News

Jóvenes influenciadores desafían la desinformación en América Latina

22/04/2020
Montevideo, Uruguay
16 - Peace, Justice and Strong Institutions
17 - Partnerships for the Goals

Con millones de seguidores en sus redes sociales, advierten sobre el peligro de amplificar contenidos no verificados y animan a comprometerse con hábitos responsables

“Creo que todos alguna vez en nuestras vidas hemos sido víctimas de algo llamado ‘desinformación’ gracias a alguna tía en el grupo de la familia…es algo que hay que evitar a toda costa”, comenta la colombiana Natalia Giraldo desde su cuenta de Instagram, mientras hace muecas con la cara e intercala chistes en su mensaje. “Hace un ratito vi un video de la UNESCO para evitar la desinformación”, continúa la joven desde esa red social, donde convoca a más de un millón de seguidores de todo América Latina.

Es que la desinformación, es decir, aquellos contenidos no verificados que se amplifican a la velocidad de la luz por las redes sociales, se convirtió en una de las consecuencias colaterales más dañinas de la pandemia COVID-19. Millones de personas alrededor del mundo resuelven acciones y toman decisiones determinantes, en función de datos incorrectos que reciben a diario en sus dispositivos móviles, pero cuya autenticidad nadie corrobora.

Con el fin de intentar mitigar el impacto negativo de este fenómeno, UNESCO generó una alianza con un grupo de influenciadores -jóvenes latinoamericanos con millones de seguidores en sus cuentas- para que dialoguen con sus audiencias sobre la gravedad de compartir contenidos no verificados a través de las redes sociales.

Por medio de un video animado se compartieron las principales recomendaciones que fomentan hábitos acertados a la hora de reproducir noticias, el cual intentó, además, ayudar a detener el ciclo de la desinformación en el mundo digital.

La estrategia se enfocó en el poder de difusión de estos jóvenes y en el tono de cercanía que emiten en sus mensajes, para que otros adolescentes, al escucharlos, puedan también reflexionar sobre las buenas prácticas a replicar. Como resultado de la iniciativa, más de medio millón de personas interactuaron con el posteo sobre desinformación hecho por estos jóvenes.

Se aprovechó, en este sentido, el formato personal de las historias de Instagram para que cada influenciador explicara el fenómeno desde su propia impronta y con su propio léxico, respetando siempre lo sustancial del mensaje a transmitir: ten calma, no repliques cadenas de datos anónimos, chequea información con fuentes confiables y detén a tus amigos si ves que alimentan el ciclo de la desinformación.

¿Ya los conoces?

Aquí te presentamos a los influencers comprometidos con la información de calidad. Súmate tú también a esta iniciativa y comparte contenido de calidad entre tu entorno digital. Síguelos y mantente conectado con las recomendaciones.