Llevar la educación a regiones de difícil acceso en Nepal

05/03/2020

“No tuve la oportunidad de asistir a la escuela porque provengo de una familia de 21 miembros”, nos cuenta Kalasha Khadka Khatri, de 30 años de edad, habitante del municipio rural de Chingad, en el distrito de Surkhet, durante una entrevista en vídeo con la UNESCO. Se esforzó para poder ofrecer dos comidas al día a su familia y perdió a dos de sus hijos por no poder pagar la asistencia médica. “No pude darme el lujo de pagar los viajes hasta el puesto sanitario para buscar las medicinas”, añade al evocar las dificultades a las que se vio confrontada. Kalasha se inscribió en un curso de costura en el Centro Comunitario de Aprendizaje (CLC, por sus siglas en inglés) de su comunidad y desde entonces es capaz de satisfacer sus necesidades cotidianas. Ahora, desea transmitir lo que ha aprendido a los demás.  

No se trata de un caso aislado. A pesar del aumento gradual de la tasa de alfabetización de adultos en Nepal en un 68%, las comunidades que viven en regiones rurales de difícil acceso como Kalasha corren el riesgo de tener pocas oportunidades educativas. En Nepal, cuatro de cada cinco personas viven en un contexto rural y un estudio llevado a cabo por el Gobierno en 2008 reveló que los jóvenes de las regiones rurales tienen menos oportunidades de recibir instrucción que aquellos que viven en zonas urbanas, siendo las mujeres particularmente desfavorecidas.   

Los CLC desempeñan una función clave para hacer frente a esta disparidad. Los centros están generalmente concebidos y dirigidos por los propios habitantes y funcionan fuera del sistema de educación formal, proporcionando aprendizaje a lo largo de toda la vida y oportunidades de liderazgo a las comunidades marginadas.   

“La formación me dio una voz y capacidades”

En la actualidad, el programa de Desarrollo de Capacidades para la Educación (CapED) de la UNESCO apoya al gobierno con miras a reforzar los CLC. El programa ayuda a que los centros puedan garantizar que los cursos impartidos resulten pertinentes para las comunidades y se ajusten a las políticas y planes educativos a todos los niveles del sistema federal.

El beneficiario final del reforzamiento de las capacidades institucionales es, sin lugar a dudas, el educando. Entrevistamos a mujeres que al igual que Kalasha participaron en cursos de costura en el CLC de Jagaran. “La formación me dio una voz y capacidades”, afirmó Harikala Buda de 30 años de edad que era completamente novata en la costura pero al completar su formación en este ámbito puede confeccionar prendas básicas. Harikala habla de sus logros con orgullo cuando dice que trabajó a tiempo completo para confeccionar más de 150 vestidos durante la temporada de fiestas de Dashian. Hoy en día, ha ganado lo suficiente para costearse su propia máquina de coser.

Bhawana Sharma, de 20 años de edad, es otra de las aprendices. Después de que su padre falleció siendo joven, fue su madre quien la crió y trabajó muy duro para que recibiera educación. Por razones económicas Bhawana abandonó la escuela por un año para incorporarse al taller de costura con el objetivo de ayudar a su familia. Actualmente dirige su propio taller y prepara, a la par de su trabajo, su diploma de segundo ciclo de educación secundaria que le permitirá continuar sus estudios a lo largo de toda la vida.

En 2019, el CapED reforzó más de 300 CLC, incrementado la sensibilización en materia de los ODS, mejorando la coordinación con los gobiernos en consonancia con la descentralización de la educación y formando a los directores de los CLC sobre cuestiones vinculadas con la gestión y la capacidad para recaudar fondos.

Basándose en su amplia experiencia con los CLC, la UNESCO apoya actualmente al Gobierno de Nepal para que implemente un marco de aprendizaje a lo largo de toda la vida, con miras a orientar los planes y las leyes en favor de la educación a escala local para que los gobiernos provinciales y locales puedan proporcionar oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida a las personas más vulnerables y marginadas de Nepal.   

Para obtener más información acerca del programa de Desarrollo de Capacidades para la Educación (CapED) de la UNESCO.

 

Foto: Harikala Buda trabajando en su máquina de coser antes de tomar cursos de costuras en el CLC local.