Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

Noruega redobla su apoyo a los programas de educación sexual de la UNESCO en África

14 noviembre 2019

Noruega ha ampliado los esfuerzos que dedica a mejorar la salud y el bienestar de niños y adolescentes en África mediante la asignación de 75 millones de coronas noruegas –unos 8,1 millones de dólares estadounidenses—para apoyar programas de la UNESCO de educación para la salud y el bienestar. Esta partida presupuestaria contiene fondos para potenciar los programas de educación sexual de amplio espectro en países que padecen algunos de los niveles más altos del mundo en materia de embarazo precoz y no deseado, matrimonio infantil, VIH y violencia de género.

Este aporte de Noruega representa un aumento considerable del volumen de contribuciones voluntarias a la UNESCO y facilita a la Organización la tarea de ampliar el programa Our Rights, Our Lives, Our Future (03) [Nuestros derechos, nuestras vidas, nuestro futuro (03)] que apoya la prestación de una educación sexual de amplio espectro para jóvenes y adolescentes de la región. Los fondos permitirán un mayor apoyo a la ejecución del programa en Sudán del Sur, Níger, Burkina Faso y Malí.

Como parte de la labor general que la UNESCO lleva a cabo en el ámbito de la salud y el bienestar, los fondos también se destinarán a reforzar las iniciativas conjuntas en materia de educación sexual, promoción, investigación y monitoreo. Asimismo, contribuirán a promover contextos educativos seguros y propicios, entre otros la campaña “Safe to Learn” [Seguridad para el aprendizaje], una iniciativa de múltiples asociados orientada a terminar con la violencia en la escuela y mediante ella, de modo que los niños se sientan en libertad de aprender, desarrollarse y tratar de hacer realidad sus sueños. Esta campaña aprovechará el compromiso de la UNESCO de abordar el acoso y la violencia de género en la escuela, incluso la violencia asociada a la orientación sexual, el género y la expresión de la identidad de los alumnos.  

La Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, declaró que “esta financiación refleja la prioridad sin precedentes que Noruega otorga a la UNESCO, en especial a nuestra labor de promoción de la salud y el bienestar a través de la educación, y por eso le estamos profundamente agradecidos. Noruega reconoce que es importante empoderar a los jóvenes y adolescentes, permitirles adquirir los conocimientos y las competencias necesarias para prevenir el VIH, reducir los embarazos precoces y no deseados y erradicar la violencia de género”.

“Las niñas y los niños necesitan conocimientos sobre sus propios cuerpos, la salud sexual y los derechos, para que puedan tomar decisiones correctas y entablar relaciones positivas”, afirmó el Ministro de Desarrollo Internacional de Noruega, Dag-Inge Ulstein. “Esos conocimientos también son útiles para la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible y por eso redoblamos nuestros esfuerzos con miras a garantizar la educación sexual de amplio espectro”.

La Ministra de Investigación y Educación Superior de Noruega, Iselin Nybø, declaró: “La educación sexual de amplio espectro es un componente esencial de toda educación de calidad, basada en la adquisición de competencias. Esa enseñanza fomenta en los jóvenes el desarrollo de los conocimientos, destrezas, valores y actitudes éticas que necesitan para tomar decisiones sanas y respetuosas sobre relaciones, sexo y reproducción. Nos complace apoyar la labor y el liderazgo de la UNESCO en este ámbito tan importante. Compartimos una visión común sobre el derecho de los niños, adolescentes y jóvenes de acceder a una educación de calidad que promueva valores de tolerancia, respeto mutuo y no violencia en las relaciones, lo que refuerza una transición segura y saludable a la vida adulta”.     

Los fondos aportados por Noruega se añaden a las contribuciones de Suecia, Francia, Irlanda y otros donantes que apoyan la labor de la UNESCO en materia de educación para la salud y el bienestar.

Existe una gran necesidad de abordar estos asuntos. En 2018, hubo importantes tasas de abandono escolar entre niñas y adolescentes, debido al embarazo precoz y el matrimonio infantil: 7.000 en Zimbabwe, 117.000 en Sudáfrica y 85.000 en Malawi. Los índices de infección por VIH siguen siendo una amenaza: cada día, 200 niñas contraen la infección en Sudáfrica, 44 en Tanzania y 107 en Mozambique. La prestación de educación sexual de amplio espectro y de buena calidad puede cambiar esa situación, pero esos servicios deben responder de manera adecuada a los contextos y las necesidades específicas de los jóvenes y deben incluir una atención coordinada a la discriminación y la violencia de género, el VIH y el sida, el matrimonio precoz y las prácticas tradicionales nocivas.  

Este compromiso llega en la estela de una resolución propuesta recientemente por Zambia y aprobada en la 207ª reunión del Consejo Ejecutivo de la UNESCO, en la que se hace hincapié en la necesidad de que todos los Estados Miembros de la Organización realicen mayores esfuerzos para velar por que todas las niñas, incluso las afectadas por el matrimonio infantil y el embarazo precoz, no solo asistan a la escuela sino que también reciban una educación de buena calidad. En la decisión se pide a los Estados Miembros que aporten fondos extrapresupuestarios a este fin y se invita a la Directora General a que redoble los esfuerzos de sensibilización que la UNESCO lleva a cabo y que aplique medidas concretas para abordar el problema.

El aporte noruego se produce además en una semana en que los países del mundo se reúnen para formular compromisos renovados en materia de salud sexual y reproductiva e igualdad de género, en la Cumbre de Nairobi de la ICPD25 (Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo). En la Cumbre, la UNESCO pondrá de relieve su compromiso constante de garantizar que la educación, en particular la educación relativa a los derechos humanos, la sexualidad humana, la igualdad de género, la pubertad, las relaciones y la salud sexual y reproductiva, siga siendo un elemento fundamental para velar por la salud y el bienestar de los jóvenes.

Los gobiernos del África Subsahariana aplauden la noticia

El Secretario General del Ministerio de Educación Secundaria de Níger declaró: “Níger, que está consciente de los problemas que afronta la enseñanza en general y en particular la escolarización de las niñas, se ha comprometido a implantar un programa adaptado, participativo e integrador de educación sobre salud reproductiva para jóvenes y adolescentes (ESRAJ), que contará con el apoyo de una hoja de ruta suscrita por el Ministro de Educación Secundaria. El aporte de Noruega llega en el momento adecuado para reforzar este proyecto, con miras a garantizar la salud y el bienestar de jóvenes y adolescentes”.

El Ministro de Educación e Instrucción General de Sudán del Sur, Deng Deng Hoc Yai, afirmó: “La educación sexual de amplio espectro es muy importante para un país nuevo como el nuestro, con niñas vulnerables cuya cultura no permite que los mayores hablen de sexo. Los fondos que hemos recibido hasta ahora por conducto de la UNESCO nos han ayudado a formar docentes para impartir clases de educación sexual de amplio espectro. Nuestro país tiene demasiados casos de embarazo precoz, causados por falta de información. El ministerio necesita ayuda para poner en marcha una estrategia nacional de promoción del derecho a la salud y para abordar el problema del embarazo precoz y las enfermedades de transmisión sexual. Le doy las gracias a Noruega por su apoyo y le exhorto a que siga financiando proyectos como este”.