News

Nueva publicación: Abrir el camino a la inclusión en la educación

06/10/2020

“Todos los niños deben aprender juntos, siempre que sea posible, independientemente de las dificultades o de las diferencias a las que se vean confrontados”. Estos son los principios aprobados por la Conferencia Mundial de la UNESCO sobre Necesidades Educativas Especiales que tuvo lugar en Salamanca (España).

La nueva publicación de la UNESCO Hacia la inclusión educativa: estado, tendencias y desafíos: 25 años después de la Declaración de la UNESCO en Salamanca, aborda el pasado, el presente y el futuro desde que tuvo lugar la Conferencia de Salamanca y con miras a guiar el futuro desarrollo de políticas y prácticas nacionales inclusivas.

Esta publicación es más relevante ahora que nunca.

La pandemia de COVID-19 aumenta las desigualdades de aprendizaje y afecta más a los niños y a los jóvenes marginados.

Según el Informe GEM 2020 – Inclusión y Educación de la UNESCO, alrededor del 40% de los países con ingresos bajos y medios bajos no apoyaron a los alumnos que corrían el riesgo de quedar excluidos durante esta crisis, tales como los educandos pobres, las minorías lingüísticas y aquellos con discapacidades. 

Según cálculos de la UNESCO se estima que cerca de 24 millones de educandos de la educación preescolar hasta la educación superior corren el riesgo de no regresar a las escuelas debido al cierre de estas vinculado con la COVID-19.

Tomar en cuenta la inclusión y la equidad debe ser un elemento clave de los planes enfocados en el desarrollo del aprendizaje a distancia durante el cierre de las escuelas y en la reapertura de estas.

“Debemos construir sistemas educativos que sean capaces de convertir a la diversidad en una fuerza, y en los que cada educando cuente”, declaró Mel Ainscow, profesor emérito de la Universidad de Mánchester y coordinador de la redacción de la publicación.

Mediante esta publicación, la UNESCO pretende apoyar a los Estados Miembros en sus esfuerzos para encontrar la manera más eficaz para superar los obstáculos que impiden avanzar hacia sistemas educativos más inclusivos. La publicación recomienda las acciones que permiten reforzar las políticas nacionales, los planes de estudio, la valoración, la evaluación de las escuelas, la formación de los docentes y los presupuestos.

“Las escuelas inclusivas constituyen una manera eficaz de luchar contra los comportamientos discriminatorios y la discriminación basada en cuestiones relativas al género, de crear comunidades acogedoras, construir una sociedad inclusiva y de lograr la educación para todos”, afirmó Florence Migeon, especialista del Sector de Educación de la UNESCO para el programa de inclusión en la educación.

Cada educando debe contar, independientemente de sus necesidades específicas, de las diferencias, de su situación social y su sexo. Pero 25 años después de que fuera aprobada la Declaración de Salamanca, garantizar para cada educando la igualdad de oportunidades a la hora de recibir educación y beneficiarse con esta sigue siendo un gran desafío en todo el mundo.

Más información: