Article

Las organizaciones internacionales hacen un llamamiento para incrementar las acciones en favor de la salud y la nutrición escolares

13/05/2020

Por primera vez desde que fueron presentados los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en 2015, las Naciones Unidas y las organizaciones multilaterales que trabajan en los ámbitos de la salud, la educación, el agua, el saneamiento y la higiene para todos, y de la ayuda social, se reunieron con miras a ratificar sus compromisos en favor de la salud y la nutrición escolares. Esta alianza, llamada Reforzar los programas eficaces de salud y nutrición escolares, tiene el objetivo de mejorar la salud y la alimentación de los niños y adolescente en edad de asistir a la escuela, para que puedan aprender, desarrollarse y proporcionar una contribución significativa en el futuro de sus comunidades y países.

Este llamamiento a la acción colectiva tiene lugar en un momento en que la pandemia provocada por el COVID-19 priva a las escuelas del 90% de sus efectivos escolares y pone de relieve el papel esencial que desempeña la educación en la protección de la salud y el bienestar de los alumnos. Millones de niños no reciben ya el beneficio de las comidas cotidianas que habitualmente proporcionan los programas de alimentación escolar. Asimismo, son millones también los que ya no tienen acceso a los servicios sanitarios básicos y a la educación esencial en materia de salud que garantizan las escuelas en todo el mundo.

Esta nueva alianza, que reúne al Banco Mundial, al Comité Permanente de Nutrición, a la FAO, la OMS, el PMA, la Alianza Mundial para la Educación, la UNESCO y el UNICEF, hace un llamamiento a la unidad de acción, a la vez que invita a los diferentes gobiernos a ratificar sus propios compromisos en favor de la salud y la nutrición, así como a aumentar y armonizar mejor sus inversiones en estos ámbitos para generalizar las intervenciones exitosas, responder de manera holística a las necesidades de los niños en materia de aprendizaje y crecimiento, y en resumen, a desarrollar el capital humano de los países.

‘’La crisis debida al Covid-19 ha resaltado más que nunca los vínculos entre salud, nutrición, bienestar y aprendizaje. Solo podemos lograr una educación inclusiva y equitativa de calidad invirtiendo sistemáticamente en salud y nutrición escolar. Sabemos que esto tiene una influencia determinante, especialmente para los estudiantes más desfavorecidos y marginados,’’ afirmó la Sra. Stefania Giannini, Subdirectora General de Educación de la UNESCO. ‘’La UNESCO celebra esta nueva alianza. Reafirmamos nuestro compromiso en favor de la salud escolar. Se trata de comprometerse a no dejar a nadie atrás, abordar las desigualdades desde el principio y establecer las bases para una vida saludable y productiva,’’ añadió.

Evidentemente, es urgente reforzar la colaboración internacional intersectorial e invertir de manera coherente en los ámbitos de la salud, la nutrición y la educación para intensificar la acción en favor de la salud y la nutrición escolares. Las prioridades de la alianza son las siguientes:

  1. Llevar a cabo actividades conjuntas de promoción para que los programas nacionales, regionales e internacionales concedan más importancia a la salud y a la nutrición escolares, y movilizar fondos y apoyo para reforzar los programas nacionales; 
  2. Producir y difundir mayor cantidad de datos y de más calidad sobre la salud y la nutrición escolares, de manera que podamos dar seguimiento de forma crítica a los logros obtenidos a escala mundial e informar la elaboración de políticas y de programas a todos los niveles;
  3. Elaborar orientaciones y normas coordinadas, basadas en datos fehacientes y que se ajusten a las necesidades de los diferentes países y;
  4. Proporcionar consejos estratégicos y un apoyo coordinado con miras a fomentar las políticas y los programas multisectoriales que se inscriben en los sistemas educativos nacionales.

Invertir en la salud, la nutrición y el bienestar de los educandos mediante programas que vinculen a los sistemas educativos, de salud y nutritivos ocupa el centro de la Agenda 2030. Este enfoque, esencial para poder desarrollar el capital humano de los países mediante la mejora de la salud, la nutrición y la educación, contribuye al menos a la realización de diez ODS: sobre la pobreza, el hambre, la salud, la educación, la igualdad entre sexos, el agua limpia y el saneamiento, el crecimiento económico, la reducción de las desigualdades, la paz, la justicia y las instituciones eficaces, así como las alianzas reforzadas.

La alianza reúne al Comité Permanente de Nutrición, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Grupo del Banco Mundial, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (NESCO), la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Alianza Mundial para la Educación (AME) y el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA).