Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

Museo móvil: un galardonado del Premio de la UNESCO ofrece educación científica a niñas peruanas en zonas rurales

01 octubre 2018

gwe-prize-2017-peru.jpg

© MaCTec Peru/Cristina Vasquez

“Son niñas comunes que hacen cosas extraordinarias”, dijo Johanna Johnson, cofundadora y directora de MaCTec, recompensada en 2017 con el Premio UNESCO de educación de las niñas y las mujeres.

Un año después de haber recibido el Premio, Johanna explica cómo MacTec sigue recibiendo a nuevas niñas en la Academia. Cada año se seleccionan por sorteo cuarenta alumnas, y este año hubo más de 900 candidaturas. MacTec también ha avanzado en llevar la educación científica a las niñas de zonas rurales en Perú, y dentro de poco presentará su primer Museo Móvil de Ciencia. 

“Nuestros talleres tienen mucha demanda. Las niñas que no obtienen buenos resultados en la escuela formal pueden desarrollarse aquí. Cuando recibimos las visitas de científicos, por temor a perderse algo, las niñas no quieren tomar la pausa del almuerzo.” El mes pasado, MaCTec recibió al Dr. Saad Bhamla, profesor del Georgia Institute of Technology-USA e investigador de MaCTec, quien dirigió un taller sobre el concepto del tiempo de duración de la congelación.
Observamos muy a menudo que, incluso cuando un niño o niña nace con una curiosidad innata, la puede perder al crecer, o en ocasiones la escuela hace que la pierda”, dijo Johanna. “Queremos alimentar la curiosidad innata de las niñas y formar mentes brillantes para crear un mundo mejor.”

El Museo móvil

Johanna explica que el aprendizaje más importante que proporciona MacTec es la reflexión crítica y una manera científica de pensar. “¡Es menos una cuestión de formar a científicas que de abrir las puertas para que las niñas tengan la dicha de escoger una vida plena, de explorar el planeta y conquistar el mundo!”, afirmó.

MaCTec abrirá pronto las puertas de su nuevo museo móvil de ciencia. La Academia prevé equipar un camión como museo científico destinado a alumnos jóvenes, algo que permitirá que el proyecto llegue a zonas rurales remotas y que muchas más niñas saquen provecho de él.

“Perú tiene la suerte de poseer una biodiversidad maravillosa”, dijo Johanna. “Por consiguiente, estamos considerando llevar el autobús a Piura, que se halla a más de 900 kilómetros de Lima, y formar a las niñas en el museo móvil mediante la exploración y el aprendizaje de la flora y la fauna autóctonas de la región.” MaCTec enseña a los alumnos a construir aparatos a bajo costo inventados por los investigadores de la Academia, fundamentalmente microscopios de papel (Foldscope) y centrifugadoras de papel.   

Viaje de descubrimiento

“Cada taller de MaCTec significa un viaje de descubrimiento. En el camino, las niñas demuestran su creatividad e imaginación, características que no se vinculan forzosamente con los programas escolares que siguen. Las niñas son nuestra fuente de inspiración y nos sentimos ampliamente recompensados por ello”, afirmó.

Valeria, proveniente de Huancayo, una región rural a unos 300 kilómetros de Lima, participa en la MaCTec desde 2015. Cada viernes por la tarde, acompañada por su madre, viaja en autobús, entre ocho y diez horas, en dirección de Lima, para participar en talleres científicos en los laboratorios de MaCTec. Con el Dr. Javier Navarro, su tutor y confundador de la MaCTec, Valeria explora la adaptación, en condiciones similares, de bacterias antiguas al planeta Marte. Valeria instaló un laboratorio en su casa para llevar a cabo sus investigaciones. “Tiene la firme ambición de convertirse en astrobióloga”, afirmó Johanna, “y es una fuente de inspiración para las demás niñas peruanas.”

Izumi, otra de las niñas de la MaCTec, de 11 años de edad, construyó un modelo atómico en 3D en plástico de interleucina 8, una proteína clave en el mecanismo de la inflamación. Izumi involucró a toda su familia en el proyecto y presentó su trabajo en varios foros universitarios, en particular en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas.

“Aspiramos a que en el futuro el museo científico difunda su mensaje no solo en todo el país, sino a que la MaCTec sea capaz de recibir a cualquier niño que atraviese su umbral y diga ‘Hoy quiero explorar las estrellas’, y al que podremos responder entonces ‘Entra, MaCTec es tu casa’.”

MaCTec, la Mini Academia de Ciencia y Tecnología, brinda a las niñas de diferentes medios étnicos y socioculturales una enseñanza científica de calidad, que enriquece sus mentes y su voluntad de aprender. La Academia propone talleres gratuitos que abarcan diferentes ámbitos, desde la mecánica cuántica hasta la genética, e invita a científicos de todo el mundo para que los dirijan. La MaCTec ha elaborado el modelo educativo llamado Discovery-Peer Learning (DPL) (aprendizaje por homólogos basado en el descubrimiento) que estimula la curiosidad y alienta a las niñas a plantearse desafíos y a confrontar también a los científicos a estos.