News

La Open University of China recibió un Premio UNESCO por la utilización de la IA para empoderar a los educandos de las regiones rurales

06/04/2021

El programa “Un alumno por aldea” de la Open University of China (OUC) es uno de los galardonados de la edición de 2020 del Premio UNESCO-Rey Hamad Bin Isa Al-Khalifa para la utilización de las TIC en la educación. Este programa innovador constituye un ejemplo de la manera en que la inteligencia artificial (IA) y las tecnologías asociadas pueden generar posibilidades educativas de calidad para los educandos de las regiones remotas y mejorar el desarrollo social y económico de las comunidades rurales.

El programa fue creado en 2004 con el apoyo del Ministerio de Educación de China, como respuesta a la carencia de recursos en la educación superior y a la lentitud del desarrollo económico en las regiones rurales y remotas de China. Desde su creación, el programa no solo ha mejorado las infraestructuras educativas locales y puesto en marcha programas de aprendizaje a distancia, sino que también ha integrado las técnicas de la IA y de la realidad virtual (VR), mejorando considerablemente la experiencia y la participación de los educandos.

Aprendizaje móvil y aulas inteligentes

Al esforzarse en proporcionar experiencias de aprendizajes de calidad, la OUC ha creado más de 500 aulas inteligentes apoyadas en la nube, en las zonas más pobres de 31 provincias, municipalidades y regiones autónomas.

Se han elaborado entornos de aprendizaje en línea y fuera de esta dirigidos a los educandos locales y se han adaptado los contenidos a sus necesidades. “Como los residentes locales trabajan fundamentalmente en la agricultura, la silvicultura, la ganadería y la pesca, la Universidad ha desarrollado recursos de aprendizaje de fácil acceso en todas partes gracias a las aplicaciones móviles, incluso cuando se trabaja en el campo o en la granja”, explica Hou Songyan, investigador asociado a la OUC.

Huang Haiyang, estudiante del distrito de Tiandong en la región autónoma de Guangxi, compartió su experiencia en cuanto a los cambios propiciados por los instrumentos en su trabajo. “Como puedo consultar las informaciones y los conocimientos correspondientes desde mi teléfono inteligente, me resulta más fácil saber cómo luchar contra los insectos antes de que causen estragos en mis árboles frutales”, afirmó. “Y cuando no sé cómo utilizar un pesticida, me remito a las aulas inteligentes para pedir ayuda a mi tutor en línea”.

Desde que comenzó la pandemia de COVID-19, estas aulas han organizado más de 2000 sesiones de enseñanza en directo para más de 270 000 participantes. Existen también 300 cursos en línea suplementarios y se han abierto 100 000 “mini conferencias” al público en general. Hasta la fecha, el ciclo de conferencias ha generado cerca de 100 000 visitas.

Utilizar la IA para crear entornos de aprendizaje adaptables

La plataforma de aprendizaje inteligente permite que los docentes creen planes de aprendizaje personalizados para los estudiantes, en función del perfil de cada educando, así como analizar sus avances gracias al big data.

Con la ayuda de la IA, la plataforma orienta a los estudiantes hacia diferentes trayectorias de aprendizaje. Esta puede distinguir las intenciones de los educandos mediante un análisis vocal y semántico y es capaz de enviarles textos para responder a sus preguntas y ayudarlos en sus estudios.

La plataforma alivia también la carga de trabajo de los docentes al realizar mayor cantidad de tareas de rutina. Las evaluaciones automáticas y las notas automáticas de las pruebas proporcionan a los estudiantes una evaluación instantánea y les indican los recursos de aprendizaje pertinentes. “Esto me permite ganar mucho tiempo y puedo entonces dedicar más tiempo a la preparación de mis cursos, a reflexionar y a investigar, etc.”, explica Li Ganged, docente de la OUC. “Las notas automatizadas de las pruebas son eficaces ya que no tengo que calificar las tareas yo misma, pero puedo tener una idea clara de los aspectos sobre los que los educandos necesitan ayuda”. 

Además, la realidad virtual (VR) se está integrando actualmente a los programas. No solo permite ilustrar y visualizar el contenido de los cursos abstractos, sino que aumenta la participación y la motivación de los educandos. “En el marco del programa de silvicultura, la VR puede proporcionar experiencias virtuales vívidas, como en el mundo real, sobre el tamaño de los árboles frutales”, explica Hou Songyan. “La experiencia de VR facilita el aprendizaje y lo vuelve más lúdico”.

Cerrar la brecha entre las regiones rurales y urbanas

Hasta la fecha, se han puesto en marcha 29 programas con la ayuda de la IA, abarcando más de 1 500 centros educativos de la OUC en todo el país. En total, 825 827 estudiantes se han inscrito, de los cuales 529 321 han obtenido su diploma. Para Hou Songyan, la influencia de los estudiantes graduados de la OUC en la economía local de las regiones rurales y remotas ya es visible. “Los que han obtenido diplomas en los programas y han aplicado sus conocimientos y competencias en el marco del esfuerzo local para reducir la pobreza rural y desarrollar las regiones rurales han podido contribuir más al desarrollo social y económico local”.

En el futuro, la OUC pretende ampliar su auditorio de destinatarios potenciales más allá de los grupos desfavorecidos de las regiones rurales y remotas, para incluir a todos los miembros de la sociedad en la estrategia de desarrollo social. Al mismo tiempo, la universidad preve un amplio abanico de programas y diplomas, incluido una formación profesional de corta duración, y utilizar las técnicas de la IA para mapear los conocimientos, generar contenidos de manera automática, así como la tecnología de agente conversacional chatbot para garantizar un apoyo en línea de los educandos, 24 horas al día.

“Pensamos realmente que la IA será parte integrante del futuro de la educación”, declara Hou Songyon. Es un gran honor para la Open University of China recibir este premio. Gracias a este aliento, nuestra universidad se interesará más en la utilización de las tecnologías digitales, en particular en las tecnologías de vanguardia como el big data, la nube computing, el blockchain, la IA y la 5G, etc., en nuestras prestaciones educativas futuras, seguirá proporcionando programas educativos de calidad a las poblaciones de las regiones remotas y rurales, y podrá esforzarse en aplicar la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el desarrollo sostenible”.