Article

Un programa brasilero gana el Premio de la UNESCO para la utilización de la IA con miras a mejorar las habilidades de escritura

18/05/2020

Según el Índice de alfabetización funcional de Brasil, en su edición de 2018, a pesar de los logros alcanzados durante los últimos 18 años en lo relativo a la tasa de escolarización de la población, el nivel de alfabetización funcional es aún bajo. Para hacer frente a esta situación, Letrus, una joven empresa especializada en las tecnologías de la educación y uno de los galardonados con el Premio UNESCO-Rey Hamad Bin Isa Al-Khalifa para la Utilización de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) en la Educación, en su edición de 2019, ha elaborado una experiencia de aprendizaje personalizado apoyada por la inteligencia artificial (IA), dirigida a los alumnos.

Al asociar docentes y máquinas, el programa de alfabetización Letrus proporciona a los alumnos comentarios inmediatos sobre sus capacidades al identificar los patrones de escritura. Sus escritos son examinados a continuación por un docente que añade comentarios adicionales.

“En la misma línea que los progresos tecnológicos que se aplican en los diagnósticos médicos, Letrus propone estas herramientas en el ámbito de la alfabetización y la educación. De la misma manera que la ciencia tiene un gran potencial para ayudarnos en la toma de decisiones más estratégicas, Letrus y los docentes trabajan conjuntamente para mejorar las trayectorias de aprendizaje de nuestros alumnos”, afirma Luis Junqueiras, cofundador de Letrus.

En su opinión, las nuevas tecnologías, y fundamentalmente la IA, abarcan la dimensión humana. “El tablero es una tecnología, el borrador también lo es. Ambos cumplen una función específica que ha sido modelada por la dimensión humana.” La herramienta que Letrus utiliza no hubiera sido creada sin el trabajo en equipo y la materia gris de las personas que se encuentran detrás de estas innovaciones: “La naturaleza multidisciplinaria humana del trabajo de planificación colaborativa, y el hecho de vincular las decisiones lingüísticas y pedagógicas al ámbito de la codificación es lo que hace que esta experiencia sea tan potente para los docentes.” 

Todo comenzó cuando Luis Junqueiras era todavía estudiante en el Instituto de Ciencias del Lenguaje de la Universidad del Estado de Campinas, en 2005. Un encuentro fortuito con el profesor Davina, le hizo tomar conciencia de la repercusión que pueden tener la escritura y la libertad de expresión en la vida de los estudiantes. A partir de su propia experiencia como profesor, lanzó poco después su Proyecto Primer Libro (Projeto Primeiro Livro), que ayuda a niños y adultos a publicar sus propias obras, y pudo sacar experiencia de las dificultades a las que tuvo que hacer frente. Finalmente, esto lo llevó a la creación del programa Letrus, que ayuda a los estudiantes y alumnos a superar estas dificultades.

Hasta la fecha, más de 65.000 alumnos provenientes de los 26 Estados brasileros utilizan ya este programa. En 2019, una colaboración con el Departamento de Educación de la Universidad del Estado de Espíritu Santo permitió la aplicación de este programa en 54 municipalidades del Estado de Espíritu Santo, beneficiando de este modo a 12.000 alumnos y 400 docentes en 121 escuelas. Gracias a este proyecto, el 90% de las escuelas constataron una mejoría en las notas obtenidas por sus alumnos al cabo de cinco meses.

En el futuro, el cofundador de Letrus desea aumentar a gran escala estos servicios y mejorar su calidad reduciendo a la vez su costo, con miras a hacerlos “accesibles a los ciudadanos de todas las edades”. También espera servir de inspiración a otros programas para las generaciones venideras, a las que trasmite el siguiente mensaje: “Juntos, debemos implicarnos en los movimientos en favor de la otredad, la diversidad y el conocimiento.”

En lo relativo al premio, Luis Junqueiras está satisfecho con “la inyección de energía” que este reconocimiento significa para su equipo, así como por las nuevas oportunidades que les brinda en el ámbito de la educación. “Al mismo tiempo, esta recompensa significa que avanzamos en la buena dirección, que tenemos más visibilidad, y que se nos abrirán muchas más puertas en el futuro.”