Story

Inscripción del cuscús en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO - un ejemplo de cooperación internacional

16/12/2020

“Los conocimientos, prácticas y tradiciones vinculadas a la preparación y el consumo del cuscús” acaban de ser inscritos en la Lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad de la UNESCO. Esta nueva inscripción reconoce el valor del cuscús y el conocimiento, las prácticas de preparación y el saber que lo rodean. También encarna la cooperación cultural entre cuatro países que comparten este patrimonio: Argelia, Mauritania, Marruecos y Túnez. Esta inscripción atestigua de los esfuerzos realizados por la UNESCO para fomentar las inscripciones multinacionales con el fin de unir a pueblos y culturas.

Cómo el patrimonio une a los pueblos

La inscripción de “los conocimientos, prácticas y tradiciones vinculadas a la preparación y el consumo del cuscús” es el resultado de una candidatura conjunta de Argelia, Mauritania, Marruecos y Túnez. Esta inscripción ilustra hasta qué punto el patrimonio cultural inmaterial puede ser un tema en el que los Estados se reúnen y cooperan. Este es, además, uno de los propósitos de la UNESCO: construir lazos entre los pueblos y estrecharlos a través de las prácticas y el conocimiento que comparten.

Esta inscripción conjunta es un gran logro. Es un fuerte signo de reconocimiento cultural a la vez que un verdadero éxito diplomático en un tema tan importante y simbólico para los pueblos de esta región y para muchos otros. Este consenso muestra que el patrimonio cultural puede ser tanto personal como excepcional, y al mismo tiempo transciende fronteras.

Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO

La historia de este plato de origen bereber, no solo es muy antigua - ya que el cuscús se come desde al menos la Edad Media - sino también compleja y muy variada. Aunque es difícil ser preciso en cuanto su historia - se han celebrado numerosos debates entre especialistas durante la preparación del expediente de la candidatura - todos estuvieron de acuerdo en una cosa:

“El mejor cuscús es el de mi madre”.

El espíritu del cuscús es la expresión de la vida en sociedad

El cuscús es un plato que marca la vida de la gente de estos cuatro países, y mucho más allá: no hay boda, fiesta o reunión familiar sin cuscús. Se trata, por tanto, de un plato tanto cotidiano como excepcional, asociado tanto a las alegrías como a las penas, que se come tanto en casa como fuera, en zaouïas por ejemplo (lugares de culto tradicionales) o incluso al aire libre cuando se realizan ofrendas e intercambios de obsequios.

Mujeres y hombres, jóvenes y viejos, sedentarios y nómadas, del mundo rural o urbano, sin olvidar por supuesto la diáspora, el cuscús acompaña a poblaciones enteras desde el nacimiento hasta la muerte. Por eso el cuscús no puede resumirse sólo en los ingredientes emblemáticos que lo componen: el cuscús es mucho más que un plato, representa un momento, recuerdos, tradiciones, conocimientos y prácticas que se transmiten de generación en generación.

Hay tantas recetas de cuscús como familias y una infinita variedad de matices entre regiones, con una composición que cambia según los ecosistemas, dependiendo de si uno se encuentra en las llanuras, en las montañas, en los oasis, cerca de la costa o en las islas - haciendo del cuscús un verdadero plato espejo de las sociedades en las que se cocina.

Mucho más que un plato, una cadena de conocimientos, prácticas y tradiciones

La preparación de la semilla de cuscús es efectivamente ceremonial y tradicionalmente sigue una serie de pasos: la sémola se muele primero con piedras de molino o molinos (que antes formaban parte del mobiliario doméstico, manejados a mano con una varilla); luego se enrolla, según la tradición, por las manos de las mujeres en vasijas de barro, madera, cestería y, más recientemente, en tazones de metal para obtener granos calibrados utilizando tamices de madera, cuya malla era de tripa o cestería y ahora de alambre metálico.

El cuscús es por lo tanto una suma de conocimientos técnicos, donde las mujeres desempeñan un papel fundamental, no sólo en su preparación y consumo, sino también en la conservación de los sistemas de valores simbólicos asociados al cuscús; se trata también de habilidades y gestos artesanales: artesanos que fabrican los utensilios relacionados con el cuscús, agricultores que producen los cereales, molineros que los transforman en sémola, comerciantes y, más recientemente, propietarios de hoteles, formando todo un tejido social a su alrededor.

Hoy en día, al igual que en el pasado, el cuscús y sus múltiples preparaciones constituyen una pluralidad de conocimientos y técnicas que se transmiten oralmente, mediante la observación y la imitación, y que por lo tanto deben preservarse.

Especial énfasis en las inscripciones transnacionales

La inscripción de los “Conocimientos, prácticas y tradiciones vinculadas a la preparación y el consumo del cuscús” es una de las 15 candidaturas multinacionales presentadas al Comité del Patrimonio Inmaterial de la UNESCO en 2020. La UNESCO quiere felicitar a todos los países que se han unido para hablar con una sola voz en apoyo de la inscripción de tradiciones, artesanías, prácticas sociales y conocimientos técnicos en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial, y que dan testimonio de la transmisión cultural más allá de las fronteras:

  • Arabia Saudita y Kuwait - “Al Sadu”, tejido tradicional
  • Armenia e Irán - Peregrinación al monasterio del apóstol San Tadeo
  • Azerbaiyán, Irán, Turquía y Uzbekistán - El arte de la miniatura
  • Belarrús y Polonia - Apicultura tradicional en los árboles
  • Bélgica, Francia, Italia y Luxemburgo – El arte musical de los trompistas, una técnica instrumental vinculada al canto, el control del aliento, el vibrato, la resonancia espacial y la camaradería
  • Bosnia y Herzegovina - La tradicional competición de siega de la hierba en Kupres
  • China y Malasia - La ceremonia “Ong Chun/Wangchuan/Wangkang”: ritos y prácticas culturales para mantener la armonía entre el hombre y el mar
  • Emiratos Árabes Unidos y Omán - La carrera de dromedarios, práctica social y patrimonio cultural festivo
  • Francia e Italia - El arte de fabricar perlas de vidrio
  • Francia y Suiza - El arte de la relojería mecánica y la mecánica artística
  • Indonesia y Malasia - El pantun
  • Irán y República Árabe Siria - Fabricación y práctica del ud
  • Irán y Tayikistán - Ceremonia del “Mehregan”
  • Kazajstán, Kirguistán y Turquía - “Togyzqumalaq”, “Toguz Korgool” o “Mangala/Göçürme”, juego tradicional de inteligencia y estrategia.
  • Malawi y Zimbabwe - El arte de fabricar y tocar la mbira o sanza, instrumento de teclas metálicas tradicional en Malawi y Zimbabwe

Al margen de las decisiones del Comité y de la inscripción o no de estas candidaturas en las listas, la UNESCO fomenta los expedientes multinacionales y ha desarrollado un mecanismo de intercambio de información y cooperación a tal efecto.

Como ejemplos, las listas de la UNESCO incluyen  los Conocimientos, técnicas, tradiciones y prácticas vinculadas al cultivo y explotación de la palma datilera, la Lucha tradicional coreana (ssirum/ssireum), los Conocimientos y técnicas del arte de construir muros en piedra seca: La cetrería, un patrimonio humano vivo, o las tradiciones del Nowruz,

  • Toda la información sobre el Comité de Patrimonio Cultural Inmaterial está disponible en inglés, francés y español.