Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

Ministros de Educación celebran reunión sobre aumento de capacidades

15 noviembre 2019

La Subdirectora General de Educación de la UNESCO, Stefania Giannini, celebró un desayuno ministerial en el marco del Programa de Desarrollo de Capacidades para la Educación (CapED) el 15 de noviembre de 2019, en la Sede de la Organización en París. Al evento, realizado en el contexto de la 40ª reunión de la Conferencia General de la UNESCO, acudieron representantes de los cinco donantes y de 19 países beneficiarios, entre ellos 17 ministros, con el fin de debatir aspectos de la formulación de políticas relativas al ODS 4 y su ejecución.

Desde que el ODS4 entró en vigor, los países han venido ajustando sus planes y políticas de educación a las ambiciosas metas de la Agenda 2030, aunque lo han hecho en grados diferentes. Para un gran número de países, el ODS4 ya no es solo un programa mundial, sino que ha llegado a ser un elemento efectivo del diálogo nacional sobre políticas y procesos de planificación.

La plataforma de ejecución de la UNESCO CapED apoya a los Países Menos Adelantados en la consecución de sus principales prioridades nacionales, en el contexto del ODS4, a fin de velar por una educación de calidad inclusiva y equitativa, y promover las oportunidades de aprendizaje para todos a lo largo de toda la vida.  A este fin, CapED se centra en tres ámbitos prioritarios para fortalecer los sistemas educativos: los planes y las políticas de educación, la adquisición de competencias para la vida y el trabajo, y los docentes.

Abordar la crisis mundial del aprendizaje

En sus palabras inaugurales, la Subdirectora General hizo hincapié en la necesidad de acción urgente ante la crisis mundial del aprendizaje. Giannini puso de relieve el valor añadido del programa CapED para reforzar las capacidades de los ministerios de Educación y apoyar a los países en la consecución del ODS4.

Desde 2016, el programa CapED ha venido desarrollando un plan piloto innovador para estudiar de qué modo se pueden ajustar a la Agenda 2030 de Educación las políticas, los planes, la legislación, y los sistemas de datos y de seguimiento de los países. En ese contexto, el Ministro de Educación de Malí hizo uso de la palabra para anunciar que el Presidente de su país aprobó el nuevo plan del sector de educación en junio de este año. El Ministro explicó cómo el CapED, mediante la movilización del Instituto de Estadística de la UNESCO (UIS), no solo apoyó a su ministerio en la elaboración del plan que debe ajustarse al ODS4, sino que también les ayudó a preparar un modelo de simulación financiera que les permitirá compilar datos para tomar decisiones de base empírica.

Asimismo, el Ministro de Myanmar disertó sobre la importancia de disponer de estadísticas de buena calidad. El orador explicó que desde 2014 su país ha estado reformando el Sistema de Información sobre la Administración de la Educación (EMIS), para crear un sistema único integrado, que gestione los datos procedentes de todos los subsectores de la educación. Para abordar los retos que plantea la tarea de garantizar que la información generada por el EMIS se use realmente para la formulación de políticas, el Ministro afirmó que el apoyo recibido del Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación (IIPE), por conducto del CapED, ha garantizado que los planificadores y administradores del sector pueden interpretar y analizar los datos con miras a la planificación estratégica, la elaboración de presupuestos y la evaluación. Añadió que, actualmente, Myanmar inicia un nuevo ciclo de planificación y, por primera vez, será capaz de utilizar las estadísticas para conformar las prioridades y políticas educativas que se aplicarán hasta 2030.

Los cinco donantes de CapED participaron en la reunión: Dubai Cares, Islandia, Finlandia, Noruega y Suecia. El denominador común de los discursos de los donantes fue la importancia de no dejar a nadie rezagado, lo que abarca la igualdad de género y el reconocimiento de los docentes como principales impulsores de la calidad y la innovación. Los donantes señalaron que los problemas que el sector de educación afronta en sus propios países son similares a los que mencionaron los beneficiarios del CapED durante la reunión, lo que subraya la universalidad de la Agenda 2030. Un mensaje nítido que se desprendió de la reunión fue que cada país –sea cual sea su grado de desarrollo—y sus asociados en materia de desarrollo deberían esforzarse en acopiar más fondos para la educación, ya que esta es una inversión y no un gasto.

Que nadie quede rezagado

Los participantes también debatieron acerca del principio de que nadie quede rezagado. Por ejemplo, el Ministro de Nepal habló de la nueva ley de su país sobre educación gratuita y obligatoria para garantizar el derecho de todos a una educación de calidad. Otra faceta del ideario de no dejar a nadie rezagado es el género. El Ministro de Uganda examinó con preocupación el hecho de que las niñas de su país están infrarrepresentadas en las asignaturas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM), y dijo que, con apoyo del CapED, Uganda ha tomado medidas para abordar el problema y ha elaborado directrices nacionales relativas a la aplicación de métodos pedagógicos de formación docente que tengan en cuenta las necesidades de las mujeres. Aunque es preciso realizar inversiones selectivas en la educación de niñas y mujeres para impulsar cambios duraderos, los participantes también señalaron que, en determinadas materias, los niños también obtienen resultados mediocres, lo que demuestra que el principio de no dejar a nadie rezagado es aplicable a todos.

Muchos de los oradores mencionaron los progresos alcanzados en sus países, en colaboración con la UNESCO, en la mejora de sus sistemas educativos. Pero todavía persisten algunos problemas. Al revisar el ODS4 por primera vez, el Foro Político de Alto Nivel de 2019 hizo hincapié en la urgencia de transformar la educación y fortalecer las iniciativas conjuntas en todos los ámbitos, con el fin de acelerar el progreso, aprovechar las oportunidades y hacer frente a los retos venideros. Dicho en pocas palabras: la comunidad internacional no va camino de alcanzar las metas de los ODS4.

Por eso los programas como CapED deben seguir apoyando a los países mediante el aumento selectivo de capacidades en los planos institucional y organizativo, para transformar los sistemas de enseñanza. La reunión concluyó con el resumen del moderador, que señaló cinco aspectos a retener: la importancia del desarrollo de capacidades para lograr cambios sostenibles; la necesidad de que los países sientan como suyos estas iniciativas, para obtener un apoyo eficaz; las iniciativas conjuntas para aumentar la financiación y la innovación, y para difundir las prácticas idóneas; los docentes como recursos principal para lograr la educación de calidad, y la igualdad, para velar por que nadie quede rezagado.

Desde su creación en 2003, el Programa CapED es la principal respuesta operativa de la UNESCO para apoyar a los países más frágiles y menos avanzados en la consecución de la Agenda 2030 de Educación. Mediante el aumento de capacidades que genera el CapED, centrado en el fortalecimiento de los sistemas educativos, la UNESCO ayuda a los gobiernos en la concepción y aplicación de las reformas educativas esenciales para alcanzar las prioridades nacionales en materia de desarrollo y hacer realidad el ODS4.

El Programa CapED se financia con recursos extrapresupuestarios y desde su creación ha movilizado más de 100 millones de dólares estadounidenses. Diversas evaluaciones externas han puesto de relieve su especial valor añadido para la UNESCO, el importante apoyo estratégico que brinda a los países beneficiarios y la excelente relación calidad/precio que ofrece a los asociados. El Programa CapED opera actualmente en 25 países, entre los que figuran algunos que están en vías de recuperación tras conflictos armados o crisis prolongadas. Si usted está interesado en asociarse al programa, puede ponerse en contacto con nosotros en caped@unesco.org.