Press release

UNESCO: pese a los esfuerzos de Perú, aún existen dificultades para asegurar el derecho a la educación de la población migrante venezolana

18/12/2020
04 - Quality Education

Un nuevo reporte titulado “Derecho a la educación bajo presión. Principales desafíos y acciones transformadoras en la respuesta educativa al flujo migratorio mixto de la población venezolana en Perú”, dado a conocer por la UNESCO el 18 de diciembre de 2020, destaca esfuerzos realizados por el Estado peruano para asegurar el derecho a la educación de estas personas. También resalta las barreras que deben ser subsanadas para asegurar el derecho a la educación de este importante grupo migratorio.

El informe, elaborado por la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago), se desarrolló en el marco de la implementación de la Estrategia Regional para Personas en Situación de Movilidad (2019-2021) y su iniciativa de reportes nacionales sobre el derecho a la educación de estas personas.

“La flexibilización de requisitos y normativas por parte del sistema educativo peruano, el fortalecimiento de la capacidad para incluir a los estudiantes migrantes y refugiados, y el desarrollo de nuevos programas como Lima Aprende, de la Dirección Regional de Educación de Lima Metropolitana, son destacados en el reporte como medidas acertadas para afrontar las necesidades educativas de este grupo poblacional”, señala Claudia Uribe, directora de la OREALC/UNESCO Santiago. Y agrega: “El informe también resalta la importancia de las acciones colaborativas que actores del sector humanitario han realizado, y que han contribuido a fortalecer y complementar la respuesta estatal”.

Pese a lo anterior, el reporte señala que aún persisten barreras en las cinco dimensiones del derecho a la educación --disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad, adaptabilidad y rendición de cuentas-- de los estudiantes en contexto de movilidad. Por ejemplo, iniciativas destacables como Lima Aprende no se aplican en otras regiones del país. Los departamentos más allá de la capital peruana requieren de lineamientos, orientación y acompañamiento para implementar medidas importantes como ampliar los cupos, aumentar la dotación docente y crear modalidades de acceso alternativas para la población migrante, entre otras.

Asimismo, hace falta implementar políticas que permitan identificar a la población no cubierta por el sistema educativo a nivel nacional y local, como las que ha desarrollado Lima Aprende, para que las medidas de ampliación de cobertura que se tomen estén basadas en información actualizada.

La flexibilización de requisitos y normativas por parte del sistema educativo peruano, el fortalecimiento de la capacidad para incluir a los estudiantes migrantes y refugiados, y el desarrollo de nuevos programas como Lima Aprende, de la Dirección Regional de Educación de Lima Metropolitana, son destacados en el reporte como medidas acertadas para afrontar las necesidades educativas de este grupo poblacional

Claudia Uribe, directora de la OREALC/UNESCO Santiago

Retos para la Educación superior

“Derecho a la educación bajo presión” evidencia también importantes desafíos para la educación superior en vista de la escasa presencia que tienen migrantes y refugiados venezolanos en este nivel educativo. El informe de la UNESCO señala que es fundamental proveer a estos jóvenes de oferta educativa que les permita continuar sus trayectorias y que facilite su transición luego del ciclo secundario.

Asimismo, los problemas asociados al reconocimiento y validación de títulos de estudios superiores son una importante dificultad para las trayectorias educativas. Pese a los notables esfuerzos que ha realizado la autoridad del país sudamericano para flexibilizar los requisitos y rebajar los costos de dichos procesos, estos siguen siendo privativos para la comunidad migrante y refugiada venezolana. La UNESCO recomienda dar seguimiento al número de solicitantes de reconocimiento y revalidación de títulos y estudios superiores.

Acceso a la educación inicial, primaria y secundaria

El informe también exhorta a dar seguimiento al acceso de la población migrante y refugiada venezolana a la educación inicial, primaria y secundaria. Si bien los procesos de matrícula han simplificado sus requisitos, es necesario dar seguimiento a los procesos de inscripción para que los plazos de entrega de documentos no afecten el acceso y permanencia en el sistema educativo.

De igual manera, el reporte evidencia que el desconocimiento de cómo funciona el sistema educativo por parte de la población migrante es uno de los principales obstáculos a su accesibilidad. Campañas comunicacionales y canales de información claros son valiosos aportes a la mejora, como han sido los implementados por la iniciativa Lima Aprende.

A su vez, el reporte indica que Perú debe crear medidas que subsidien los costos indirectos asociados a la educación pública, como gastos en uniformes, cuotas de actividades extraprogramáticas, actividades de las asociaciones de madres y padres, que muchas familias migrantes y refugiadas no pueden asumir. Estos pueden ser considerados como necesidades educativas que requieren ser cubiertas por programas humanitarios de transferencia monetaria. En esa línea, el informe sugiere identificar a las organizaciones del sector humanitario que, a nivel regional y local, están desarrollando acciones para promover el ingreso al sistema educativo de niños y niñas migrantes con el fin de promover el trabajo coordinado que puede generarse entre distintos actores del mundo público y privado.

Educación socioemocional y desafíos ante la diversidad

En la dimensión de aceptabilidad existen sentidas necesidades en torno al desarrollo de estrategias y material sobre educación socioemocional para los estudiantes en contextos de movilidad. Hace falta también capacitación en este ámbito para docentes, para que puedan brindar soporte para el bienestar de dichos estudiantes. 

Los maestros también requieren formación en estrategias para abordar la diversidad en el aula y hacer frente a las necesidades culturales particulares de los estudiantes en contextos de movilidad. Este fenómeno de movilidad ha desafiado la convivencia escolar haciendo más comunes las muestras de xenofobia, lo cual ha incrementado diferentes tipos de acoso escolar. Ante ello, deben fortalecerse los canales de vigilancia y monitoreo.

El reporte también sugiere que es importante fortalecer el desarrollo e instalación de capacidades técnicas para llevar a cabo iniciativas que promuevan la inclusión. En este sentido valora especialmente la labor que realiza el Grupo de Trabajo para personas migrantes y refugiados-Perú (GTRM) en el ámbito de capacitación a funcionarios públicos en temas relacionados al acceso a derechos de las personas migrantes y refugiadas.

El informe recomienda, además, repensar y actualizar el currículo escolar. Es muy importante incorporar saberes y elementos culturales de estudiantes migrantes y refugiados para mejorar la calidad y pertinencia de la enseñanza. Para emprender una tarea de este tipo en los distintos departamentos del país, se requiere financiamiento, equipos técnicos, recursos tecnológicos que adecúen los planes de estudios y transformen las metodologías para responder apropiadamente a la diversidad presente en las aulas.

La rendición de cuentas es vital. El informe propone fortalecer el monitoreo, dado que aún se evidencian vacíos en la caracterización de los estudiantes en contexto de movilidad. Esto podría subsanarse mediante el sistema de información nacional SIAGIE, que ya ha tenido modificaciones para aproximarse de mejor manera a estos estudiantes. A la vez, es necesario un mejor monitoreo de los niños, niñas y adolescentes venezolanos que están fuera del sistema educativo para identificar las barreras de acceso y diseñar respuestas basadas en evidencia.

El informe concluye no olvidar la participación de las familias y comunidades de migrantes y refugiados como elemento central para lograr procesos de adherencia a la escuela y a los procesos de aprendizajes de los estudiantes. La participación y bienestar de los estudiantes venezolanos en sus comunidades educativas puede ser potenciada en la medida que se involucre también a sus familias, y se ofrezca una respuesta educativa con mayor pertinencia cultural y más acorde a sus necesidades.

 

Contacto de prensa:

Carolina Jerez, c.jerez@unesco.org, +56992890175

Información relacionada

Más sobre nuestro trabajo en este tema

Conozca a los García-Alvarado, docentes venezolanos, migrantes en Perú

En la prensa

El País, España

Más del 60% de los venezolanos menores de 17 años que vive en Perú no va a la escuela

Un informe de Unesco reporta que solo el 1% de jóvenes migrantes tiene acceso a educación superior en el país sudamericano

Contacto de prensa en la OREALC/UNESCO Santiago:
Carolina Jerez, c.jerez@unesco.org, +56992890175
Sección de Gestión del Conocimiento (KMS)