudios de casos locales proporcionan experiencias que pueden ser utilizadas para extender el enfoque a otros distritos. 

El proyecto piloto se aplicó en colaboración con el Ministerio de Educación y Cultura, el Ministerio de las Aldeas y 25 administraciones locales, con el apoyo del gobierno australiano y del Banco Mundial. Hasta la fecha, más de 15 000 docentes se han beneficiado con la formación.

En el futuro, los fondos del Premio UNESCO-Hamdan ayudarán a diseñar otros programas de desarrollo profesional en los niveles intermedio y avanzado. Los docentes están ansiosos por continuar sus formaciones, algo que ahondará en los enfoques prácticos de la fase experimental. A la vez, el Gobierno pretende extender ampliamente la aplicación gracias a los recursos elaborados para el proyecto piloto, con el objetivo de ayudar a los docentes de las aldeas a colocarse a la vanguardia de una nueva iniciativa mayor destinada a evitar retrasos en el crecimiento y a estimular el incentivo de los niños vulnerables desde su más tierna edad.

El Premio UNESCO-Hamdan Bin Rashid Al-Maktoum a una actuación y resultados ejemplares en el mejoramiento de la eficacia de los docentes recompensa cada dos años a los proyectos que se han destacado por su contribución significativa en la mejoría de la calidad de la enseñanza y del aprendizaje, en particular en los países en vías de desarrollo o en el seno de las comunidades marginalizadas o desfavorecidas. El Premio fue creado en 2009 con el apoyo financiero de Su Alteza el Jeque Hamdan bin Rashid Al-Maktoum de Dubai, y cada galardonado recibe 100 000 dólares estadounidenses.

Este año, el premio fue concedido a tres galardonados de Chile, Indonesia y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.