Oslo acoge la presentación académica del nuevo informe de seguridad de la UNESCO

13/11/2019

Una reunión de investigadores mundiales en Oslo, Noruega, la semana pasada fue la ocasión para que la UNESCO anunciara su último informe sobre la seguridad de los periodistas y el problema de la impunidad.

Organizada por el grupo de estudio sobre los Medios y Conflictos de la Universidad Metropolitana de Oslo (MEKK), la conferencia reunió a académicos de más de 30 países, muchos de los cuales presentaron trabajos de investigación sobre seguridad periodística.

La co-convocante de la conferencia, la Prof. Kristin Skare Orgeret, explicó que junto con su colega Roy Krøvel, el evento fue programado, como los cuatro precedentes consecutivos, para vincularse con el Día Internacional para poner fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas.

La conferencia también se celebró en colaboración con la Fundación Fritt Ord y con el apoyo de la Comisión Nacional de Noruega para la UNESCO y el Grupo de Investigación en Periodismo Digital de la universidad. Se presentaron unos 40 trabajos de investigación y se publicará una selección en un número especial de una revista de investigación.

"Se han producido cerca de 500 asesinatos de periodistas en todo el mundo en el quinquenio 2014-2018", dijo Guy Berger, Director para la Libertad de Expresión y el Desarrollo de los Medios de Comunicación de la UNESCO.

Presentaba los resultados de una nueva investigación de la UNESCO bajo la etiqueta del informe sobre las Tendencias mundiales en libertad de expresión y desarrollo de los medios de comunicación. Oslomet colabora con la UNESCO en la promoción del debate sobre el Informe de Tendencias Mundiales en todo el mundo, gracias al apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega.

El 18 de noviembre, en la Conferencia General de la UNESCO, se presentará una edición especial de este informe titulada "Intensificación de los ataques; nuevas defensas".

Berger dijo que la impunidad por los asesinatos se mantuvo en nueve de los diez casos, lo que significa que la gran mayoría de los asesinos continuaron libres de consecuencias legales por sus acciones. Las respuestas de los Estados Miembros a las solicitudes de información de la UNESCO sobre el proceso judicial tras los asesinatos de periodistas habían descendido de un máximo del 74% en 2017 al 61% en 2019.

"El nuevo informe también pinta un cuadro de empeoramiento de las dimensiones de género de la seguridad, y un aumento de la desinformación como un ataque contra el periodismo, pero también el crecimiento de coaliciones que incluyen a académicos para hacer retroceder estas amenazas", dijo Berger.

Señaló que la perspectiva común de evaluar la seguridad desde el punto de vista físico, psicológico y digital podía afinarse para distinguir cuál era el objeto y los medios de ataque.

"Esto puede ayudar a demostrar que la violencia física, como los asesinatos de periodistas, a menudo no sólo tiene por objeto eliminar a la persona afectada infligiéndole lesiones corporales mortales, sino que también se concibe como un medio para intimidar a sus colegas", dijo.

"Del mismo modo, los ataques por medios digitales no son necesariamente contra la infraestructura digital o la conectividad a Internet, sino que también pueden incluir el acoso en línea que busca causar daños psicológicos".

Berger destacó además el valor que una investigación académica rigurosa podría tener para el seguimiento de la UNESCO de la seguridad de los periodistas, y alentó a que se intensificaran las investigaciones y las publicaciones en este ámbito.

"Los investigadores también pueden hacer un buen uso del Programa de Investigación Académica de la UNESCO, además de nuestro marco de Indicadores de Seguridad en el Periodismo", recomendó.

Los académicos podrían además ofrecerse como voluntarios para participar en los esfuerzos nacionales de seguimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y ayudar a realizar el potencial del indicador 16.10, que abarca la seguridad de los periodistas, dijo el Director de la UNESCO.