Story

Juan Garay: Transcultura, un espacio donde fluye la magia

19/11/2020

© UNESCO/Havana/Leslie Salgado      

 

De las Antillas Menores a las Mayores, de un extremo a otro del mar, el Caribe es un espacio increíblemente atractivo y diverso, caracterizado por una vibrante producción artística donde convergen disímiles expresiones culturales y lenguas. 

Emplear esa diversidad como punto de partida para promover la integración regional y el desarrollo socioeconómico es uno de los principios del Programa Transcultura: integrando a Cuba, el Caribe y la Unión Europea mediante la cultura y la creatividad, que implementa la Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la UNESCO, en alianza con varias instituciones de Cuba y el Caribe, y el financiamiento de la Unión Europea. 
 
Para el responsable de la cooperación de la Unión Europea (UE) en Cuba, Juan Garay, esa visión tiene raíces profundas en la historia. A propósito del cierre de la fase inicial de Transcultura, Garay comparte sus deseos y visiones para este Programa.

¿Qué sitio ocupa el Programa Transcultura en el concierto de la cooperación de la Unión Europea con Cuba y el Caribe? ¿Por qué es relevante?

En el Caribe hay una gran pasión por la cultura y por el arte como canales de comunicación. En ese contexto, Cuba es para nosotros un claro epicentro de belleza, creatividad, innovación, resiliencia, de transmisión de pensares y sentires. En este proyecto, que es único para la Unión Europea en el mundo, vimos una gran oportunidad para que todas esas raíces, las de Cuba y el Caribe, convergieran. 

Es un proyecto en el que se intenta facilitar la comunicación de las fuerzas artísticas en una región y darles más canales para su difusión, para su vínculo con el crecimiento económico, para su conexión con los desafíos del desarrollo sostenible. Por todas esas razones, apostamos por este proyecto mágico que es Transcultura, en esta región fascinante que es el Caribe, con Cuba como epicentro.  

¿Por qué apostar por la cultura como escenario para la integración?

Para la Unión Europea, la cultura es una clave de la cohesión social, lo que une a la gente. Tras la segunda guerra mundial, fue la cultura lo que facilitó la fundación de Europa, la paz. Eso lo llevamos a nuestra cooperación en todos los países. Intentamos promover el diálogo entre las personas y las comunidades a través de la cultura.  

Coincidentemente, UNESCO fue la primera agencia de las Naciones Unidas en crearse después de las guerras, y su objetivo fundacional fue promover la paz. (…) Para mí están muy relacionados la cultura, el arte y los valores humanos para la creación de una sociedad del siglo XXI mucho más empática, mucho más sensible a la naturaleza. Transcultura tiene también esa vocación, ese espíritu de poner diferentes fuerzas y bellezas en conexión. 
 
En la segunda parte del poema El Apellido, del poeta cubano Nicolás Guillén, dice: “Sin conocernos, nos reconoceremos en los ojos cargados de sueños”. ¿Qué evocaciones le trae ese verso en cuanto a los jóvenes, la cultura y la creatividad en la región del Caribe?

Los jóvenes del Caribe son una luz del mundo, hay muchas, pero ellos son una luz muy fuerte. Los que no somos caribeños, pero amamos el Caribe, simplemente con abrir los ojos, los oídos y le corazón, sobre todo, sentimos una creatividad inmensa. Quizás es el crisol de culturas, el mar, la situación de islas que son como naves, tantas cosas, pero aquí hay algo mágico que hace que haya muchísima innovación, muchísima creatividad, muchísima valentía a expresar el alma. Yo animo a todos los jóvenes del Caribe y el mundo a sacar de su alma lo que son esos sueños que dice Guillén, que es lo que nos une. 

Para lograr esos sueños, son necesarias la formación, las oportunidades. ¿Qué importancia le concede a la formación dentro del Programa?

Hay dos componentes fundamentales del programa. Uno es aumentar las capacidades y otro aumentar las oportunidades. Queremos darle al proyecto un enfoque de capacidades que no sea- digamos- adaptarse a la ortodoxia de las técnicas y de los métodos. Los métodos y las técnicas son importantes para todas las disciplinas de expresión del arte, pero pienso que, tan importante como eso, es el espacio para la creatividad, la innovación, los laboratorios en los que incluso se puede desafiar esa ortodoxia y se puedan encontrar nuevas expresiones artísticas. Además de que este proyecto puede poner en contacto a diferentes culturas, también puede y debe poner en contacto a diferentes expresiones del arte. Cuando se juntan un escritor o un poeta, con un músico y luego con un cineasta surge una magia increíble. 
 
¿En lo personal, qué es para Usted Transcultura?
Para mí Transcultura es un espacio de Cuba y el Caribe donde fluye la magia. 

Hay un hombre cuyo trabajo fue medular para el nacimiento de Transcultura. ¿Cómo recuerda a Eusebio Leal? ¿Qué significa para este Programa?

No es posible capturar la grandeza de Eusebio con unas palabras. Me emociono. Eusebio unió su veneración por la cultura, con la historia y la armonía social; las ideas de la Revolución al culto por lo pasado y por lo futuro, a través de un hilo argumental de la nobleza y de la belleza. Sin él no estaríamos aquí porque él empujó esta idea en conversaciones en Europa donde a menudo era invitado a dar charlas y a hablar de sus sueños. Fue allí donde él cautivó a nuestros colegas en Bruselas, de allí surgió la idea, con punto de partida en la restauración del Convento de Santa Clara. Luego fui proponiendo la idea de integrar el ISA, la Escuela del Cine. 

Siempre lo recordaremos por su cariño, por su perseverancia. Sin él no estaríamos aquí. Él fue, en gran parte, el motor de esta idea.

¿Qué ha encontrado en el equipo que impulsa este Programa? 

He estado en muchos países y es muy raro encontrarse un equipo así, con tantísima pasión, entusiasmo, dedicación. Ha sido una dedicación maravillosa, y yo quiero agradecer a Katherine y a todo el equipo por esa entrega. 

Transcultura permite traer muchas de esas esencias de trabajar por la cultura como vía de conexión. 
Estoy seguro de que, con esa pasión, este Programa y los muchos hijos que tendrá, van a dar mucha luz a nuestro trabajo.