Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

Los jóvenes le toman el pulso al planeta y generan el cambio en sus comunidades

02 agosto 2019

ozgreen.jpg

© OzGREEN

« Ce que nous faisons, c’est mettre ouvertement l’accent sur les personnes qui peuvent apporter un changement réel dans leurs communautés et dans le monde, et les aider à attiser cette flamme », a dit Sue Lennox, cofondatrice et ancienne directrice du Global Rivers Environmental Education Network (OzGREEN) qui dirige le programme Youth Leading the World (YLTW).

“Lo que estamos haciendo es influir abiertamente en las personas capaces de generar un cambio real en sus comunidades y en el mundo, y ayudarlas a avivar esta llama”, afirmó Sue Lennox, cofundadora y ex directora de Global Rivers Environmental Education Network (OzGREEN) que dirige el proyecto Youth Leading the World (YLTW).

El proyecto YLTW, nominado para el Premio UNESCO-Japón para el Desarrollo Sostenible en su edición de 2018, saca provecho de las ciencias ciudadanas, la educación para el desarrollo sostenible (EDS) y el liderazgo participativo con miras a informar, movilizar y conectar a los jóvenes agentes del cambio en el seno de sus comunidades y en todo el mundo, para que logren lanzar sus propios proyectos según sus necesidades.

“Nos complace pensar que nuestro sello distintivo consiste en lograr que las personas pasen de la pasividad a un espacio en el que pueden comenzar a imaginar y crear un mundo diferente”, expresó Sue. “Los ayudamos a que comiencen esta aventura. Después de todo, saben cuáles son los cambios necesarios en la región donde viven”.

“Lo emocionante es que hemos demostrado que el proyecto YLTW puede transferirse, y hemos formado a más de mil animadores locales para que dirijan esta iniciativa en sus regiones respectivas. La formación de los animadores, tanto en en línea como personalmente, permite que el proyecto YLTW sea accesible incluso para las personas que viven en regiones remotas del mundo”, afirmó Sue.

Tres caminos posibles hacia un aprendizaje transformador

El proyecto YLTW se basa en el aprendizaje transformador y funciona de tres maneras diferentes, comenzando por informar a las personas de los datos más recientes en lo relativo al medioambiente.

“Lo que llamamos ‘tomarle el pulso al planeta’ y todas las informaciones que proporcionamos se basan en pruebas y datos específicos fehacientes. Los animadores dicen sistemáticamente que nunca se habían dado cuenta de lo grave de la situación mundial”, afirmó Sue. “Se trata de una toma de conciencia importante para quienes tienen una vida privilegiada”.

La segunda etapa, en la que intervienen criterios de estrategia, consiste en dotar a los jóvenes de las competencias necesarias para que se conviertan en innovadores y puedan orientar a sus comunidades hacia la sostenibilidad y la equidad.

La tercera etapa es la más importante para los jóvenes, y consiste en crear contactos con otros proyectos en sus propias comunidades y fuera de estas. Para Sue, la magia de esta etapa es que vincula a jóvenes de Australia, por ejemplo, con personas que viven en Bangladesh, en América Central o en África, con miras a que utilicen el método y la formación para lanzar sus propios proyectos en contextos muy diferentes.

“Esto genera cambios profundos, ya que a menudo, los jóvenes se sienten aislados y esta situación les impide dar el paso. Se muestran muy entusiasmados con la idea de comunicar con otras personas”, añadió.

El proyecto YLTW da lugar a un congreso anual de tres días de duración que se lleva a cabo simultáneamente en múltiples lugares interconectados. Hasta la fecha, más de 17 000 jóvenes de un centenar de regiones del mundo ha participado directamente en el proyecto.

Las personas salen del congreso con un plan personal para reducir su propio impacto ecológico, a la vez que con metas por cumplir para que el cambio llegue a sus comunidades.

“Hacemos que puedan detectar sus preocupaciones principales, y luego invertimos las funciones y les ayudamos a construir una visión. El año pasado, las preocupaciones principales eran el cambio climático y la carencia de liderazgo”, afirmó Sue.

El ritmo del cambio se intensifica

“El ritmo con que los jóvenes, cuando toman conciencia de lo grave de la situación, reaccionan y dan el paso para hacer algo se acelera, así como la creación del movimiento a nivel mundial”, expresó Sue, que trabaja en el ámbito de la EDS desde hace más de 30 años. “En 2018, creamos el Consejo Mundial del Programa YLTW, integrado por animadores experimentados del mundo entero que indicaron el camino a seguir.”

Las acciones que los jóvenes han decidido desarrollar pueden consistir en introducir la energía solar en sus escuelas, implicando al personal, los padres y las asociaciones estudiantes, y recaudando fondos. También puede tratarse de un proyecto en específico, como en Canadá, donde los jóvenes han manifestado su preocupación por la desaparición de las abejas y han aprendido a protegerlas e instalado varias colmenas en espacios públicos.

Dos de los proyectos más ambiciosos están relacionados con el buen estado de los ríos. En colaboración con la ONG local Sankat Mochan Foundation, OzGREEN ha ayudado a crear un centro de investigación científica en Varanasi (India) que trabaja con los jóvenes locales para mejorar el estado del río sagrado Ganges, así como de las comunidades más afectadas por la contaminación de las aguas residuales.

“Uno de los mayores éxitos fue lograr que las mujeres locales participaran, en un contexto en el que no es la norma. Un de los momentos más impactantes del año pasado fue ver a las niñas de la aldea levantarse y hablar apasionadamente de los problemas que les preocupaban y de lo que pensaban hacer para remediarlos”, expresó Sue.

Mucho más cerca de nosotros, en Bellingen, sede del proyecto YLTW, los jóvenes han colaborado con OzGREEN para vigilar el estado de su río e informar a su propia comunidad. En 2015, en el río local del mismo nombre ocurrió un gran drama para la biodiversidad del lugar que diezmó a una antigua especie de tortuga única en su género. Las tortugas morían por un virus desconocido al llegar a la edad adulta.

En colaboración con los organismos de conservación y las escuelas locales, los voluntarios de la comunidad comenzaron a observar todos los meses el estado de la cuenca fluvial en su conjunto, a la vez que publicaron y comunicaron los datos recopilados a la comunidad y a los científicos que trabajaban en la recuperación de las tortugas.

Sue cree que en el futuro lo más importante será apoyarse en sus bases sólidas haciendo que la formación de los animadores en línea sea accesible a otras regiones del mundo. “Sabemos que disponemos de un modelo de cambio potente y que somos capaces de transmitirlo a la generación que podrá concretizarlo”, afirmó.

La educación para el desarrollo sostenible (EDS) proporciona a las personas los conocimientos, las competencias, las actitudes y los valores necesarios para pensar y actuar en favor de un futuro sostenible. Se trata de integrar las cuestiones relativas al desarrollo sostenible, tales como el cambio climático y la biodiversidad, en la enseñanza y el aprendizaje. La UNESCO promueve la EDS en todos los niveles y contextos sociales mediante su Programa de Acción Mundial.