Article

La pandemia centra la atención en la inversión en iniciativas para los jóvenes con miras a prevenir el extremismo violento

13/07/2020

De acuerdo con un evento virtual de alto nivel de las Naciones Unidas, escuchar a los jóvenes y prestar atención a las inversiones en las iniciativas locales de los jóvenes es una etapa importante de cualquier esfuerzo que tenga como objetivo la prevención del extremismo violento.

La Semana virtual de lucha contra el terrorismo organizada por la Oficina de las Naciones Unidas contra el terrorismo examinó los desafíos prácticos y estratégicos de la prevención del extremismo violento y de la lucha contra el terrorismo en un contexto de pandemia, mediante un conjunto de seis webinarios y debates interactivos que tuvieron lugar del 6 al 10 de julio de 2020.

La respuesta de la UNESCO a la pandemia se ha centrado en el apoyo a la educación, de la interrupción a la reanudación, y en hacer uso de las alianzas mediante su Coalición Mundial para la Educación.

En representación de la UNESCO, la Sra. Vibeke Jensen, directora de la División para la Paz y el Desarrollo Sostenible, participó en una sesión sobre la “prevención del extremismo violento y el reforzamiento de la cohesión social: invertir en las iniciativas dirigidas por los jóvenes y centradas en la juventud para construir sociedades resilientes”.

Durante la reunión animada por la Sra. Jayathma Wickramanayake, Enviada del Secretario General de las Naciones Unidad para la Juventud, la Sra. Jensen respondió a una declaración de la Sra. Wevyn Muganda, militante de derechos humanos y fundadora del blog Beyond the Lines y de Mutual Aid Kenya, proveniente de Kenya.

La Sra. Muganda subrayó la verdadera repercusión que tienen la pandemia en el terreno en Kenya.

“En estos tiempos difíciles, para muchas comunidades con las que trabajo, no es posible quedarse en el hogar cuando se vive hacinado en una pequeña casa. El aprendizaje en línea no es accesible, e incluso cuando lo es, resulta costoso o peligroso utilizarlo. El desempleo y la pérdida de ingresos han dejado a muchas personas con hambre y con dificultades para pagar sus alquileres. Al salir, se corre el riesgo de infectarse, quedándose en casa, se corre el riesgo de pasar hambre. Tal vez cuesta entenderlo, pero esta es la realidad de muchos jóvenes”, afirmó.

La Sra. Jensen habló de la importancia de la labor de la UNESCO en la promoción de la educación para la prevención del extremismo violento y de los desafíos resultantes de esto para los jóvenes.

“Los jóvenes se ofrecieron enseguida como voluntarios para proporcionar apoyo vital, y la comunidad internacional también actuó con rapidez para compartir las experiencias y ofrecer acceso libre a los conocimientos, encontrar soluciones innovadoras y eficaces a la crisis humanitaria de nuestro tiempo”, declaró.

“Sin embargo, hemos sido testigos al mismo tiempo de un incremento de la intolerancia, la discriminación, el racismo, la xenofobia, la homofobia, el antisemitismo, el odio contra los musulmanes, las teorías conspirativas y los discursos de odio, ya sea en línea o fuera de esta. Al permanecer en casa y disponer de más tiempo para conectarse, los jóvenes han estado expuestos a otra pandemia, es decir, la de la desinformación, los mensajes extremistas violentos y de odio que lo mismo excluyen que captan.”

Mediante su iniciativa Mutual Aid Kenya, la Sra. Muganda ha construido un red de voluntarios a nivel nacional para distribuir materiales educativos para los niños que no pueden acceder al aprendizaje a distancia, a los víveres y a los productos de higiene en sus comunidades.

“Debemos entender hasta qué punto estamos interconectados. Debemos ir más allá de las simples promesas para apoyar a los jóvenes y alinear nuestros actos con nuestras palabras, es decir, invertir masivamente en la capacidad de los jóvenes para convertirse en agentes clave de la construcción de la paz y de comunidades más resilientes”, afirmó.

Durante la sesión de clausura, el Sr. Vladimir Voronkiv, secretario adjunto de la Oficina de las Naciones Unidas contra el Terrorismo (UNOCT), subrayó que: “si deseamos construir sociedades sanas e inclusivas, necesitamos invertir masivamente en los jóvenes y en las iniciativas sensibles con las cuestiones de género y dirigidas por los jóvenes.”

“La COVID-19 ha puesto de manifiesto, e incluso puede aumentar, los antiguos desafíos y los nuevos, así como las líneas divisorias de las que los terroristas están dispuestos a sacar provecho. Debemos reforzar el multilateralismo y la cooperación internacional a todos los niveles.”

La Semana reunió a los Estados Miembros, a organismos de las Naciones Unidas, líderes de opinión, representantes de la sociedad civil y jóvenes, empresas de tecnología y otras partes interesadas clave, examinado antiguos temas como la manera de proteger y promover los derechos humanos para reforzar la resiliencia ante el terrorismo, sacar provecho de un enfoque holístico de la sociedad para responder a la pandemia, la repercusión de la COVID-19 en los esfuerzos internacionales de prevención y de lucha contra el extremismo violento, y propuso también soluciones innovadoras y oportunidades para seguir adelante.