Los ministerios de educación prestan atención al reforzamiento de la rendición de cuentas y financiación

1stnov_sc-meeting.jpg

High-Level Ministerial Panel Discussion on SDG4 – Education 2030
© UNESCO-Alix
01 noviembre 2017

Dos mesas redondas que se llevaron a cabo durante la 39a reunión de la Conferencia General de la UNESCO, examinaron los diferentes mecanismos establecidos por los gobiernos con miras a reforzar la responsabilidad y la transparencia, fundamentalmente mediante la evaluación y el seguimiento públicos. El evento de alto nivel en que se congregaron los ministros de educación examinó cómo reforzar la obligación de rendir cuentas puede resultar beneficioso para la financiación de la educación, a la vez que impulsa la consecución de la Agenda 2030 de Educación.

“La presencia de una cantidad significativa de ministros, provenientes de diversas regiones del mundo, da fe de la fuerza del compromiso que nos atañe en lo relativo a la educación”, declaró la Sra. Irina Bokova, Directora General de la UNESCO. “La educación entendida como un derecho fundamental […] con miras a erradicar la pobreza, empoderar a las personas, prevenir el extremismo violento, proteger nuestro planeta”.

Una presentación sobre la rendición de cuentas en el ámbito de la educación sirvió de marco a ambos debates y abordó la noción de responsabilidad en la educación, la diversidad de enfoques, así como el problema esencial de la transparencia en la financiación de la educación. La obligación de rendir cuentas tiene como objetivo reforzar la eficiencia de los sistemas educativos; mejorar los resultados en los planos individual y social y con miras al desarrollo de todos. Para ello se requieren datos actualizados, fiables y transparentes que aporten la información necesaria para la toma de decisiones en materia de despliegue de fondos y de regulación de las instituciones educativas.

“La rendición de cuentas contribuye a definir a quién corresponde la responsabilidad de cada tema, y cómo solucionar los problemas”, indicó el Sr. Manos Antoninis, director del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo (GEM) durante su presentación sobre rendición de cuentas. “En todo hay una parte de responsabilidad, pero ante todo es a los gobiernos a quienes corresponde rendir cuentas”.

Responsabilidad en la financiación de la educación

Los participantes de la primera mesa redonda se interesaron en la diversidad de los enfoques en materia de obligación de rendir cuentas, y al final de ésta, en el reforzamiento de la eficiencia y la eficacia de los sistemas educativos con el objetivo final de mejorar los resultados en los planos individual, social y en términos de desarrollo para todos. Al mostrar la diversidad de enfoques, medidas políticas, estrategias e instrumentos utilizados por los gobiernos en el ámbito del ODS, este debate permitió definir los entornos necesarios y adecuados para una transparencia eficaz en los diferentes ámbitos. En el debate se reunieron los ministros de educación de Francia, Finlandia, Estonia, el Estado Plurinacional de Bolivia, China, Liberia y Palestina.

“La obligación de rendir cuentas representa una poderosa herramienta para el cambio”, señaló el Sr. Andreas Schleicher, director del Sector de Educación y Competencias de la OCDE quien animó la mesa redonda. “Para que la educación logre avanzar es necesario dar pasos significativos”.

El Sr. Dankert Vedeler, copresidente del Comité de Dirección del ODS-Educación 2030 destacó la importancia de disponer de mecanismos de seguimiento eficaces y creíbles, así como de datos actualizados y adecuados a todos los niveles, incluido en las Naciones Unidas.

Responsabilidad en la financiación de la educación

La segunda mesa redonda examinó cómo al reforzar la responsabilidad se favorece la financiación de la educación en los planos nacional e internacional. La responsabilidad financiera es esencial para lograr la consecución de la Agenda 2030 de Educación. Para cumplir con estas dos obligaciones, las instituciones deben rendir cuenta sobre uso de los recursos utilizados y demostrar que sus acciones se ajustan a las normas del estado de derecho. En este debate participaron los ministros de Educación de Canadá, Eslovenia, Cuba, Islas Cook, Zimbabwe, Arabia Saudita y Bangladesh.

“La financiación es uno de los retos fundamentales para los países con ingresos bajos y medios con miras a la consecución del ODS 4 de aquí al 2030”, afirmó Su Excelencia, el Sr. Nurul Islam Nahid, Ministro de Educación de Bangladesh, quien intervino en nombre del Grupo E-9. “Mediante la ‘Declaración de Dhaka’ los países que formamos parte del Grupo E-9 ratificamos nuestros compromisos en materia de incremento de la financiación pública del sector educativo y de garantizar la rendición de cuentas con miras a una utilización eficaz de ésta”.

“La financiación de la educación es importante para los niños y las familias”, declaró la Sra. Alice Albright, directora general de la Alianza Mundial para la Educación, quien animó el debate sobre la responsabilidad en el ámbito de la financiación de la educación. “Ellos se preocupan porque la financiación prometida se lleve a cabo realmente”.

El Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo (GEM) 2017/2018 de la UNESCO destaca la responsabilidad de los gobiernos en cuanto a proporcionar una educación universal de calidad, e insiste en la necesidad de rendir cuentas para poder alcanzar este objetivo. El Informe ha dado una señal de alarma al indicar que todo reproche desproporcionado formulado contra cualquier agente a causa de alguna dificultad en el sistema educativo puede tener repercusiones negativas graves ya que aumenta las desigualdades en detrimento del aprendizaje.