Preguntas y respuestas: Nuevos programas de formación refuerzan las capacidades de los docentes para luchar contra el antisemitismo

15/12/2020

El personal docente es el que más tiene que hacer frente al desafío de la lucha contra el antisemitismo, tanto entre los alumnos y sus padres como entre sus compañeros de trabajo. Al mismo tiempo, la educación puede desempeñar un papel importante al reforzar la resiliencia de los educandos ante los prejuicios y la discriminación. Para ayudar a los docentes y directores de establecimientos en esta importante y, a menudo, ardua misión, la UNESCO y la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos (OIDDH) de la OSCE publicaron nuevos programas de formación para luchar contra el antisemitismo en la escuela. Ruth-Anne Lenga y Arthur Chapman, del Centro para la Educación sobre el Holocausto de la University College de Londres, contribuyeron a la elaboración de estas herramientas novedosas. Especializados en la formación de los docentes y, ellos mismos, docentes experimentados, explican cómo estos programas de formación ayudarán a los docentes y directores de establecimientos.

Según su propia experiencia en la colaboración con los docentes en Inglaterra, ¿a qué dificultades deben hacer frente los docentes y directores de establecimientos en estos momentos en cuanto al antisemitismo?

Hemos observado un aumento sensible del nivel de preocupación de los docentes y directores de establecimientos en lo relativo a los incidentes con carácter antisemita que ocurren de una forma u otra en sus escuelas. Recientemente, un director de un establecimiento recibió una carta con la queja de un padre que cuestionaba la decisión del establecimiento de impartir una enseñanza sobre la Shoah. Este padre calificaba las cifras y pruebas relativas a la Shoah como “discutibles” y quería saber si el establecimiento se había beneficiado con estímulos financieros para incluir esta enseñanza en sus planes de estudio.

Es evidente que se trata de un caso de desinformación acerca de la Shoah, algo que constituye una forma de antisemitismo. El antisemitismo puede manifestarse de diferentes formas, en ocasiones, codificadas. No siempre resulta fácil detectarlo. Los docentes y directores de establecimientos consideran los incidentes con carácter antisemita como tales cuando son explícitamente antisemitas, pero tienen más dificultades para identificarlos cuando toman la forma de opiniones políticas. Es por eso que es esencial disponer de definiciones claras, tales como la definición operacional del antisemitismo utilizada por la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA) y las directrices de la UNESCO y de OSCE/OIDDH. Asimismo, se observa mucha ansiedad entre los docentes en cuanto a la mejor manera de reaccionar ante este tipo de situaciones, por ejemplo, cuándo deben tomarse sanciones disciplinarias y cuándo la intervención pedagógica es la solución más indicada.

¿Cómo los planes de estudio y marcos de la UNESCO y la OIDDH ayudan a los docentes y directores de establecimientos a hacer frente a estos desafíos?

Estos planes de estudio y marcos han sido elaborados para los formadores de docentes y directores de establecimientos. Abarcan las dimensiones principales vinculadas a la función de los docentes como agentes ayudando a los formadores a reforzar su confianza, sus competencias y sus conocimientos, según un modelo con tres “ámbitos”: conocimientos sobre sí mismo, conocimiento de los contenidos y conocimiento pedagógico.

Para luchar contra el antisemitismo en la educación y mediante esta, los docentes y directores de establecimientos deben ser plenamente conscientes de su función de agentes y de su capacidad para detectar el antisemitismo y responder directamente en su escuela y en el seno de su comunidad. Los programas de formación proporcionan instrumentos que ayudan a que los docentes reflexionen sobre sus propios prejuicios y suposiciones, así como a superarlos. También les permiten cuestionar su responsabilidad y el poder que les confiere su profesión – un aspecto que abarca el ámbito del conocimiento de sí mismo.

También proporcionamos orientaciones detalladas para perfeccionar las competencias de los docentes en el ámbito de los conocimientos sobre los contenidos. Para luchar contra el antisemitismo, deben, en efecto, comprender mejor las múltiples formas que puede tomar el antisemitismo contemporáneo, así como sus raíces, funciones y repercusiones.

Finalmente, nos centramos en el mejoramiento de los conocimientos de los docentes en el ámbito pedagógico, es decir en cómo planificar el cuestionamiento del antisemitismo y cómo actuar ante los incidentes críticos que ocurren de manera inesperada.

Los programas de formación han sido elaborados para un público internacional. ¿Cómo procedieron para que puedan resultar útiles a diferentes tipos de público, en contextos diversos?

Durante la elaboración de los programas, llevamos a cabo amplias consultas presenciales y realizamos diferentes encuestas en ruso, francés e inglés, en 34 de los 57 Estados miembros de la OSCE en Europa, Estados Unidos y Asia Central. Esto nos permitió tomar conciencia plena de las grandes diferencias que existen entre las modalidades y la duración de la formación de docentes según cada país. Nuestros programas fueron elaborados para que se adapten a estas diferencias.

Proponemos múltiples pasarelas a través de los programas y los métodos para estructurar las bases, así como cursos avanzados que pueden impartirse más o menos a la vez. Nos centramos también en proporcionar numerosos enlaces para el perfeccionamiento de los conocimientos velando por que estas referencias se encuentren disponibles en inglés y en otras lenguas, cuando sea posible.

Los programas de formación consisten en cuatro volúmenes, cada uno adaptado a las necesidades de un grupo en específico: docentes de primaria, docentes de secundaria, docentes de filiales profesionales y directores de establecimientos. ¿Existen diferencias importantes que debemos tomar en cuenta para luchar contra el antisemitismo en estos niveles diferentes de la enseñanza?

Sí. Los docentes de las filiales profesionales, por ejemplo, no tienen que hacer frente a las mismas problemáticas que los de secundaria en lo relativo a la lucha contra el antisemitismo en su función de docentes, algo que también es válido para los docentes de secundaria especializados en una asignatura determinada. A menudo, la lucha contra el antisemitismo es directamente pertinente para los docentes de la enseñanza religiosa o de historia, para quienes es más fácil definirla como tal, algo que es menos evidente para los de las filiales profesionales que suelen concentrarse en el aprendizaje del ámbito profesional o para los profesores de matemáticas en la educación secundaria, por ejemplo.

Los docentes de primaria, que, generalmente, no son especialistas y abarcan diferentes materias, también tienen necesidades particulares. Nuestros programas explican cómo abordar el antisemitismo en las clases, pero también a escala de la escuela incitando al civismo y a una filosofía y cultura escolares inclusivas.

Un establecimiento escolar que ponga en duda el odio y los prejuicios debe encarnar el respeto de los derechos de cada cual y de la dignidad humana tanto cotidianamente como mediante la enseñanza de contenidos específicos. También tenemos en cuenta la edad y la fase de desarrollo de los educandos, proporcionando orientaciones y soportes específicos dirigidos a los docentes de los diferentes niveles de enseñanza.

Los nuevos programas de formación abordan el antisemitismo, pero ¿acaso sus contenidos pueden ayudar a prevenir otras formas de discriminación e intolerancia?

Deseamos insistir en el carácter universal del antisemitismo. Se encuentra presente en todas las regiones del mundo, independientemente de la presencia o no de una comunidad judía. Prolifera en Internet y, por esto, tiene un alcance mundial. También es un elemento clave de múltiples teorías de la conspiración y de los discursos de odio difundidos en línea, que alimentan gran cantidad de propagandas extremistas violentas.

La lucha contra el antisemitismo es entonces una manera de combatir un problema mundial perjudicial que nos concierne a todos. No obstante, nuestros programas contienen instrumentos para combatir todas las formas de prejuicios: nuestros materiales sobre el conocimiento de sí mismo mejoran la comprensión de los prejuicios y estereotipos en general, y nuestros soportes pedagógicos desarrollan el espíritu crítico y el dominio de los medios de comunicación.

Además, nuestros programas proporcionan un mensaje clave: el conocimiento de los contenidos es fundamental. Es crucial mejorar los conocimientos de los docentes sobre los tipos específicos de prejuicios que pretenden combatir, sobre las formas particulares y sobre su historia. Nuestro enfoque puede adaptarse entonces a otros tipos de prejuicios. Nuestros soportes ayudan a que los docentes reflexionen acerca de la gestión del aprendizaje impartido a partir de incidentes críticos. Proponemos un enfoque general y varias situaciones posibles, pero incitamos explícitamente a los formadores de docentes a elaborar casos adaptados a su contexto y a su público.

Los centros escolares deberían ser lugares seguros para todos los educandos, independientemente de su religión, origen étnico, sexo o identidad sexual y de su medio social. ¿Cuáles son, generalmente, para ustedes, las condiciones principales requeridas para garantizar este entorno?

Es esencial definir una filosofía escolar que establezca un código, una política y un procedimiento claros que protejan a cada uno de los miembros de la comunidad escolar. Todos, docentes y educandos, deben comprender, compartir y adherir la visión y las estructuras que garantizan el respeto de estos principios. Todos deben participar en condiciones de igualdad: las reglas son las mismas tanto para los docentes como para los alumnos.

Si alguien o algo menoscaba los derechos fundamentales o la dignidad humana de alguien, hay que intervenir con firmeza y sin ambigüedad reafirmando claramente los fundamentos de estos valores. Asimismo, recomendamos a los establecimientos que celebren realmente la diversidad y las diferencias culturales y religiosas. Los docentes y directores de establecimientos formados por los programas recientemente publicados deberían haber desarrollado los conocimientos, competencias y disposiciones necesarias para dirigir e inspirar a otras personas con miras a construir una comunidad que proteja los derechos y las diferencias de cada cual. 

Ruth-Anne Lena es profesora asociada (Enseñanza) y directora de programas en el Centre for Holocaust Education de la UCL. Trabaja para el Institute for Education UCL desde hace unos 30 años y ha contribuido a la creación del Centre for Holocaust Education en 2008. Ha garantizado la formación inicial de miles de docentes.

 Arthur Chapman es profesor asociado en enseñanza de historia del Institute for Education de la UCL. Antes de incorporarse a este establecimiento en 2013, trabajó en el ámbito de la investigación en educación y de la formación de docentes en las universidades de Edge Hill, Londres y Cumbria.

La UNESCO lucha contra el antisemitismo en el marco de su programa de educación a la ciudadanía mundial y de prevención del extremismo violento. Para obtener más información sobre las actividades de la UNESCO y consultar los recursos novedosos.

 

Foto: Olivia Hemingway